Archive | abril 2019

Mientras despide trabajadores el Grupo Clarín se queda con el 53% de la pauta política sólo en Córdoba

Canal 12, La Voz del Interior y Radio Mitre Córdoba reciben -sumados- $ 58,6 millones de los $ 111 millones que el Poder Judicial destina a medios “tradicionales”, excluyendo los formatos digitales que hoy predominan en audiencia. Detalles.

Se adjudicaron las contrataciones de espacios publicitarios en los medios gráficos, radiales y televisivos que participaron de la convocatoria que hizo el Poder Judicial (a través del Boletín Oficial el pasado 13 de marzo) para que los partidos den a conocer candidatos y propuestas.

La distribución de recursos está establecida en la Ley 9.571 que fija criterios de alcance geográfico (participan solo medios de formatos tradicionales de la Provincia de Córdoba) y audiencia.

El Tribunal Electoral de la Provincia aprobó los montos que le corresponden a cada partido y a cada medio para contratar espacios publicitarios en campaña. Pero el modo en que cada uno lo usa, está establecido por ley. “Como son fondos públicos este proceso es muy transparente: a la contratación en cada medio la hace el Poder Judicial a través del Tribunal Electoral”, nos aclara Natalia Salamonini, jefa de División de la Oficina de Contrataciones.

Son poco más de $ 111 millones que se distribuyen en 14 partidos que difunden sus propuestas en 40 medios cordobeses. Pero, ¿en cuáles? De los más de 800 que están inscriptos como medios de comunicación en la provincia, solo participan los radiales, gráficos y televisivos (digitales no) que se presentaron a la convocatoria publicada en el Boletín Oficial el pasado 13 de marzo para que presentaran cotizaciones para la difusión de la publicidad y propaganda electoral.

La distribución de fondos se determinó en función de las pautas fijadas en el artículo 191 de la Ley 9.571 (con las modificaciones de la Ley 10.536), en base a criterios de alcance geográfico y a un análisis de los ratings y la tirada de cada medio dentro de cada sistema (radio, televisión y prensa gráfica).

Así quedó distribuida la torta de los $ 111.467.126,75, donde los tres principales medios del Grupo Clarín (Telecor-Canal 12, La Voz del Interior y Radio Mitre) suman $ 58,6 millones, un 53% del total.

  1. “Telecor S.A.C.I.”: $ 35.573.343,66
  2. “Televisión Federal S.A.”: $ 18.987.193,20
  3. “Radiodifusora del Centro S.A.”: $ 16.543.069,55
  4. “La Voz del Interior S.A.”: $ 14.819.833,14
  5. “Radio Mitre S.A”: $ 8.271.534,78
  6. “Servicios de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba”: $ 6.332.893,81
  7. “Imperio Televisión S.A.”: $ 2.424.019,26
  8. “Frecuencias Producciones Publicitarias S.A”: $ 2.291.904,43
  9. “Hoboken S.R.L.”: $ 1.723.236,41
  10. “ABS s.r.l”: $ 1.033.941,85
  11. “Harpa S.R.L”: $ 689.294,57
  12. “Puntal S.R.L.”: $ 616.984,56
  13. “Editorial Max Trade S.R.L.”: $ 587.241,58
  14. “Canal Show Sport S.A.”: $ 568.668,02
  15. “Visual S.R.L.”: $ 537.075,35
  16. “Ebeluz S.A”: $ 379.112,01
  17. “Grafcor S.A.”: $ 372.507,06
  18. “Cooperativa de Trabajo La Mañana de Córdoba limitada”: $ 344.647,28
  19. “Siglo XXI S.R.L.”: $ 344.647,28
  20. “Comercio y Justicia Editores Cooperativa de Trabajo ltda.”: $ 344.647,28
  21. “Televisora Regional Unimar S.A.”: $ 284.334,01
  22. “Kyriacos S.A.S.”: $ 206.788,37
  23. “Paoloni Mariano Germán”: $ 168.454,57
  24. “Bistoletti Monica Mabel”: $ 154.654,34
  25. “La Matriz S.R.L.”: $ 153.114,48
  26. “Solans Pedro Santiago”: $ 148.602,94
  27. “Racca Gaston Mauricio”: $ 138.661,38
  28. “Radio FM Contacto s.r.l”: $ 137.858,91
  29. “Rigatuzzo Fabian Alejandro”: $ 132.114,79
  30. “Conalbi Jorge Arturo”: $ 68.929,46
  31. “Cooperativa de Trabajo Gen limitada.”: $ 68.929,46
  32. “Sport Media S.A.”: $ 68.929,46
  33. “Ortiz Juan Agustin”: $ 51.697,09
  34. “Pardina Andrés”: $ 34.464,73
  35. “Giaccagli Maria Silvia Gladys”: $ 34.464,73
  36. “Villa Diego Hernán”: $ 34.464,73
  37. “Villa Fernando Ariel”: $ 34.464,73
  38. “Dellamaggiore Sergio Edmundo”: $ 34.464,73
  39. “Espacio Buena Vista S.R.L.”: $ 34.464,73
  40. “Cooperativa de Trabajo Fábrica de Ideas limitada”: $ 34.464,73

Extraído de InfoNegocios a través de Señales

Anuncios

La resistencia a los despidos en Clarín narrada desde adentro

No somos números: somos personas fue el título de una publicación de la Comisión Interna de Clarín, Olé y revistas de Arte Gráfico Editorial Argentino (AGEA) que circuló por las redes. Aludía a los 65 despedidos del miércoles 17 de abril, cuyos iniciales detalles brindó El Cohete en su edición anterior. Redactado a la manera de un oportuno y pertinente ayudamemoria, sostenía que “detrás de cada despedido hay una historia: grandes profesionales, grandes personas. Queremos que vuelvan”. Mediante pequeños perfiles de vida informaba la cantidad de años que cada unx llevaba trabajando, detalles de su familia (cónyuge, hijos, nietos), características personales y alguna que otra actividad extra periodística que les otorgara pertenencia e identidad. Van tres ejemplos:

  • Walter Raiño, 23 años en la sección Deportes del diario. Soltero empedernido; ex combatiente de Malvinas; jugador frustrado de Colegiales; ordenado, puntilloso, cabrón entrañable.
  • Alfredo Martínez, fotógrafo, 36 años en el diario; le faltan seis meses para jubilarse. “Como reportero gráfico cubrí decenas de veces situaciones de despidos y vi de cerca la angustia y el llanto de las familias. Volvía a la redacción con un nudo en la panza. Nunca pensé que me iba a pasar a mí”.
  • Fernando Otero, periodista, en Olé desde su fundación (23 años). Pluma versátil y fluida; revelaba una ternura infinita, salvo que perdiera Racing.

El resto de las presentaciones guardaba un tono similar. Allí no se regalaba nada, porque, desde los ojos y sentimientos de otros compañeros, cada uno se había ganado esas líneas. Tras el desdichado anuncio – vivido como un tsunami en esa empresa y también en el resto del gremio– hubo paros de actividades, la decisión de quitar las firmas por tiempo indeterminado, un festival artístico y solidario que reunió a una multitud y, cada tanto, la reiteración de conmovedores aplausazos que estremecieron cada piso del edificio de Tacuarí al 1800.

La del lunes 29 se presume como una jornada laboral normal, que se interrumpirá a las 16 por una asamblea para determinar ciertos rumbos a seguir y, en especial, para evaluar si el martes 30 el personal se adherirá o no al paro nacional planteado por sectores del gremialismo apartados de la CGT o si realizará un cese de tareas, necesario para poder sumarse a la movilización. La salvedad es que el del final de abril es uno de los días no laborables del año, porque al día siguiente, 1º de mayo, los diarios no circulan, aunque, signo del cambio de los tiempos, sí se editan las versiones digitales.

El Cohete a la Luna se reunió con tres de los nueve integrantes de la Comisión Interna, constituida por trabajadores de Clarín (secciones Deportes y Spot) y Olé, la página web, la sección Sistemas y la revista Elle. Mariana Berger tiene diez años en el diario, pero solo cuatro de ellos como efectiva. Antes revistó como proveedora de contenidos y colaboradora, dos figuras que esconden importantes grados de precarización. Ahora es encargada de sección y editora fotográfica para las revistas Ñ y Genios. “Bah, del papel –apunta– eso que, se dice, está en extinción”. Cuando se enteró de los despidos, la sensación que tuvo fue que los años volvían velozmente hacia el 2000, cuando el mismo diario descabezó a la Comisión Interna de entonces más los integrantes de la Junta Electoral. Así cuenta su sentimiento: “Nos rajan a todos”. Por su cercanía con esas tareas, Berger admite que desde tiempo atrás dos áreas importantes del diario estaban en capilla: Fotografía y Diagramación y Diseño. Dice Berger: “A los de Fotografía primero nos sacaron del tercer piso, que compartíamos con la redacción. Después empezaron con indirectas cada vez más directas: ‘Hacen una nota por día’; ‘Están todo el día sentados’, ‘¿Por qué necesitamos más fotógrafos que el Washington Post’?”

Oscar Barnade empezó en Clarín hace 25 años, pasó por Olé y ahora está nuevamente en Clarín. Se suma a la observación de su compañera. Respecto a la persecución de diseñadores, cuenta que primero adiestraron a redactores y editores para que aprendieran a pre-maquetear sus notas. Naturalmente eso bajó la calidad de las presentaciones hasta que un día nos enteramos que una importante entidad de especialistas norteamericanos había premiado a La Nación como el diario mejor diseñado. En otro orden de cosas también describe: “Mucho dolor y bronca por la forma en que se comportó la empresa. Sorprendió que hayan echado a editores. Aunque, ¿de qué sorprenderse? Ahora prefieren a jóvenes, nativos digitales, gente que se la pasa mirando redes. Para ellos ese es el periodismo del futuro”. También revela que, muy pocos días antes de los despidos masivos, algunos jefes recibieron la propuesta de retiros voluntarios, pero, guiño mediante, con un índice mucho mayor, plus que, según Barnade, aceptaron. Concluye: “¿Te das cuenta? Para los jefes, aviso previo y el doble de plata. Para la tropa, maltrato y 110 por ciento”. Francisco Paco Rabini lleva 19 años en Clarín, ahora revistando en el punto com del diario. “En esta empresa –señala el delegado— sigue vigente una máxima histórica: ‘Los jefes no cumplen medidas de fuerza’. Y la estructura creada, con una cantidad exorbitante de jerárquicos, ayuda a que eso vuelva casi imposible un bloqueo de tareas y asegura que el diario salga, siempre, sea como sea. Pero lo que en este conflicto se consiguió fue muy importante. Las ediciones fueron realmente de emergencia: cables, fotos de archivo y gran parte de esas decisiones las sostuvieron los jefes. Entre otras cosas –agrega– indignó mucho el vallado que instalaron, casi de Guantánamo. Por ejemplo, al segundo piso, donde están los servidores, los llenaron de vigiladores. Nos demonizaron, imaginando que les íbamos a romper todo. Se equivocaron”.

Berger, Barnade y Rabini son parte de la Comisión Interna cuya renovación más reciente data de 2018 con una duración de dos años. Desde el tristemente célebre ajusticiamiento del año 2000 pasaron doce años, hasta que se pudo volver a constituir una nueva representación gremial. Rabini es el único integrante de la interna del 2012. “Los demás se fueron yendo, cumplidos sus mandatos, pero también agotados por los maltratos de jefes y empresarios y por el aumento imparable de la precarización”, cuenta, y reconoce que en la etapa de reinstalación gremial los ayudó bastante la pelea que había entre el diario y el kirchnerismo, “porque la empresa sabía que, de no aceptarnos, tendría permanentemente adentro al Ministerio de Trabajo”.

Una digresión

En su sitio Humanidad (que maneja uno de sus nietos) el periodista Arnaldo Chirulo Paganetti (despedido del diario en 1991) citó la crónica sobre los despidos publicada en El Cohete a la Luna la semana anterior y se reconoció seguidor de la frase Hay vida después de Clarín. También consignó: “Las inmediaciones de la entrada por la calle Tacuarí permanecen valladas. Entrar al edificio evoca el ingreso a una prisión por el ruido metálico de las puertas. Alguien, desde adentro, le transmite el penoso clima de funeral: contar la cantidad de compañeros despedidos hace crecer la pesadumbre y confirma la actitud impiadosa de la empresa”.

La lucha continúa

En esta semana la empresa anunció la reincorporación de cuatro compañeros. La exoneración de Waldemar Iglesias (con 23 años revistando en la sección Deportes) estuvo rodeada de una fuerte ilegalidad: horas antes de enterarse de que había perdido su puesto gozaba de licencia por paternidad, ya que había nacido su hijo Tomás Patricio. También fueron readmitidos Agustín El Ronco Iuele y Bruno Stutari, dos destacados especialistas de Olé, así como Cecilia Vecchiareli, editora de video, presentada por sus pares como “la sonrisa más cautivante del diario, profesora de yoga y meditación, ashtanguiempedernida, vegana loca”. Además se mostraron dispuestos a reconocer, entre los echados, aquellos tiempos trabajados como factureros, becarios o colaboradores permanentes, situación que elevaba los montos de algunas indemnizaciones, además de permitir una extensión de la obra social y la medicina prepaga mas allá de los tres meses que marca la ley. También se incluyó en las negociaciones la posibilidad de auspiciar una bolsa de trabajo. El delegado Rabini lo explica así: “El grupo es dueño de conglomerados gigantescos como Cablevisión, Telecom, Personal, de centenares, o miles de empresas en Buenos Aires y en el resto del país, muchas de ellas con departamentos de prensa o actividad periodística. Hay compañeros que manifestaron su disposición de desplazarse hacia otras ciudades. En las condiciones actuales, pensar en reinsertarse en otros medios es algo quimérico”.

Muy atrás quedaron los tiempos en que la prosperidad del diario en papel daba para todo. Aquél era un medio que se daba el lujo de rechazar avisos o inventaba suplementos de relativo interés con el único propósito de seguir facturando. La sección de Avisos Clasificados –uno de los principales impulsores que lo convirtió en el diario de mayor circulación– generaba ganancias siderales. “El dinero salía de ahí. Hoy, los verdaderamente exitosos son Cablevisión o Telecom. Nosotros somos, apenas, los guardianes”, ironiza Rabini.

Barnade y Berger sostienen que poco antes de los despidos, en jornadas organizadas por la Asociación de Empresas Periodísticas de la Argentina (AdEPA) y en diversas notas aparecidas en Clarín y en otros medios hegemónicos, se volvieron a escuchar gritos airados a favor de la flexibilización laboral. “Por eso –agregan y a eso se suma Rabini— para nosotros las reincorporaciones son como una compuerta que se abrió”.

—¿Una victoria?

—Un empate. Es todavía el diario más grande, el más vendido, el más amigo del actual gobierno, con una influencia indudable en el resto del empresariado periodístico. Y peligrosa, también por ser socia de la fábrica de papel monopólica. Por eso consideramos que la respuesta de resistencia que estamos dando es muy importante.

La turbulencia continúa porque hay una extensa nómina de inequidades que falta encarar y/o resolver. Recortes en contratos, colaboraciones y proveedores de contenidos; importantes áreas del diario atendidas por personal tercerizado (Seguridad, Limpieza, Sistemas); retrasos graves en la actualización de equipos de computación y fotografía y planes de ajuste que afectaron, incluso a los empleados del bufet.

Para Rabini, Clarín tuvo siempre una impronta de empresa familiar, paternalista. “Nunca fue una directiva afecta al diálogo y los ofendía mucho cualquier intento de organización interna. El mensaje que te bajaban, todavía vigente, era: ¿Dónde vas a estar mejor que acá? Hoy les toca negociar con una nueva línea gerencial. La de Recursos Humanos, llamada Valeria Genovese, proviene de la industria automotriz, y la de Finanzas a cargo de Fernando Frunza pasó últimamente por Farmacity. Según precisa Rabini, este sector profesional es “más frío, probablemente más descarnado, aún así entiende más el diálogo”.

Hablando en números

La empresa Arte Gráfico Editorial Argentino (AGEA) tiene cerca de 1200 empleados y de ellos 200 son gráficos. Todavía permanece el doloroso estigma de la desarticulación, con un saldo de más de cien despedidos, de Artes Gráficas Rioplatenses, la ex planta impresora. Ahora en la sede de la calle Zepita se imprimen libros y revistas, house organsempresariales, folletería diversa y otras piezas por encargo de terceros y también, por supuesto, los diarios y revistas como Genios y Elle. El plantel periodístico llega a 400 personas. El resto tiene relación con la muy profusa diversificación del Grupo: empleados de sectores administrativos y comerciales, de sitios como Agenprop, DeAutos y Empleos Clarín, la editora de manuales escolares Tinta Fresca o la tarjeta 365.

El diario vende unos 120.000 ejemplares de lunes a sábado y unos 400.000 los domingos, edición que incluye a la revista Viva. Fuentes cercanas al plantel periodístico aseguran que la publicación de venta más sostenida es el suplemento de Arquitectura. La estructura de remuneraciones del diario muestra una pirámide puntiaguda y una base muy crecida. El sueldo promedio se calcula en 26.000 pesos y dependiendo de cada sección y de la importancia de la nota (si es de tapa o exclusiva) el precio de la colaboración está entre 1000 y 1500 pesos, un pago que actualmente tarda entre 45 y 60 días en efectivizarse. Algunos expertos en hacer números calcularon que tras los hasta ahora 61 despedidos, entre sueldos y cargas sociales la empresa podría dejar de desembolsar unos 80 millones de pesos por año.

Pero hoy los números que importan son los que afectaron a muchas personas. Los 18 nombres y apellidos de la sección Fotografía, los 11 del diario Olé, los 8 del área deportiva de Clarín y así hasta cada uno de los atravesados por el dolor de ya no estar más en el bufet, en el trabajo diario, en los pasillos o levantando sus manos en las asambleas.

Extraído de El Cohete a la Luna

Radio Abierta en La Gaceta de Tucumán porque la empresa se niega a recomponer salarios

Con el apoyo de la Asociación de Prensa de Tucumán, los trabajadores del diario de mayor tirada de la provincia protestaron frente a la sede principal del medio, en calle Mendoza 654.

La persistencia de las autoridades del diario La Gaceta, que niegan a sus empleados un incremento salarial acorde a las expectativas inflacionarias, continúa incrementando el malestar de los trabajadores, que desde hace más de una semana se encuentran en estado de alerta y movilización. En este marco, este miércoles 24 de abril realizaron una radio abierta frente a la sede principal del diario (Mendoza 654), que contó además con la participación de la cúpula directiva de la Asociación de Prensa de Tucumán (APT).

El titular del gremio, Oscar Gijena, aclaró que los trabajadores tomaron la decisión de continuar con las medidas de fuerza hasta tanto la patronal de respuestas que satisfagan sus planteos salarios. “La propuesta que tenemos no es otra cosa que recomponer el salario al mismo nivel de la inflación. Se trata de pedir únicamente lo que corresponde”, explicó.

Si bien desde el gremio aclararon que el diálogo sigue abierto, la negociación se encuentra empantanada. La empresa, escudándose en la coyuntura económica del país, ofrece un incremento de tan sólo el 13%, 12 puntos por debajo del 25% exigido por los trabajadores. De aceptar esta propuesta, la suba salarial correspondiente al período julio 2018-junio 2019 completará un 28% (obtuvieron un 15% en el último semestre del año pasado), lo que se traduce en una pérdida de poder adquisitivo de al menos 23 puntos, si se contempla que la inflación en esos 12 meses probablemente supere el 51%.

El delegado gremial del diario, Carlos Chirino, aclaró que bajo estos términos las medidas se irán profundizando. En este sentido, el próximo lunes, a partir de las 15.30, se llevará a cabo una nueva asamblea, esta vez en la redacción del diario. Asimismo, el jueves de la semana siguiente la medida se trasladará a la planta de distribución. “Con este aumento que nos proponen vamos a perder casi un 35% de poder adquisitivo. Un 23% en este acuerdo más un 7% que ya hemos perdido en el acuerdo anterior”, agregó.

Extraído de Primera Fuente

Cierran más medios, cada vez menos voces y democracia. Ahora le tocó a la Revista Ajo

Queremos compartirles una noticia: Revista Ajo dejará de publicar contenidos. Este último tiempo ha sido difícil para nosotrxs, al igual que para todxs lxs argentinxs. Hasta donde pudimos, intentamos sostener el barco a flote, pero lamentablemente ya no podremos hacerlo. La situación económica del proyecto y las energías grupales nos obligan a dar por concluido este bello proyecto periodístico alternativo.

La publicación que empezamos a soñar en 2013 y lanzamos en agosto de 2014 fue una de las experiencias colectivas más hermosas que hemos vivido. Nos permitió recuperar géneros periodísticos que los medios han abandonado, como la crónica narrativa, el fotorreportaje, la investigación o el ensayo; contar historias ausentes en los medios dominantes; construir vínculos con lxs protagonistas de nuestros textos y nuestras fotos, conocer nuevos amigxs y compañerxs de ruta, viajar por el país, ofrecer charlas y talleres, editar libros…

Cerramos este ciclo con la seguridad de haber sido fieles a los principios que nos dieron origen, y confiamos en que este proyecto quedará en el recuerdo colectivo como un intento más, entre los muchos que nacieron en la Argentina post 2001, de aportar a la gestación de una imprescindible renovación periodística en nuestro país.

Queremos agradecer a los lectores y las lectoras, a quienes pasaron por nuestro Colectivo Editorial, a la inmensa red de colaboradorxs y a quienes integraron la comunidad de aportistas que nos sostuvo durante todo este tiempo. De corazón, muchas gracias por haber confiado y acompañado, por haber hecho posible este sueño colectivo, por haber alentado cada iniciativa que impulsamos y por habernos permitido demostrar que otro periodismo era posible.

Nos lo dijimos hace cinco años cuando nacimos y lo reafirmamos una y mil veces en esta hora de despedida: es posible hacer un periodismo honesto, profundo, reflexivo, crítico, de calidad y libre. Es posible hacer un periodismo que no subestime a sus lectorxs, que se sensibilice por el padecimiento de los que más sufren las consecuencias de este sistema injusto, que conserve intacta -al final de cada día- su dignidad y humanidad, que se autogestione sus recursos para garantizar su libertad. Estos seis años de intensa vida bastaron para demostrarnos que eso no era una quimera. Y si sirvieron solo para eso, entonces todo los esfuerzos valieron la pena.

En este tiempo publicamos 120 artículos, 47 crónicas narrativas, 33 entrevistas, 60 trabajos fotográficos, 25 informes e investigaciones profundas, entre otros contenidos. Creamos el sello Ajo Editora desde el que publicamos tres títulos y ofrecimos talleres de formación, presentaciones de libros y charlas sobre periodismo y crisis en los medios.

Ajo cierra su ciclo de vida, pero quienes los creamos y sostuvimos seguiremos dando batalla cultural en otras proyectos, seguiremos criticando eso que se hace en los medios de comunicación dominantes y que insisten en llamar periodismo, continuaremos poniendo bajo la lupa al sentido común, seguiremos narrando luchas y contando historias que valgan la pena y la alegría. Una y mil veces crearemos nuevos sueños colectivos.

Dejamos de hacer Revista Ajo, pero acá no se rinde nadie. Como mantra y respuesta a la sensación de derrota que siempre sobrevuela el final de los proyectos, nos repetimos algo que alguien dijo una vez: en todo caso, “somos soldados derrotados de una causa invencible”.

Nuestro compromiso será mantener los contenidos de Revista Ajo siempre disponibles en la web, al igual que la circulación de los libros de Ajo Editora, que seguirá activa. Por lo demás, vamos a acompañar a los medios alternativos que siguen dando batalla, como así también aportar nuestra experiencia a la gestación de nuevos proyectos periodísticos.

Con la confianza de que nos seguiremos leyendo y encontrando en futuras y renovadas trincheras, vaya para todxs ustedes un enorme gracias y un hasta siempre.

Compañeros y compañeras de Revista Ajo
Mar del Plata, abril de 2019

Extraído de Señales

#DespidosEnClarín: de los 65 despidos el multimedios reincorporó a 4 trabajadores

Luego de más de una semana histórica de lucha tras los despidos en los diarios Clarín, Olé y en revistas de AGEA, la cual incluyó tres paros (el último, de 48 horas), se logró la reincorporación de cuatro compañeros, más la creación de una bolsa de trabajo dentro de otras empresas del Grupo Clarín y el compromiso por parte de la empresa de que no haya más despidos masivos en la redacciones durante 2019. Ante estas novedades, la asamblea de Clarín/AGEA resolvió por unanimidad sostener el quite de firmas, mantenerse en estado permanente y volver a reunirse el lunes 29/4 para evaluar la continuidad del reclamo por reincorporaciones y mejoras en las condiciones para todos.

Además, se negoció que se levante el operativo de seguridad que se mantiene dentro y fuera del edificio de Tacuarí desde hace más de una semana. Asimismo, respecto de la extensión horaria pretendida por la empresa en las redacciones, se consiguió que la implementación quede en suspenso hasta mediar un consenso entre las asambleas y los equipos de trabajo.

Este gran paso se debe al compromiso y la solidaridad de cada compañera y compañero de las redacciones que integran AGEA, quienes sostuvieron con valentía y contundencia una semana de acciones y medidas de fuerza sin pausa. También es fruto de la unidad y la organización del SiPreBA, así como del apoyo de organizaciones de todo el arco político, sindical y social.

Tras nueve días de lucha, los trabajadores de Clarín/AGEA estamos fortalecidos y unidos con todo el gremio de prensa, listos para seguir ejerciendo la legítima defensa de nuestros puestos y condiciones de trabajo.

Extraído del sitio de la Comisión Interna de Clarín/AGEA

Denuncian más atropellos en las filiales de Radio Nacional

El Sindicato de Trabajadores de Prensa de Bariloche y Zona Andina expresa su repudio a la persecución ejercida por la actual dirección de Radio Nacional Bariloche en perjuicio de una trabajadora con más de 14 años en la emisora, quien no ha aceptado las imposiciones de la patronal.

El SiTraPren quiere denunciar en forma pública los abusos y el destrato laboral sufridos por la compañera, que incluyen el cambio inconsulto e ilegítimo de su horario de trabajo, y que además la perjudica en lo económico, porque perdería el adicional del salario por turno vespertino que percibió en los últimos seis años.

Todos los intentos de llegar a un acuerdo que evite ese atropello fueron rechazados en forma sistemática por la conducción de la radio, que además desconoció las audiencias de partes convocadas formalmente por la secretaría provincial de Trabajo.

Esa conducta de la dirección de la radio pública se inscribe en una serie de hostilidades hacia los trabajadores que comenzaron hace ya más de dos años y que afectaron derechos establecidos por convenios vigentes en materia de licencias, vacaciones y turnos laborales.

No es mera casualidad que una línea de acción así de arbitraria se enmarque en el histórico manejo de la emisora como botín político del gobierno de turno, que elude sin explicación alguna la realización de concursos para cubrir los cargos de dirección.

El SiTraPren manifiesta su más enérgico rechazo a estas prácticas y reclama que Radio Nacional ponga fin a las persecuciones, respete los derechos laborales de los trabajadores y se preste al diálogo en el ámbito de la secretaría de Trabajo.

Comisión Directiva Sindicato de Trabajadores de Prensa de Bariloche y Zona Andina

Extraído del sitio del SiTraPren a través de Señales

Preocupación en la prensa mexicana: no cesan los crímenes en la era AMLO

A 8.493 llegaron los casos de asesinatos, según cifras publicadas este fin de semana por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de México. ¿Qué pasa? En promedio, hubo más de 2.800 homicidios cada mes durante el primer trimestre de este año en México. en enero se registraron 2.855 homicidios dolosos, en febrero 2.802 y en marzo 2.836; lo que en total representa un aumento del 9,7 % respecto al mismo trimestre de 2018 Estas cifras de homicidios contradicen las recientes declaraciones del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró que los índices de asesinatos no habían aumentado durante su mandato, que inició en diciembre del año pasado.

Extraído del Corporativo de Medios de Comunicación y su red en América y Europa

#DespidosEnClarín-Día 7, ayer conferencia, hoy sigue el paro con Festival desde las 16

En el marco del plan de lucha que llevamos adelante los trabajadores de Clarín y Olé por los despidos de 65 compañeros, se realizó una conferencia de prensa en la puerta del diario con referentes políticos, sociales, sindicales y de organismos de Derechos Humanos que respaldaron el pedido de negociación y el fin del maltrato por parte de la empresa.

“El lunes votamos un paro de 48 horas en el turno vespertino refrendando hoy en el turno mañana. Reconforta saber que ante un conflicto volvemos a sentir la solidaridad de los trabajadores. Estamos en una de las empresas más grandes del país. Es muy difícil hacerlos retroceder pero estamos dando la pelea. No somos terroristas, somos trabajadores, sólo queremos defender lo que nos compete: nuestros puestos de trabajo”, afirmó Francisco Rabini, delegado de Comisión Interna de AGEA y miembro de la Comisión Directiva del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA). “El ajuste y los despidos han sido únicamente en los sectores periodísticos”, agregó Clara Uranga, también delegada de la Comisión Interna de Clarín/AGEA.

La conferencia de prensa tuvo el respaldo de legisladores nacionales, provinciales y representantes sindicales. Entre otros, estuvieron los Diputados Nacionales Hugo Yasky; Walter Correa; Laura Alonso, Luana Volnovich del Bloque de Unidad Ciudadana; Nicolás del Caño del FIT – PTS y Romina del Pla del FIT-PO. También participó el ex diputado Luis Zamora y la ex legisladora Vilma Ripoll. “Esta unidad de los trabajadores que siempre se canta, ustedes la están haciendo realidad. Los vamos a acompañar en todas las medidas que tomen”, señaló Del Caño y anunció un aporte para el fondo de lucha de los trabajadores de Clarín y Olé.

Por su parte, Yasky, se comprometió a que los trabajadores de Clarín tengan un “lugar para expresarse en el marcha del 30 de abril”: “Clarín no es una PyME ahogada por la situación financiera y los tarifazos. Es un grupo monopólico, enorme, poderoso. lleno de rentabilidad y de ganancias haciendo ajuste en el marco de una política despiadada”.

En esa línea, Roberto Baradel, secretario general del SUTEBA, aseguró que en la movilización del 30 “se van a incorporar las consignas de los trabajadores de Clarín”: “Traigo la adhesión de docentes de todo el país. Si tocan a los trabajadores de Clarín nos están tocando a todos.”. Manuela Castañeira, referente del Nuevo Más, rescató la “unidad”: “Los despedidos y los que están adentro son un sólo puño. Los vamos a acompañar en esta lucha que está siendo histórica.”

El último orador de la conferencia de prensa fue Tato Dondero, Secretario general del SiPreBA: “Clarín que tiene 1.400.000 pesos por año de pauta, que les permitieron la fusión Telecom-Cablevisión, y maneja el precio de las bobinas de papel, y tiene el poder de hacer cerrar a decenas de diarios chicos. Esa empresa que hizo todo esto y que cosechó semejantes ganancias despide, usa el ajuste y busca disciplinar a los que quedan”.

También participaron del acto el diputado provincial Miguel Funes (FPV), los legisladores porteños Fernando Vilardo y Marta Martínez (Autodeterminación y Libertad), Javier Andrade (Unidad Ciudadana), María del Carmen Verdú, representante de Poder Popular y la CORREPI, así como los sindicalistas Roberto Pianelli, Secretario General de Metrodelegados; Enrique Rositto, Secretario de Prensa de la CTA Capital; Gustavo Rollandi, Secretario de Organización de la CTA de los Trabajadores; representantes de la FATPren, Luis Córdoba, de Camioneros; Claudio Burgos, Secretario General del Sindicato del Hielo; Alejandro Kohan, Secretario Adjunto de Aeronavegantes; Eduardo Vallejo, Secretario General de los Trabajadores del Pami; Marcelo Pariente, Secretario General de Asociación Sindical de motociclistas, Mensajeros y Servicios; Pedro Teseira, Secretario Gremial de Conductores Particulares; Marcelo Yanni, Sindicato de Policías y Penitenciarios (SinPoPe); Carlos Zoletzzi, Secretario General de Telefónicos (Soeesit), Eduardo Fernández, Secretario General de Sindicato de Farmacia; Gustavo Mendoza, de ATE frente sindical, Graciela Cano, de Enfermeros; Pablo Eibucik, Foetra; Francisco Tito Nenna, de la CTA; Alejandro Britos,secretario gremial de la Asociación de Prensa de Santa Fe; la Federación Gráfica Bonaerense; Asociación Gremial Docente de la Universidad de Buenos Aires (AGD) y Ademys. Además, enviaron sus adhesiones representantes de la CTA de Buenos Aires y ATE Capital.

El plan de lucha, que se inició el miércoles 17 de abril, cuando la entrada al edificio dónde están las redacciones de Clarín y Olé amanecieron valladas y con policías de la Ciudad, continuará miércoles 24 de abril desde las 16 se realizará un festival musical en Tacuarí 1800. Entre otros músicos participarán Iván Noble, La Orquesta Delio Valdez, Bruno Arias y Femigangsta.
Asamblea de Trabajadores de Clarín/AGEA – SiPreBA

Festival “Música contra los #DespidosEnClarín”
Este miércoles 24, a una semana de los despidos a 65 periodistas, fotógrafos y diseñadores de Clarín y Olé, un festival de música reunirá a figuras como Iván Noble, la Orquesta Delio Valdez, las bandas Ella es tan Cargosa y Los Súper Ratones, en solidaridad con los trabajadores y contra el ajuste en los medios de comunicación.

El show, difundido como “Música contra los #DespidosEnClarín ”, comenzará a las 16 frente a la redacción, en Tacuarí 1840, Barracas. Los artistas convocados son íconos consagrados o emergentes de la canción.

Participarán también la influencer Femigangsta, que sumará su agudo hip-hop feminista, Bruno Arias, que presentará las canciones que lo marcan como referente joven del folklore, y Daniel Maza, reconocido bajista que trae su trío de jazz fusión al evento, y el cantautor Gabo Ferro.

Se trata del octavo día de lucha y reclamos contra los despidos injustificados que los diarios Clarín, Olé y otras revistas y productos del Grupo Clarín anunciaron a través de un mail el miércoles 17, cuando la redacción amaneció completamente vallada. Desde entonces, no permitieron entrar a los trabajadores que echaron ni a buscar sus pertenencias, y quienes siguen siendo empleados deben dar su nombre y apellido para atravesar las rejas que obstruyen la bicisenda de la calle Tacuarí.

Entre los afectados se encuentra Rubén Digilio, uno de los 15 reconocidos fotógrafos que cubrió los eventos más importantes del país durante más de 20 años, el periodista deportivo Enrique Gastañaga, editores de videos jóvenes y talentosos y diseñadores.

El evento, organizado por trabajadores de Clarín y el Sipreba (Sindicato de Prensa de Buenos Aires) será gratuito para el público y habrá un buffete accesible. El objetivo es mantener el reclamo contra los despidos, visibilizar el conflicto y exigirle a la empresa que frene el ajuste periodístico que viene sufriendo la redacción en los últimos años.

Extraído de Señales

#DespidosenClarín/Día 6: conferencia de prensa y paro de 48 horas

Ante la falta de respuestas concretas de parte de la empresa, la asamblea de trabajadores de Clarín votó por unanimidad: paro de 48 horas a partir de las 12hs del martes 23/4 hasta las 12hs del jueves 25/4, con presencia en el lugar de trabajo, y asamblea matutina previa a las 11 del martes. También se confirmó la continuidad del quite de firmas por tiempo indeterminado.

Por otro lado, reiteramos la convocatoria a la conferencia de prensa que realizaremos este martes 23/4 en la puerta del diario (Tacuarí 1840), junto a legisladores y referentes del movimiento sindical.

Más info en redes sociales a través @delegadosclarin y #DespidosEnClarin

Contactos:
Paco Rabini: +54911 6630 7950
Oscar Barnade: +54911 4076 9153
Matías Cervilla: +54911 3381 8239
Sebastián Díaz: +54911 5374 4881
Clara Uranga: +54911 6056 4180
Matías Arena: +54911 6908 3295

Extraído del sitio oficial de la Comisión Interna de los trabajadores de AGEA/Clarín

 

 

Detrás del ajuste de Clarín no hay sólo números sino personas, conocé a cada uno

Relata la Comisión Interna de Clarín: Detrás de cada compañera y compañero despedido en #Clarín, #Olé y revistas de AGEA, hay una historia. Grandes profesionales, grandes personas: queremos que #QueVuelvan a sus puestos en las redacciones. Aquí tienen sus nombres:

Deportes

Waldemar Iglesias: 43 años, 23 en la sección Deportes de Clarín. Flamante papá de Tomás Patricio. Director técnico del Misura. Abogado sin título. Un loco lindo.

Javier Domínguez: 49 años, 23 en la web de deportes de Clarín. Casado con Silvia, papá de Julián y Lucas. Gran asador, cebador de mates y degustador de buenos vinos.

Guillermo Tagliaferri: 59 años, 39 en la sección Deportes de Clarín. Esposo de Edith, padre de David, César y Aylín. Gran running. Querido, respetado.

Enrique Gastañaga: 48 años, 26 en la sección Deportes de Clarín. Casado con Estela, papá de Nicolás, Valentín y Victoria. Vasco de pura cepa. Volante con panorama. Docente. Creador de grandes apodos.

Marcelo Argüelles: 61 años, 39 en la sección Deportes de Clarín. Casado con Claudia. Amante del jobo bonito. Atila para todos, el rey de los unos (calificación dura, atípica para Clarín)

Sergio Danishewsky: 57 años, 23 en Clarín, muchos de ellos en Deportes. Casado con Silvina, papá de Eliana y Tamara. Gran jugador de tenis, defensor de causas perdidas y negador del fútbol amateur.

Eduardo Menegazzi: 52 años, 29 en la sección Deportes de Clarín. Esposo de Nancy, papá de Celeste, Jimena y Lautaro. Arquero impredecible. Docente. Querido, respetado.

Walter Raiño: 56 años, 23 en la sección Deportes de Clarín. Soltero empedernido. Excombatiente, jugador frustrado de Colegiales. Ex actor. Ordenado, puntilloso. Un cabrón entrañable.

Federico Brusotti: 41 años y 10 en la sección deportes de Clarín como colaborador permanente. Casado, una hija de 24 años y dos nietos, Mateo y Federica.

Web TV

Cecilia Vechiarelli: 37 años: única mujer editora de video de Clarín y la sonrisa más cautivante del diario. También, profesora de yoga y meditación, “ashtangui emperdernida, vegana loca y madre orgullosa de Lola”, en sus palabras.

Fotografía

Rocío Farfán: 39 años, 8 años editando Olé. Peruana feminista. Lo suyo es viajar y comer rico. Es una enamorada de la fotografía y de la Argentina.

Rubén Digilio: 62 años, una hija de 23 y 20 años en Clarín. Genuino loco de la fotografía. Nació en Mataderos. Fanático irremediable del club Atlético San Lorenzo de Almagro. Profesional, obsesivo y un compañero desopilante.

Néstor García: 52 años, 28 de fotoperiodista. Escuchador de buena música y pasionalmente hincha del Rojo. “Con dos hijos y una mujer hacemos un alma de cuatro partes”.

Alfredo Martínez: 36 años en Clarín. “Como reportero gráfico cubrí decenas de escenas de despidos. La angustia y el llanto de las familias. Volvía a la redacción con un nudo en la panza. Nunca pensé que me iba a pasar a mí”. Le faltan seis meses para jubilarse.

Pablo Cerolini: 55 años, 25 en fotografía de Clarín. Casado con Josefina y papá de Camilo y Emiliano. Comprometido con la realidad con su Leica y fotómetro colgados de su cuello. Asador incendiario.

Diego Díaz: Es fotógrafo del diario hace 26 años. Estar con su hijo Juan y pintar lo hacen feliz. En sus palabras: “Además soy muy buen asador y peronista”.

Fabián Gastiarena: tiene 57 años y es de la vieja escuela del fotoperiodismo: se definía más como artesano que como artista. Lleva 23 años trabajando para Clarín desde Mar del Plata. Estaba de vacaciones cuando supo que era uno de los 65 despedidos.

Gisela Romio: 44 años y casi 8 editando fotografía de Olé. Es mamá de Fiona de 14 años. Ama la fotografía y la música. Sueña con armar una banda y tocar por el mundo.

Silvana Boemo: tiene 44 años y es amante de la naturaleza. Está casada con Fabián y es mamá de Manu, de 8, y Morita, de 5. A los 8 supo que quería ser fotógrafa y lo fue en Clarín durante 18 años. Hoy le gustaría creer que podrá continuar con el trabajo que la apasiona.

Nora Mazzini: 52 años, 23 en Clarín. Fue reportera gráfica, editó varias secciones y fue jefa de fotógrafos. Reconvertida 100% al área digital, hace 7 años edita la Mesa Visual. Casada con Marcelo, mamá de Violeta. Amante la naturaleza, encontró en Meliquina (Neuquén) su refugio.

Daniel Cáceres: 56 años, casado con Claudia, padre de Marcelito (32), Alejandra (30), Fernanda (28), Flor (25) y Maurito (15). Tiene “cinco nietos hermosos”. Desde 1992 es colaborador de la Agencia Córdoba de Clarín. Hincha de Talleres. “Me gusta cocinar para mi familia”, dijo.

José Almeida: 47 años. Fotógrafo de Clarín en Santa Fe, hace 18 años. En pareja con Carolina, mamá de Azul. Guitarrista aficionado. Fanático de la música y del sur argentino.

Julio Juárez: 48 años, 18 como fotógrafo en las revistas y suplementos de Clarín. “Sin camino que seguir, con tres hijos que alimentar y educar, indefenso ante toda esta locura”.

Oscar Harispe: 59 años y 28 en Clarín. Edita El País y Mundo: “Un gran desafío diario que me llenó de orgullo”. Tiene una hija de 10 años, Nadine, que significa “esperanza”. Ella es su felicidad. Le gustan los asados y los viajes por la naturaleza sacando fotos.

Hugo Arias: 59 años y 14 en Clarín. Como fotógrafo, retrató a Menem delante de la Ferrari, a Maradona jugando para Newell’s y metido en un patrullero, y a Michael Jackson. Fue editor fotográfico de secciones como Sociedad y Cultura. Gusta de Japón y de Nueva York. Los mejores pantalones verdes de toda la redacción.

Revista Ñ

Agustín Scarpelli: Papá de Lucio, de 6 años, y Julia, de 9. Periodista de profesión y gran lector. Ama la pesca, las comedias dramáticas y salir con amigues por los bares porteños a conversar. Trece años en Clarín.

Espectáculos

Martín Muti: 32 años y 12 trabajando en Clarín. Melómano, amante de la comida y los viajes, hincha de River a morir. Meses atrás compró junto a su pareja su primer departamento. Está pagando un crédito hipotecario.

Pablo Raimondi: 42 años, casi 22 en Clarín. Es fan de River y le dicen “el satanista amigable”: es amable y ama la música oscura. Sus años en el “Sí” lo hicieron un buceador de nuevas “tendencias”. Te habla de “gamers” como nosotros hablamos del estado del tiempo.

Mónica Soraci: Tiene 55 años y 12 en la empresa. Trabajó en Mujer hasta que el producto se cerró y pasó a la sección Spot.

Sandra de la Fuente: 57 años, madre de dos adolescentes, Vera y Simón. Entró a Clarín a fines de 2000 como crítica de música.. Pero “hace tiempo que el Colón y la agenda de música clásica y ópera viene retrayéndose… fue una muerte bastante anunciada”.

Diseño

Ana Vargas: 44 años y 13 diseñando para la revista Viva. Está casada con Sebastián y es mamá de Pedro. Es observadora. Dibuja y pinta pájaros. Hace Yoga y Chi Kung. En su escritorio hay siempre una taza de té de jengibre y limón.

Sergio Montenegro: alias “Mo” o “Pela”. Es jujeño y tiene 49 años. En los últimos 14 fue diseñador de La Razón, Olé, Tiki Tiki y Clarín. Es papá de Quintino, de 11. Artista plástico y estudioso del pensamiento y la filosofía.

Agustina Ibarra: 37 años, más de 10 en Clarín, mamá de Charo, de 2 años.

Natalia Figueroa: 38 años, más de 10 en Clarín.

Martín Leotta: alias “Pichi” (por su parecido con Pichi Campana), tiene 54 años y 15 en diseño de Olé. Está casado con Paulina y es papá de Francisca. Baterista, loco por los perros, buen tipo y con una buena onda excepcional.

Oscar Bejarano: “El Osky” diseña en Clarín desde 1996. Tuvo a cargo los suples Cultura y Nación, Autos, Viajes, Económico y más de 650 números de Revista Ñ. Detecta el ruido extraño de los autos, calentón de a ratos y dulce casi siempre. Sabe dónde improvisarle coros a un tema.

Olé

Bruno Propato: Ingresó a Olé en 2009. Tiene 30 años y un hijo de 3. Trabajó en la sección Ascenso y nadie como él gritó con más pasión los goles de Vélez.

Jonathan Pedernera: 32 años y en Ascenso de Olé desde 2011. Nunca le sacó el cuerpo para ir a las canchas a las que nadie quería ir. Es fana de la cumbia.

Lucas Marotta: es otro de los integrantes de la tribu de la sección Ascenso. Entró en julio de 2012 y tiene 31 años.

Diego Antún: fue pasante en 2006 y 2007 y reincorporado en 2010. Tiene 33 años, en Olé trabajó en Ascenso y en la sección Estadísticas.

Gastón López: de nacionalidad española (“El Pingüino”, para todos), escribe rápido con sólo dos dedos y es de los tipos que cierra una página contrarreloj, rápido y bien. Tiene 33 años.

Maxi Duarte: Además de periodista es un gran jugador de fútbol. Lateral izquierdo y gran redactor. En la sección Ascenso de Olé desde 2009, 30 años, siempre con una sonrisa cálida y la zurda lista.

Andrés Morando: está en Olé desde su fundación. Entró a los 20 años y pasó 23 en la redacción. Cubrió información de la AFA, donde fundó una revista de los acreditados en la sede de Viamonte. Muy hincha de Independiente, 43 años, casado, con dos hijos.

Ricardo Sapia: “El Kaiser” para todo Olé. 48 años, casado con su trabajo y con Huracán, amor de su vida. Está en el diario desde su fundación: fue pasante de la primera camada. Se puso al hombro la sección Estadísticas. Una de las personas más queridas de la redacción.

Alan Cruz: tiene apenas 23 años. Había sido pasante en 2016. Luego formó parte del equipo de Redes y Esports de Olé.

Agustín Iuele: ingresó a Olé como pasante en 2008, con 19 años, y de inmediato dejó su nombre olvidado para ser, simplemente, “El Ronco”. Cubrió varios equipos, como Tigre o Racing, pero su vozarrón rendía ahí donde lo pusieran. El silencio de su ausencia habla por sí mismo.

Bruno Sturari: El 2 de mayo se cumplirán 10 años de su primer día como pasante de Olé: pasó un tercio de su vida en esta redacción en la que cosechó amigos en cada rincón. Silencioso y sufriente hincha de Boca, se destacó más que ninguno por su saber de fútbol internacional.

Fernando Otero: en Olé desde su fundación, respetado por veteranos y recién llegados. De una pluma versátil y fluida, escondía (mal) un perfil divertido y cariñoso detrás de un aparente trato distante y hostil, que revelaba una ternura sin límites… salvo que perdiera Racing.

Pablo Berón: grandote buenazo y sensible. Hombre de Berazategui, familiero, amante del básquet y la fotografía. El tren lo dejaba en Constitución y el remise/lechero lo devolvía a su casa de madrugada. ¿Se quejaba? No. Al pie del cañón estaba Pablo. Quería seguir en Olé.

Corresponsales

Andrés Actis: 34 años, 12 de corresponsal todoterreno de Clarín en Rosario. Esposo de Sara Goizueta, en la dulce espera de Lucía. Un cinco con marca y buen juego, al que sólo detuvo una lesión en los cruzados. Viajero incansable. Humilde, respetado, siempre dispuesto a colaborar.

Erico Vega: 36 años y 13 en Clarín. Casado con Juliana, papá de Felipe y Fausto. Ex futbolista. Santafesino a morir

Manuel Riva: 53 años y 24 como corresponsal de Clarín en Tucumán. Casado con Cristina, papá de Euge, Lourdes, Mateo y Claudio. “Manolo” para todos, españolísimo. Amante de la lectura y del periodismo e ingeniero por elección.

País

Pablo Maradei: tiene 45 años y hace gremiales en la sección El País. Es el papá de Feli, de siete meses, y de Oli, de 5 años. En la redacción conoció a su mujer, Vero, que quedó del otro lado de la valla. Trabajó más de 10 años en Clarín, pasó por el diario Muy y los Zonales.

Lucio Fernández Moores: tiene 53 años y es periodista desde los 17. Camina los tribunales desde la infancia, porque su papá era juez. Amante del chiste al paso.

Mundo

Abel Escudero Zadrayec: 44 años y 28 de periodismo. Bahiense ante todo; hincha de River y de Liniers, del asado, el cabernet, la IPA, los viajes y el periodismo: un hincha, bah.

Genios
Héctor García Blanco:
 entró a Clarín hace más de 20 años, y fue quien definió la onda de la Revista Genios, la primera publicación para chicos con humor y lenguaje dirigido a ellos mismos. Papá de Maia. Fanático de San Lorenzo.

Elle

María Molina: periodista, 46 años. Está casada con Juan y es la mamá de Candela, a quien extraña porque vive en Chicago. Moli, cómo la llaman sus compañeras de la redacción de revista ELLE, trabajó allí durante 20 años, aportando su mirada creativa y experta.

Autos

Víctor Russo: 50 años. Periodista en Clarín desde 1996 y conductor del Suple Autos desde 2004. Casado con Valeria, papá de Tomás, Lucía y Mateo. Filósofo y defensor de las relaciones humanas. Amante del tango y buen bebedor.

Despidos en Clarín: fondo económico para apoyar la lucha

Estos son los datos para colaborar económicamente con el fondo que acompaña la lucha por los 65 trabajadores de Clarín y Ole despedidos. ¡Gracias!

“En el diario”, decimos

Por: Ariel Caravaggio
Cuando mi viejo viejo pregunta por dónde ando, no uso “yendo a la redacción”. Cuando los pibes me consultan a qué hora salgo el sábado de la oficina, los corrijo: “del diario”.

Para nosotros, periodistas, fotógrafxs, diseñadorxs de Clarín, “el diario” evoca al hogar, el trabajo, el día y la noche. Ojo: no nos referimos al “gran diario argentino”, slogan que en los últimos años sufrió una sobredosis de pastillas de chiquitolina del Chapulín Colorado.

Para nosotrxs, “en el diario” es un verbo.

Es ponerle escudo a la precarización, es defender la ética ante cada decisión editorial, es explicar que no es lo mismo una foto sacada por Rubén Digilio que una robada de Google. Que no es lo mismo ver a un entrevistado a la cara, oler lo mismo que él, percibir su ecosistema, que tomar notas a través del noticiero.

Imaginate cuando llegamos al diario, el miércoles, y había una reja de cárcel bélica. Para entrar, tenías que dar tu nombre a través del vallado. Había un listado. Si no estabas ahí, adelante: doble puerta eléctrica, pasillo y adentro. Si figurabas en la lista, a la calle.

A lxs 65 compañeros que despidieron ni los dejaron ir a buscar las cosas de sus cajones, sus plantitas, sus recuerdos de décadas u objetos de valor.

La crueldad y las formas de la empresa son indescriptibles: sería larguísimo este descargo. Sólo les cuento que el miércoles, muchxs artistas GROSSXS quisieron solidarizarse con nuestro reclamo: reincorporación y freno al ajuste periodístico, que no es más que un ajuste a la comunicación.

Desde las 16, lxs esperamos frente al diario. O debería decir en el diario. Porque el diario no son paredes ni computadoras. El diario somos los compañeros.

Extraído del la cuanta personal de a través de Señales