Archivo | diciembre 2019

CNN Radio tiene su señal en Mar del Plata con programación propia

La señal de CNN Radio Argentina empieza a transmitir desde el 2 de enero para Mar del Plata y sus alrededores, siguiendo el día a día de la actualidad local y nacional de la mano de un gran equipo de periodistas marplatenses. “Minuto a Minuto” y “Hora 13” serán los programas que inauguren la emisora. Ocupará la frecuencia 106.3.
En un comienzo, habrá dos programas realizados íntegramente por equipos marplatenses. La mañana iniciará con el programa “Minuto a Minuto”, de 7 a 10. Contará con la conducción de Nicolás Mondino y la producción de Inés Reyna y Germán Ronchi. Javier Novoa estará a cargo de los móviles en las calles, mientras que Nicolás Sosa se encargará del humor y Matías Burgos del deporte. La locutora será Daniela Ponce Lara y, además, participarán numerosos especialistas en derecho, puerto y economía, entre otros.
El segundo programa se llama “Hora 13”. De 13 a 14, el periodista Carlos Walker se encargará de analizar la actualidad de nuestra ciudad, desde su perspectiva propia y con su sello característico. CNN Radio se escuchará en toda la Costa Atlántica, desde el Partido de la Costa hasta Necochea. La señal también llegará hasta Balcarce y la zona serrana.
CNN Radio Argentina es operada por Argentinos Media, S.A. a través de una asociación establecida por CNN International Commercial (CNNIC), que incluye la licencia de la marca CNN para la emisora, consultoría y apoyo de capacitación por parte de CNN antes del lanzamiento, y la posibilidad de aprovechar contenido y programación de CNN en Español.
Extraído de El Marplatense

El Tribuno de Salta sigue con sus incumplimientos salariales

El Sindicato de Prensa de Salta (SiPrenSal) -filial de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPren)- denunció la falta de pago de la segunda cuota del Sueldo Anual Complementario de 2019 y realizará una presentación ante el Ministerio de Trabajo para exigir su cumplimiento y declararse en estado de Asamblea Permanente.

El medio es propiedad del grupo Horizontes S. A. -uno de cuyos dueños es el Senador Nacional Juan Carlos Romero, electo por la alianza Juntos Por el Cambio-, que a comienzos de diciembre despidió a 17 compañeros y compañeras, entre los que se encontraban dos integrantes del SiPrenSal, Nora Figueroa y Néstor Lorenzo, como parte de sus políticas antisindicales.

Asimismo, el matutino no se atiene a los valores salariales establecidos por los Convenios Colectivos de Trabajo y se ausentó cada vez que fue convocado por la autoridad laboral debido a las irregularidades en el cumplimiento de las leyes laborales y previsionales.

La FATPren acompaña a los trabajadores y trabajadoras de prensa de El Tribuno en sus justas demandas y acompañará las medidas que definan junto al SiPrenSal para exigir el cumplimiento de sus derechos.

Extraído del sitio de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa

Causa por extorsión de Macri a Vila: se cierra un expediente y sigue otro en manos de Servini de Cubría

El ex presidente Mauricio Macri zafó, al menos parcialmente, de una denuncia en su contra por supuestamente haber presionado al empresario periodístico Daniel Vila, uno de los accionistas principales del Grupo América, para que le cediera las acciones de una firma que opera en el mercado de Internet y telecomunicaciones con fuerte presencia en el interior del país, para favorecer al Grupo Clarín.

La denuncia por supuesta extorsión al empresario Vila fue cerrada en menos de tres meses. El fallo de la Cámara que ratificó la desestimación fue firmado el 11 de diciembre pasado; la ratificación, ocho días después.

La Sala Primera Cámara Federal porteña confirmó la desestimación de la denuncia que había sido formulada por el abogado y árbitro judicial Daniel Igolnikov en septiembre pasado, poco después de que Vila denunciara públicamente la conducta que atribuyó a Macri. Según el fallo, “no se desprenden con claridad los hechos a investigar”.

La causa fue impulsada por Igolnikov después de que Vila, presidente del Grupo América, dijera en un reportaje que le realizó el conductor televisivo Alejandro Fantino que Macri lo había presionado para que cediera al Estado el espectro y las frecuencias de la compañía Supercanal Arlink porque –indicó– había asumido un compromiso con el Grupo Clarín.

Vila explicó que resistió esas supuestas presiones y entonces quien era el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, impulsó una denuncia penal en su contra. En ese escenario, siempre según las declaraciones de Vila, finalmente hubo un acuerdo para la cesión de los derechos de Arlink. Y Macri movió los hilos para desactivar la causa penal.

“Cuando él asume, me pide que la empresa que yo represento, Supercanal Arlink, le devolviera al Estado el espectro. Nosotros estábamos en una situación de conflicto, había unas medidas judiciales que paralizaban el espectro y él me pidió que se lo reintegrara, que lo devolviera, porque lo tenía comprometido con Clarín. Yo le dije que no podía; finalmente le entregué un papel firmado donde decía que yo desistía de esas medidas judiciales y él se comprometió conmigo a guardarlo y presentarlo solamente el día que yo vendiera mi empresa, cosa que no hizo. Como no lo hizo, presentó ese documento judicial antes de tiempo, los abogados de la empresa tenían sus reaseguros y evitaron que ese espectro volviera al Estado. ¿Qué hizo ahí el presidente? Lo mandó al ministro Aguad a meterme una denuncia penal. Cuando le devolví el espectro, me mandó un WhatsApp diciéndome que ya le había dado instrucciones al procurador para que dejara sin efecto la denuncia penal. Eso no es sólo meterse con la libertad, en este caso con la mía, sino también inmiscuirse en el Poder Judicial”, dijo públicamente Vila el 19 de septiembre último en el programa Animales Sueltos, que se emite por el canal de TV América.

Igolnikov, quien suele realizar presentaciones en los tribunales de Comodoro Py sobre la base de asuntos de repercusión pública, denunció el hecho. Pero el juez Julián Ercolini lo desestimó rápidamente por “inexistencia de delito” porque del texto inicial “no se desprenden con claridad los hechos a investigar”.

El denunciante pidió ser tenido como particular damnificado para impulsar en solitario la investigación, pero no tuvo éxito. Aun así, en su carácter de “pretenso querellante”, apeló el cierre de la causa dispuesto por Ercolini.

Pero la Cámara Federal, en un fallo firmado por los jueces Martín Irurzun y Mariano Llorens ratificó el final del expediente: “Al no advertirse la existencia de un delito en concreto, no se observa que las expresiones del recurrente conmuevan los motivos para arribar a la resolución recurrida”.

Igolnikov, tozudo, insistió y pretendió llegar hasta la Cámara Federal de Casación, el máximo tribunal penal, para que fuera esa instancia la que tomara una decisión definitiva. No pudo, le cerraron el paso.

“Más allá de que la materia debatida integra las cuestiones susceptibles de ser conmovidas (apeladas) –dijeron Irurzun y Llorens– no nos encontramos ante la expresión de un agravio en concreto que lo habilite a acceder a la instancia casatoria. A su vez, tampoco se exhibe un supuesto de arbitrariedad capaz de inaugurar la vía recursiva pretendida”.

Pese al cierre, que parece tener carácter definitivo, aún hay una posibilidad de investigar la conducta del expresidente Macri y de su entonces ministro de Comunicaciones Aguad. La llave de esa puerta abierta la tiene el fiscal Guillermo Marijuán, quien tras las declaraciones de Vila también promovió una investigación. La jueza María Servini la mantiene abierta y en pleno trámite.

De hecho, ya declararon en ese expediente como testigos tanto Vila cuanto Fantino.

La defensa de Macri, ante una eventual acusación en este último expediente, podría invocar el principio de “cosa juzgada” y “ne bis in ídem” (nadie puede ser juzgado dos veces por un mismo hecho). De esa manera, cuanto menos, llevaría la causa a una discusión jurídica con pronóstico de final en la Corte Suprema de Justicia, en una fecha imprecisa pero seguramente lejana.

Extraído de Tiempo Argentino

El diario El País de España deja de imprimirse en Argentina y México

El País se convierte en un medio 100% digital en América. El medio líder en español en el mundo dejará de distribuir su edición impresa en el continente desde el día de mañana, 1 de enero de 2020.

El periódico, que cuenta con más de 85 millones de navegadores únicos mensuales, cerca de la mitad en Latinoamérica y Estados Unidos, inicia una nueva etapa en la que redobla su apuesta digital en la región. La Redacción en Ciudad de México, que ya cuenta con una veintena de periodistas, será reforzada durante los próximos meses con 14 nuevos perfiles que elaborarán contenidos enfocados en América.

Los suscriptores de México y Argentina fueron notificados de esta decisión desde finales de septiembre. Los lectores que reciben la edición impresa en sus hogares podrán seguir consultando la edición de El País en pdf de forma gratuita hasta junio de 2020 mediante la plataforma Kiosko y Más. Asimismo, los contenidos del periódico podrán seguir siendo consultados en la edición digital de América de elpais.com, que ya cuenta mensualmente con más de nueve millones de usuarios mexicanos.

En noviembre, El País informó de su decisión de crecer su estructura en América en un momento donde el continente está en plena ebullición y hay una gran demanda por contenidos periodísticos de calidad en español. Con el objetivo de dar respuesta a esta demanda, fue que la Redacción de Ciudad de México abrió una convocatoria pública para atraer talento de toda la región. Catorce nuevos puestos, entre redactores y perfiles tecnológicos, fueron ofertados. Más de 4.000 solicitantes están siendo sometidos a un exhaustivo proceso de selección.

Los puestos que se cubrirán son los siguientes: un corresponsal económico; un corresponsal en la frontera entre México y Estados Unidos; un coordinador de información cultural y un reportero de información medioambiental. También será reforzada la Mesa de Redacción de Ciudad de México (foto), con cuatro periodistas. Asimismo, se creará un equipo de narrativas audiovisuales con un periodista visual, dos infografistas web y un desarrollador Front-End. Además, se contratará a dos editores de vídeo para reforzar el equipo audiovisual. Todas las personas interesadas pueden consultar las descripciones de los puestos y aplicar a los mismos a través del perfil de El País en Linkedin. También pueden hacer llegar su Hoja de vida, junto con una carta de presentación al correo a direccionrrhh@prisanoticias.com. De esta manera, El País pretende profundizar su liderazgo en América como medio digital en español.

El anuncio de que El País abandona su edición impresa en América a partir del próximo año es un símbolo del momento que vive el sector. El periódico será 100% digital en el continente el 1 de enero. Se abre una nueva y esperanzadora etapa, pero se cierra otra para disgusto de algunos lectores americanos, convertidos hace tiempo todos ellos en socios del mayor proyecto periodístico mundial en español más que en meros clientes de un negocio que lucha por superar la crisis.

Algunos mensajes que llegan son tan emotivos como dolorosos. Sergio Aguilar-Álvarez Bay cuenta que “el oasis” del fin de semana para él y su esposa incluye desde hace muchos años “la ilusión de leer el periódico”. “No cualquier periódico”, aclara; “nuestra relación era más personal con el diario El País”. Intentaron sin éxito engancharse a la edición digital, recuerda y no les consuela que les devuelvan parte del dinero de la suscripción. “¿Cómo nos va a devolver la alegría del fin de semana? Gracias por estos años y adiós; no nos volveremos a ver”.

José Luis Ley narra que se instaló hace cinco años en México y que seguir leyendo El País en papel le hacía sentirse cerca de su casa, de España. “Como durante los 20 años anteriores, El País ha sido mi fiel compañero matutino”. Su despedida también es amarga: “Tras 25 años, me han decepcionado por primera vez”. Y más dura, la de Ángel Dupuy: “No les deseo ninguna suerte en el futuro. Me han decepcionado”. Rosa Almoguera dice de su amiga Manuela Varela, de 76 años: “El País es una cuerda que la mantiene atada a este mundo. ¿Es necesario dejar a tantos lectores fieles a la deriva?”

Tanto quienes van a sentirse huérfanos ahora como el resto de lectores en América necesitan una explicación. La edición impresa de El País en América apareció poco después del nacimiento del diario. Al comienzo, impreso y distribuido con medios propios. Con grandes esfuerzos y costes, en 2007 se vendían 6.000 ejemplares, sobre todo en México y Argentina, pero también en Chile o Brasil.
A partir de 2008, se aplicó otra estrategia basada en acuerdos con editores locales, que distribuían El País a suscriptores junto con sus propios periódicos: La Nación, en Argentina; El Economista y luego El Financiero, en México; La Tercera, en Chile; La República, en Perú; El Nuevo Herald, en EE UU; o El Caribe, en República Dominicana. Se llegó así a distribuir por América 28.000 ejemplares en 2009 y hasta 54.000 hace dos o tres años.

Los problemas de rentabilidad de algunos acuerdos y la apuesta por el modelo digital forzaron la revisión de esos pactos en 2018. Solo quedaron vigentes los de México, junto a una pequeña venta autónoma en ese país y en Argentina. La distribución se redujo drásticamente y ahora desaparecerá en su totalidad.

En esos dos criterios —rentabilidad y digital— reside la clave. Javier Moreno, director de El País América, asegura que la decisión, “meditada y debatida”, se ha tomado “con la absoluta convicción de que es la mejor manera de asegurar el futuro del periódico”. “Frente a los pocos miles de ejemplares de papel”, señala, “la audiencia digital se ha incrementado de forma extraordinaria”.

Solo en México se contabilizaron el pasado mes de noviembre 9,3 millones de usuarios únicos, récord histórico del diario en ese país

Hoy, entre el 45% y el 55% de los navegadores únicos provienen de fuera de España, y en su inmensa mayoría de América, explican en el área de Audiencias. Solo en México se contabilizaron el pasado mes de noviembre 9,3 millones de usuarios únicos, récord histórico del diario en ese país.

En tiempos de vacas flacas, el periódico dedicará a la apuesta digital los medios y recursos que destinaba a la escasa y costosa distribución en papel por la inmensidad del territorio americano. “La práctica totalidad de la cobertura en América se piensa, se diseña y se desarrolla para la web”, señala Moreno. La supresión del papel, por tanto, es “una decisión empresarial y profesional para garantizar que El País siga siendo lo que es, pero mejor, en las próximas décadas”, añade.

No se trata de una tópica declaración de intenciones. A la vez que anuncia el fin del papel en América, El País ha abierto un plan para cubrir 14 nuevos puestos en la redacción de Ciudad de México, que cuenta ya con una veintena de periodistas. Ya se han recibido miles de solicitudes.
La directora del diario, Sol Gallego-Díaz, recuerda que El País cuenta ya con 60 redactores en América, a los que se sumarán “nuevos talentos y nuevos perfiles que exige el mundo digital”, lo que demuestra la vocación latinoamericana del diario. “No hacemos distinción alguna entre cultura española y latinoamericana”, dice la directora.

Coincide este emblemático paso del periódico con la próxima implantación de un sistema de suscripciones para acceder a la web de El País. Es una casualidad temporal. Se equivocan quienes sospechen que las ediciones impresas están globalmente en peligro. Las circunstancias en el caso de Latinoamérica han sido muy específicas, pero hacía décadas que los expertos no auguraban tan larga vida al papel. Que así sea.

Extraído de Señales y Diario El País

No al apagón de Radio Municipal Resistencia

Como espacio comprometido con la defensa del espíritu democrático y pluralista que se plasmó en la ley de Servicios de Comunicacional Audiovisual, no podemos menos que expresar nuestra más profunda preocupación por el apagón de Radio Municipal Resistencia decidido por el actual intendente Gustavo Martínez y concretado este lunes 30 de diciembre. En ese sentido, instamos al propio intendente que revea su decisión y también a los y las ediles de los distintos bloques del Concejo Municipal que se comprometan en la defensa del derecho humano a la comunicación de toda la ciudadanía de Resistencia.

Es preciso recordar que Radio Municipal Resistencia, en el 87.9 mhz. de la frecuencia modulada, es una emisora pública que fue creada por una ordenanza municipal (la Nº 11762/2016) durante la gestión de Jorge Capitanich como intendente y votada por el actual jefe comunal cuando era presidente del Concejo Municipal. La puesta en el aire de la emisora se enmarcó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) que, a pesar de las versiones tergiversadas que se difunden, sigue en vigencia en gran parte de su articulado, como el que reserva una frecuencia de FM para los municipios: inciso c) del artículo 89 de la LSCA. El espectro radioeléctrico es finito y codiciado por lo que la licencia asignada representa un activo para el Municipio y una de las situaciones más preocupantes es que hasta el momento no se dio ninguna explicación oficial sobre la decisión de desprenderse del mismo.

Una radio plural y no propagandística

Desde su creación en 2017, Radio Municipal Resistencia se convirtió en una emisora informativa y de servicios, que difundió la actividad de las distintas áreas del Municipio de Resistencia pero también abrió sus puertas para la expresión de las más diversas y plurales voces que no tenían ni tienen lugar en las radios comerciales. Como medio público garantizó el derecho fundamental a la libertad de expresión ciudadana cobijando programas de pueblos indígenas, feministas, políticos, culturales, religiosos, con contenidos locales y propios. Otro de los puntos destacables es que bajo la dirección de Marcelo Prado Lima se evitó caer en la tentación de convertirla en una radio “oficialista” que sirviera como espacio de propaganda para el intendente de turno.

El anuncio no oficial de que la radio seguirá transmitiendo en modalidad online genera un perjuicio serio a la audiencia ya que sólo podrá acceder con un servicio de internet contradiciendo el principio democratizador de la radio que, justamente, radica en que el costo de acceso es muy bajo.

La gravedad del silenciamiento de la emisora pública también trae aparejada una situación de conflicto para la fuente laboral de sus trabajadores en el momento de grave crisis económica que atraviesa la Argentina y la provincia del Chaco en particular. En ese sentido, consideramos que aunque el personal de planta del Municipio podría ser reubicado en otras áreas, los trabajadores contratados perderían sus empleos y también se perdería la experiencia que habían recabado a partir de su trabajo desde la puesta al aire de la emisora.

Rever la decisión con urgencia

Nuevamente, invitamos al intendente municipal y a las autoridades del Concejo a reflexionar y a revertir de manera urgente esta decisión tan drástica e irreparable como es silenciar un medio público, por más razones de “prioridad” que se esgriman que, en todo caso, deben ser expuestas en un debate público. No queremos pensar que el silenciamiento del medio público se haga para avanzar con una suerte de privatización de la comunicación oficial pagando pautas publicitarias a medios comerciales para que cumplan la misma función que debiera asumir la Radio Municipal del Municipio, que debe ser valorada en su verdadero rol de garante del derecho a la comunicación de toda la ciudadanía.
 

Extraído de Coalición por una Comunicación Democrática Chaco

Incertidumbre en Radio Provincia AM1270 por la falta de nuevas autoridades

El comienzo de la gestión de Axel Kicillof no trajo buenas noticias para los trabajadores de la Radio pública de la provincia de Buenos Aires, debido a que la gestión todavía hay una absoluta incertidumbre sobre las nuevas autoridades, mientras que se rumorea en los pasillos que el gobierno quiere avanzar con un cambio de estructura que podría hacer desaparecer algunas áreas históricas de la emisora.
La relación de los periodistas de Radio Provincia con el nuevo gobierno había comenzado con el pie derecho, tras una invitación de la flamante ministra de Comunicación, Jessica Rey, para participar del acto de presentación del equipo de esa cartera y los lineamientos generales del plan que buscará implementar Kicillof en materia de comunicación.
Sin embargo, poco después de que los trabajadores destacaran ese “gesto” del Ejecutivo, se hizo público que por el momento la única medida efectiva será la extensión de los contratos hasta el mes de marzo, para recién entonces revisar cada caso en particular y de acuerdo a las necesidades del medio y del gobierno de la provincia.
Si bien es cierto que la mayoría de los empleados de la Radio son de planta, muchos de ellos pertenecen a otras dependencias y se encuentran “comisionados” en la emisora, en tanto que los conductores de varios programas junto a los integrantes de sus equipos de producción están contratados, y representan el grupo sobre el que existe mayor incertidumbre.
Por el momento los gremios no se atreven a hablar de “despidos” pero algunos trabajadores admiten que esperaban otro tipo de medidas de parte del gobierno de Frente de Todos y advierten que si después de las fiestas de fin de año no hay precisiones sobre el futuro de la emisora, de la programación y de sus trabajadores, podrían plantear algún tipo de medida de fuerza.
Hasta ahora el único nombre que suena fuerte para ocupar el cargo de director, es el de Marcelo Figueras, escritor que se hizo conocido este año por acompañar a Cristina Kirchner durante la presentación de su libro oficiando como “periodista” para guiar a través de un diálogo la exposición de la ex presidenta. Pero además es autor de una biografía del Indio Solari y representante del ultracristinismo, lo que trajo mucha preocupación a los conductores y co-conductores de los programas políticos de la emisora, que durante estos cuatro años claramente se volcaron a favor del gobierno de Cambiemos.
Extraído de Agencia Nova

Osvaldo Bayer: lecciones para futuros periodistas

Durante la mañana del 24 de diciembre de 2018, una noticia recorrió rápidamente las redes sociales y los portales web de distintos periódicos latinoamericanos: el historiador y periodista Osvaldo Bayer había fallecido en su casa ubicada en el porteño barrio de Belgrano dentro de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. A manera de homenaje y tras cumplirse un año de su muerte, presentamos este escrito, desde el cual evocamos una entrevista que quien esto redacta sostuvo con el destacado periodista en 2016. Asimismo, incluimos declaraciones que hace un par de días nos concedió Ana Bayer ─hija de Osvaldo─, quien desde Berlín respondió algunas preguntas hechas expresamente por la sección cultural de Notimex

─ ¿Un hombre aparentemente como cualquier otro puede ser extraordinario? ¿Existe algún rasgo notorio que haga distinguir a los seres humanos ordinarios de aquellos que Bertolt Brecht llamaba imprescindibles? En el caso que aquí nos interesa…¿un gran periodista sobresale del resto de los mortales simple y llanamente a través de sus artículos, reportajes e investigaciones? ¿Eso basta para ser considerado un periodista, con todas sus letras? ¿Será que a los maestros del periodismo les brota algún aroma en particular por entre sus ropajes y ello los distingue del panadero, el vendedor de periódicos, el zapatero o el oficinista? ¿Un aura paranormal les rodea de pies a cabeza y eso los convierte en el señor periodista que vive en el departamento 4? ¿Un periodista es diferente al hombre común que camina entre las calles y avenidas durante una mañana de diciembre?

En su libro Un oficio de fracasados [2017], el poeta madrileño Rodolfo Serrano evoca una definición que José Luis Cebrián aporta acerca de lo que es un periodista; es así que en Cartas a un joven periodista [2003], el autor se pregunta y responde: “¿Qué es ser un periodista? Un adagio británico resume semejante destino en el de salir a la calle, ver lo que pasa y contarlo a los demás. O sea, que periodista es cualquier ciudadano que quiera hacer eso y no se necesitan títulos ni honores para llevarlo a cabo”.

Vale la definición para utilizarla frente a algunos envidiosos que se atrincheran en sus respectivas Escuelas de Periodismo y Comunicación, con sus títulos en mano y su tira de materias cursadas, defendiendo a ultranza el monopolio del ejercicio periodístico por quienes asistieron cuatro años a una universidad.

El mismo maestro ya citado aquí, nos referimos a Rodolfo Serrano, ha mencionado que “Nunca he creído en el periodista de título; o sea, el que asiste a una universidad. El periodista es el que sale a la calle, ve las cosas y las cuenta. Ese es el verdadero periodista. Creo que es la única función que tiene y también he dicho que un periodista debe ser honesto; no objetivo sino honesto, hacer su trabajo con honestidad y honradez. Miguel de Unamuno decía que el periodismo había que escribirlo en la calle, con el ruido de los carruajes y las voces de la gente. El verdadero periodismo no se puede hacer desde una oficina, sino que se hace en la calle, viendo lo que pasa y contándolo”.

Salir a la calle…ver…y contar

Osvaldo Jorge Bayer (Santa Fe, 1927-Buenos Aires, 2018) reunió esas características dentro de su labor periodística: caminó las ciudades y los campos, incluso a través de la Historia viajó en el tiempo hacia el pasado; miró…escuchó…y narró… ¡vaya si narró! No fue específica ni solamente un periodista, sino que utilizó tal oficio para hallar una manera de contar las injusticias del mundo. Podría afirmarse que en su caso, el periodismo fue la casa en donde habitaron las palabras expresadas por Bayer; bien pudo haber sido poeta, novelista, cuentista o letrista de tangos… pero eligió el género periodístico porque sentía una necesidad de contar una historia accesible para cualquier lector, escrita para desasosegar conciencias.

Tras su fallecimiento el 24 de diciembre de 2018 y con los tiempos que corren actualmente en donde el periodista no siempre suele ser ese personaje que sale a la calle, mira y cuenta, sino que cada vez es más un burócrata detrás de un escritorio esperando que el reloj marque la hora de salida para marcharse a casa; ante ello resulta impostergable rescatar algunas de las virtudes más importantes de la función periodística del maestro argentino, sobre todo de cara a que los jóvenes periodistas vinculen su praxis con ejemplos de profesionalismo como el ofrecido por el autor de Severino Di Giovanni. El idealista de la violencia [1970], y no se dejen embaucar por cantos de sirenas ofertando que el periodismo es un medio para generar buenos contactos en las cúpulas del poder, para alcanzar fama o engordar la billetera.

A continuación realizaremos ese repaso por tres rasgos centrales en el inventario bayeriano acerca de qué es ser periodista, para qué y desde cuáles lugares éticos.

I   Estar junto a quienes no son escuchados

Bayer trazó su camino en el periodismo: aquel en donde estuviera dentro de la misma trinchera que quienes experimentaban humillaciones, carencias, injusticias y acallamientos. Eligió y estuvo, tanto desde su escritura periodística como también físicamente; narró y sintió en cuerpo propio. No habitó esa torre de marfil en donde varios intelectuales deciden enclaustrarse para mirar desde lejos aquello sobre lo cual escriben y reflexionan. Así lo afirmó durante la entrevista ya referida y realizada hace tres años:

─¿Cuál es el papel del intelectual y del periodista en América Latina?

─Bueno, el papel del intelectual es estar bien metido en la sociedad y luchar por la igualdad. Luchar para que no haya pobres y ricos, para que realmente todos tengan escuela y todos tengan trabajo. Esa tiene que ser la labor del intelectual y del periodista. Por supuesto, escribir lo que se le da la gana: debe tener toda la libertad que se merece.

─¿Quién espera que lo lea?

─¡Todo el pueblo! Todo lector, de todas las clases… Ojalá…

─Usted no escribe solamente para un público universitario o académico…

─No. Tengo un lenguaje periodístico, trabajé 14 años en periodismo…

─La forma de contar las historias es distinta si uno está pensando en un público académico, a que si uno está pensando en un obrero… ¿Cómo fue descubriendo ese oficio y esa forma de contar?

─¡Totalmente! Lo descubrí a través del periodismo, ahí me exigían un lenguaje claro para todo el mundo. De ahí aprendí lo siguiente: se puede decir exactamente lo mismo y transmitir los mismos sentimientos en idioma periodístico que en idioma clasista, digamos.

─En esta relación entre pensar y hacer, hay quienes solamente se quedan en el acto de escribir, en pensar mucho desde la academia, por ejemplo. Usted es de esos pocos periodistas que actualmente piensa y escribe, pero que también pone el cuerpo: cuando hay que salir a la calle, sale a la calle.

─Siempre… siempre…

─¿Cómo entiende esta relación entre pensar y hacer?

─Y bueno… el intelectual tiene ese deber. Tiene que representar también a las masas, debe representar los intereses de las masas, del pueblo en general; si no… ¿para qué escribe? ¿para que solamente lo lean los aristócratas? ¡No tiene sentido…!

Osvaldo Bayer vinculó así su praxis periodística con aquella necesidad de siempre colocarse del lado en donde se hallan los vilipendiados por la soberbia del poder. Para él era imposible ser neutral y objetivo al fungir como periodista: debía escribir, narrar, investigar y testimoniar los dolores del mundo. No se trata solamente de ser empático con quienes sufren injusticias; para él era obligatorio hacer…y se tatuó casi a fuego la máxima de José Martí, que a la letra dice: “Hacer es la mejor manera de decir…”.

Entonces hizo lo que mejor sabía: escribir… escribir… hasta que la palabra se convierta en espada contra los verdugos:

─Quizás aquel primer viaje que usted realizó a la Patagonia, algo le despertó seguramente… ¿Qué vio allá? ¿Con qué se encontró?

─Sí. La Historia patagónica… terrible historia patagónica. La masacre de los obreros en el año 1921: 1500 obreros sacrificados, además de ciertos peones rurales. Hecho cometido por un presidente elegido por el pueblo: me refiero a Hipólito Irigoyen. Eso no lo hizo un conservador…

─Sus cuatro volúmenes de Los vengadores de la Patagonia trágica [1972-1974] abordan precisamente tal pasaje silenciado de la historia de la Argentina…

─Es justamente eso. Cuatro tomos dedicados a esa matanza. Creo que he dejado todo al desnudo. Se hizo una película después, la cual tuvo mucho éxito y se tituló La Patagonia rebelde [1974].

─Más allá de lo que usted escribió allí; la investigación, encontrar archivos, ir en búsqueda de la verdad… ¿todo ello qué le hacía sentir al Osvaldo Bayer de aquel entonces?

─Me hacía sentir la injusticia. Lo que fue una enorme injusticia que nunca fue esclarecida; nunca se mandó una investigación de por qué se había hecho esa matanza. Y mi libro quedó ahora como testimonio de todo eso. Pero también los gobiernos se han ido por otro lado… Está bien que han pasado muchos años, pero al nunca haberse tratado tendría que crearse una ley especial en el Congreso para investigar ese suceso de la Patagonia. Porque todavía viven muchos de los protagonistas, tanto de los militares como de los estancieros.

─Parece que en la historia siempre ganan los mismos. El periodista en esta historia de vencedores y vencidos, deberá tomar algún partido, ¿no?

─Claro que sí, siempre. Es lo que exigí, pero no fui escuchado.

─Con La Patagonia rebelde, así como desde su Severino Di Giovanni y otros tantos libros más, parece que Bayer está obsesionado con la Historia. No la generada desde arriba que cuenta narrativas a modo para los vencedores sino otro tipo de Historia, proveniente de quienes se hallan abajo y dominados. ¿Hay una obsesión o una pasión inclusive de usted por la Historia?

─Es que ahí está la vida, justamente ahí está la vida: esos obreros, los anarquistas temidos o los pueblos originarios son la gente que hace a la vida; ellos son la gente que marca a la sociedad lo que deben hacer: para mí son los héroes de la sociedad, entonces les coloco en relevancia.

Otro periodista de grandes virtudes como lo fue el italiano Antonio Gramsci, en 1917 afirmó que odiaba a los indiferentes, pues según lo aseverado por el nacido en la isla de Cerdeña: “Creo que vivir quiere decir tomar partido. Quien verdaderamente vive, no puede dejar de ser ciudadano y partisano. La indiferencia y la abulia son parasitismo, son cobardía, no vida. Por eso odio a los indiferentes. La indiferencia es el peso muerto de la historia. La indiferencia opera potentemente en la historia. Opera pasivamente, pero opera”.

En este mismo tono ya marcado por el célebre autor de Los Cuadernos de la cárcel, escritos entre 1929 y 1935, Bayer jamás fue un indiferente, pues si algo hizo desde su labor periodística consistió precisamente en involucrarse, nunca mirar hacia la acera contraria en donde un acto indigno sucedía: nunca ahorrarse una palabra, unos párrafos, un artículo o un libro desde los cuales este mundo pudiera equilibrar un poco la balanza (generalmente desequilibrada) entre la estulticia y la bondad, entre la soberbia y la dignidad.

Así lo expresa Ana Bayer, quien, ante la petición de Notimex por evocar la trayectoria y legado periodístico de su padre, responde:

─Pero sabemos que no solamente fue escritor sino también un grandísimo periodista, él empezó así. Uno de los primeros diarios en donde laburó fue el Diario Esquel, también en la Patagonia, en donde fue echado de ahí. Y después vino el primer diario independiente de la Patagonia, se llamó La Chispa, ahí él empieza a contar acerca de los pueblos originarios. Y esto fue también motivo de que lo volvieran a echar bajo amenazas militares. Volvió entonces a Buenos Aires y trabajó en el diario Clarín, cuando ese medio estaba en otra época, en donde el periodismo era diferente; él estuvo muchísimos años ahí y fungió como secretario de Redacción. Luego conoció a otras personas y lo emplearon en revistas de Historia y ahí empieza a escribir desde otra faceta.

“Es ahí en donde empieza a escribir sobre la Patagonia, sobre el Anarquismo, las luchas obreras… Y yo quisiera decir que Osvaldo dio voz a quienes no tenían voz. Siempre se hablaba de quienes ganaban en la Historia; en cambio, él habla de los perdedores y les da voz: esa fue su gran tarea…”.

II  Escribir es escuchar (y mirar…)

Bayer perteneció a una generación inigualable de escritores, periodistas, intelectuales y militantes políticos. La gran mayoría de ellos fueron desaparecidos y asesinados durante la más reciente dictadura militar en Argentina (1976-1983): dentro de ese listado de imprescindibles, podemos mencionar al profesor, novelista y cuentista Haroldo Conti (1925-1976), el periodista y poeta Francisco Urondo (1930-1976), y al traductor, periodista y escritor Rodolfo Walsh (1927-1977), entre otros. El último referido en tal listado, acuñó una frase que se repetía a sí mismo casi a manera de mantra: “Escribir es escuchar…”.

En el caso de Osvaldo Bayer, nos encontramos ante alguien que encarnó absolutamente tal síntesis de lo que pudiera ser el periodismo: escribir es escuchar… pero también es mirar. El colaborador del diario argentino Página 12, encontró que la palabra convertida en texto periodístico podría generar alquimias casi increíbles, desde transformarse en máquina del tiempo y vehículo para enfilarse rumbo al pasado y hacer así que los dictadores y genocidas paguen por sus atrocidades, hasta encarar a monstruos vestidos de verde olivo y enfrentarlos en desigual batalla, pues ellos portan fusiles y balas, en cambio, los periodistas sólo (aunque no es poco, para nada es poco) cargan con un lenguaje que les sirve para nombrar y narrar al mundo.

Nuestro personaje aquí referido estuvo en los sitios convulsos, ahí donde un periodista solamente puede tomar partido y decir lo que es necesario (y urgente) decir dentro de ciertas sociedades como la Argentina en la cual él vivió, pero también de la que en algún momento fue exiliado. Y también de eso escribió, así lo relata su hija al evocar cómo su padre no sólo vivía las experiencias que todo ser humano podía experimentar ─tales como un exilio forzado─, sino que a la par, Bayer sentía la imperiosa necesidad de encarnar otra máxima, pero dicha en su momento por el escritor Elías Canetti: “Narrar y narrar, hasta que nadie muera…”:

─Sabemos también que su actividad como escritor y periodista le costó el exilio. Nosotros como familia nos fuimos todos al exilio, estuvimos viviendo en Berlín y ahí también es muy importante lo que hizo, siendo referente de los exiliados… ¿por qué referente? Porque él dio un grandísimo mensaje al decir: “nosotros debemos volver a la Argentina. No debemos aceptar el dinero que los gobiernos europeos nos den”; él no aceptó nada porque quería seguir luchando, sentía una gran responsabilidad porque a sus amigos periodistas los estaban desapareciendo. Sentía esa necesidad de luchar por la democracia en la Argentina: dio muchas conferencias en Europa, haciendo huelgas de hambre…hizo mucho trabajo en el exilio.

“Cuando vuelve a la Argentina, él crea la Cátedra de Derechos Humanos en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires, es ahí donde su actividad sobre los derechos humanos es fundamental. Eso lo caracterizó muchísimo, en el sentido de que nunca quiso meterse en un partido político ni bajo una sola bandera, sino luchar especialmente por los derechos humanos”.

El historiador y periodista no era militante de una causa o ideología específica, sino que bien podríamos definir que él militaba en la Dignidad, la cual no necesariamente tiene banderas únicas, colores o siglas, pues es humana y universal. Asimismo, en Bayer podemos encontrar otra grandísima virtud: al ser parte de una generación que brutalmente fue silenciada y desaparecida, él como sobreviviente supo escuchar, mirar y escribir en nombre de sus entrañables amigos que ya no pudieron seguir sosteniendo la pluma a causa de la barbarie militar padecida en la Argentina durante los años setentas.

Él seguramente fue muchos hombres a la vez, y escribió no sólo como Osvaldo Bayer, sino que incluso ─aún sin estar consciente de ello─ creó un concepto inédito: si el entusiasmo para los antiguos atenienses se refería a la condición de aquel hombre que estaba habitado por dioses; en el caso bayeriano deberíamos de inventar una nueva palabra para designar a quien se halla habitado por sus amigos, héroes y heronías.

Era así un hombre habitado por muchos otros seres humanos; no narraba periodísticamente a título personal, sino a nombre de una enorme comunidad de indignados. Uno de estos ejemplos puede ser el de su amigo Rodolfo Walsh, periodista referencial no solamente en Argentina sino con un legado a cuestas que trasciende al resto de América latina. Bayer al saber de la desaparición forzada de Walsh en plena Avenida Entre Ríos de la capital porteña en 1977, seguramente escribió y narró también a nombre de su entrañable amigo. Así lo recordó durante la entrevista:

─En el caso de Walsh, usted ha dicho que él encarnaba el deber del intelectual. ¿Cómo lo recuerda?

─Sí, claro. Era un hombre generoso, magnífico, gran capacidad artística… un gran escritor. Insuperable. ¿Lo leyó?

─Sí, Operación Masacre

─Ese día en Corrientes y Avenida 9 de julio, ustedes se encontraron. Fue la última vez que usted miró físicamente a Walsh. Ninguno de los dos sabía que él caminaba hacia la muerte. Han pasado más de 40 años desde aquel momento. ¿Bayer cómo recuerda ese momento, en la Avenida 9 de julio y Corrientes encontrándose a Rodolfo Walsh?

─Con una gran emoción. Una gran emoción dentro de un gran peligro. Sin embargo, nos juntamos y nos fuimos a tomar un cafecito como si nada hubiera pasado. ¡Qué lindo! ¡Qué hombre…!

─Los dos estaban en las listas de los posibles asesinados…

─Haroldo Conti, Rodolfo Walsh y yo éramos los más perseguidos. Yo, por mi libro de La Patagonia Rebelde y la película…

─Me imagino que los dos sentían miedo. El miedo no es que se arroje al bote de la basura…

─Miedo… sí, pero no nos íbamos del país, nos quedábamos pese a que eran asesinados casi todos. Nos quedábamos. Al final tuve que irme porque yo tenía a mi familia y no quería dejarla sola. Yo me fui por mi familia, si no me hubiera quedado.

─¿Cómo se encara al miedo? ¿Cómo hacer que el miedo no provoque que te quedes debajo de las sábanas y dejes de escribir?

─Se olvida. Se trata de olvidar el miedo, se trata de hacer la vida común, la de siempre, pero llega el momento en que uno no tiene trabajo, se sabe perseguido y no hay la posibilidad de seguir viviendo acá. Por eso me fui al exilio.

III   Vivir como se escribe (y como se piensa…)

¿Puede hacerse periodismo al escribir sobre determinados temas y vivir cotidianamente en la acera opuesta de dicha visión del mundo? ¿Un artículo escrito en un diario debe correr en la misma dirección que el quehacer del día a día, íntimo y personal de quien lo ha redactado? Un periodista que investiga acerca de pueblos originarios, obreros y demás sujetos plebeyos, ¿puede concederse la licencia de sentarse a la mesa de los políticos o empresarios que empobrecen a los primeros en nombre del Progreso y el Neoliberalismo? Por ser periodista, ¿alguien puede (y debe) vivir muy por encima de los niveles experimentados por el resto de la población en nuestros países latinoamericanos? ¿Se debe vivir como se escribe (y se piensa) o acaso son actos totalmente disociados y sin la menor importancia con respecto a la relación que uno guarda con el otro?

Quizás las respuestas a todas estas preguntas y su manera de convertirlas en praxis cotidianas, sean el centro del legado heredado por Osvaldo Bayer a las generaciones futuras de periodistas en América latina y en el resto del mundo. Pareciera que el intelectual argentino cuidó milimétricamente el hecho de emparentar la coherencia del día a día con su periodismo de investigación, convertido así en palabras para dar sentido a la realidad.

Escribió acerca de un anarquista como Severino Di Giovanni, pero no solamente redactó un libro acerca de tal personaje, sino que aún hasta sus 89 años de edad, él mismo se reivindicaba como un anarquista pacifista, llevando al límite ciertos rasgos identitarios como la austeridad, la humildad y la solidaridad. Así lo rememora su hija Ana Bayer, quien desde Alemania nos compartió su respuesta acerca de cuál considera que es el principal legado de su padre, tanto como periodista pero también como ser humano:

─Esto es lo que él ha dejado, toda esta vida de lucha, su ética y coherencia que él siempre tuvo en sus ideales. Y como periodista, él viajaba muchísimo por la Argentina y escribía sobre las cosas que veía, por ejemplo: miraba a alguien que estaba mal, y al día siguiente ya lo escribía. Él iba a ver a presos, visitaba las villas miserias, a gente necesitada… y después él escribía eso. Ese fue su gran periodismo: escribía siempre acerca de la gente que necesitaba tener voz; a todo el mundo le abría la puerta de su casa.

“Eso es su grandeza también: abría la puerta a estudiantes, gente joven y para todos tenía una palabra. Pienso que esa humildad de no creer que a cierta edad se debía jubilar y decir “Hasta aquí voy a llegar”; pero no, él siguió hasta el último momento y podía decir dos o tres palabras, pero decía lo que había que decir”.

Y no podríamos concluir una revisión de ciertos rasgos periodísticos y de vida con respecto a Osvaldo Bayer, si no mencionáramos a uno de sus grandes referentes, quien para el autor de Rebeldía y esperanza [1993] representó un ejemplo absoluto de ética; nos referimos a Ernesto Guevara de la Serna, el Che. Al comandante Guevara lo conoció en algún viaje que ciertos periodistas argentinos realizaron a La Habana, poco tiempo después de que la Revolución de Fidel Castro triunfara; al respecto Bayer nos compartió sus recuerdos acerca de aquel encuentro que le marcó gran parte de su vida:

─El Che Guevara es insuperable, el más valiente de los valientes. ¿Qué se puede decir del Che Guevara? Hablar de su honestidad y su coraje, su desprendimiento ante la vida: darse para una causa. Mi modelo… aunque yo no tengo la fuerza de él, por supuesto.

─¿Cuál sería la virtud que usted más rescata en Ernesto Guevara?

─El coraje civil. Ponerse siempre enfrente de todo.

─Usted lo conoció en Cuba.

─Sí, gran impresión me causó.

─Recuerdo que usted ha contado que en aquella reunión, el Che les habló dos horas o un poco más de tiempo sobre cómo hacer la Revolución en América Latina. Ha llovido bastante desde aquel año; Osvaldo Bayer, aquí en su casa, ¿cómo recuerda esa reunión?

─Como una especie de obra romántica. Nos relató cómo hacer la Revolución. ¡Qué cosa romántica! ¡Qué cosa fácil para él…! Poner la cara nada más, salir a la calle; tal vez hay que hacer eso… no pensar demasiado.

─En el Che intuyo que hay un gran acto de amor para hacer lo que él hizo. No sólo es la política sino creo que el amor también.

─Sí, y una fe en su ideología: una fe total en su ideología…

Más allá de una licencia poética, quizás es necesario afirmar que seres humanos como Bayer no mueren totalmente, pues su escritura y su praxis cotidiana son demasiado intensas como para desvanecerse tan fácilmente entre la cotidianidad de este mundo en donde ─como lo expresa cierto tango de Enrique Santos Discépolo─:

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,

ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador…

¡Todo es igual! ¡Nada es mejor!

Lo mismo un burro que un gran profesor.

Hombres como Osvaldo Bayer no mueren incluso cuando su corazón deja de latir. Quizás estemos ante un fenómeno extraordinario dentro de la historia humana: alguien que aun muriendo físicamente, continúa existiendo dentro de otros cuerpos, dentro de otras escrituras…

Aquí emerge intempestivamente esa frase de Canetti, la cual citamos al inicio de este texto: “Narrar y narrar, hasta que nadie muera…”. Será entonces que al continuar narrando el andar de Bayer por el mundo, ¿así él seguirá siendo una vela encendida en medio de la noche? Si uno escribe y escribe acerca de quienes ya no están, ¿eso es una manera eficaz de contrarrestar los casi siempre invencibles efectos de la muerte?

¿Bayer ha muerto?

La última vez que hable con él, vía telefónica desde México y tras felicitarlo por su cumpleaños número 91, él finalizó aquella llamada con esta frase:

─¡Hasta siempre, querido…!

Por lo tanto, entonces, este texto es necesario finalizarlo con la siguiente expresión que intenta clausurar el monopolio de la muerte:

─¡Hasta siempre, maestro…!

Extraído de Notimex a través de Señales

Mendoza: Prensa repudia el cerco mediático impuesto por empresas periodísticas

El Sindicato de Prensa de Mendoza repudia el cerco mediático impuesto por las empresas periodísticas comerciales de la provincia durante la manifestación – y posterior represión – de este lunes, en el contexto del multitudinario reclamo popular en rechazo a la reforma de la Ley 7722.

Asimismo, el SiPreMza critica la priorización del espacio en estos medios a las voces que replican el discurso oficial sobre el tema, principalmente cuando se trata de una cuestión de alta sensibilidad social.
#ElAguaDeMendozaNoSeNegocia
#La7722NoSeToca

Extraído de Señales

Una Navidad para visibilizar los despidos y precarización en Prensa

Las trabajadoras y trabajadores afiliados al Sindicato de Prensa de Salta (SiPrenSal) -filial de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPren)- organizan para el mediodía de este martes 24 de diciembre una “sanguchada” en la plaza central de la capital provincial.

“Los compañeros y compañeras de prensa no tenemos Navidad. Hacemos esta movida para visibilizar nuestra realidad laboral. Decimos basta de despidos en los medios, queremos sueldos dignos y estabilidad laboral”, dijo el Secretario General de SiPrenSal, Fernando Díaz.

Hubo audiencias con responsables de Nuevo Diario de Salta, el Grupo Pacífico y Tele 10. Además, asistieron los representantes de los medios digitales Informate Salta y Qué Pasa Salta.

El director del Nuevo Diario de Salta, Néstor Gauna, acordó “avanzar en el proceso de recategorización de los trabajadores acorde a su función, y el pago de antigüedad correspondiente, entre otros puntos del Convenio Colectivo de Trabajo 541/08”, según el comunicado emitido por el Sindicato.

En tanto, los responsables de Grupo Pacífico asumieron el compromiso de “buscar los medios administrativos para readecuar a los trabajadores a los convenios colectivos correspondientes”. Por su parte, desde Tele 10 se comprometieron a “revisar la situación laboral de los trabajadores de prensa que se desempeñan en el canal. En este sentido indicaron que se avanzará con la regularización, como se ordenó la situación laboral del personal técnico afiliado a otros sindicatos”, afirmó el comunicado.

Los representantes de los medios digitales “sostuvieron que se avanzará en nuevas reuniones para analizar formas de adecuar el salario acorde al Convenio Colectivo 541/08”.

Cada uno de los medios garantizó continuar la negociación desde la primera quincena de enero de 2020. Mientras que para la semana que viene se entablarán nuevos diálogos con otros medios radiales, digitales y audiovisuales de Salta.

El secretario general reiteró el pedido de reincorporación de los trabajadores despedidos. El último caso fue el de 16 empleados del diario El Tribuno. “Vamos a velar por los trabajadores despedidos por parte del Estado y de los medios privados”, concluyó.

La convocatoria es para el mediodía, en la plaza 9 de Julio, donde los y las afiliadas compartirán “sanguches” de mortadela y queso con los colegas y con las organizaciones sindicales y de derechos humanos que ya confirmaron su presencia.

Adhieren a la actividad Luz y Fuerza, HIJOS Salta, ADIUNSA (Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Salta), UPCN, ATE Salta, las organizaciones de Derechos Humanos “Lucrecia Barquet”, “Coca Gallardo”, “Familiares de Detenidos y Desaparecidos”; la Organización de Trabajadores Radicales de Salta, Secretaría de Agricultura Familiar y la Red de Docentes por la Memoria.

Extraído del sitio de la FATPren y SaltaI12 a través de Señales

Presentaron la Red de Medios Digitales en el Congreso

Más de 30 medios de comunicación lanzaron la Red de Medios Digitales. La iniciativa se dio en el Congreso de la Nación con el respaldo de referentes de académicos, sindicales y especialistas del campo de la comunicación. En la jornada exigieron políticas públicas orientadas al sector con la intención de fortalecerlo.

Con una presentación en el Congreso de la Nación, más de 30 medios y colectivos de comunicación lanzaron oficialmente este martes la “Red de Medios Digitales por una Comunicación Democrática”. La articulación busca vincular a un sector que no cuenta con una reglamentación legal específica y que ha crecido con las nuevas tecnologías.

Desde la organización señalaron que buscan visibilizar el aporte que realizan estos medios a la construcción de empleo real y calificado. Por ello exigen políticas públicas de fomento, subsidios para la compra y actualización de equipamiento y que se los reconozca como actores a la hora de la discutir la pauta oficial. Según datos de 2018, el Grupo Clarín concentró un 17 por ciento de la pauta asignada por el Estado, alcanzando los 359 millones de pesos anuales.

“Somos más de 130 medios a lo largo y ancho del país, con más de 1300 trabajadorxs y colaboradorxs, y en este contexto de desempleo y precarización, mejorar nuestras condiciones es una alternativa a la hora de reconstruir el trabajo, diversificar la agenda mediática y contribuir al fortalecimiento de una comunicación verdaderamente democrática y plural en nuestro país”, expresa el comunicado difundido por la Red.

Y concluye: “Registramos los conflictos sociales que no forman parte de la agenda hegemónica. Contamos historias que recuperan la memoria popular y feminista de nuestros territorios. Comunicamos desde narrativas respetuosas de los derechos humanos, de las diversidades y las juventudes. Con estas miradas difundimos las expresiones de las culturas y lxs artistas emergentes”.

La actividad incluyó el apoyo del diputado nacional Leonado Grosso, representantes del INADI, CLACSO, SiPreBA y la campaña nacional por el derecho al aborto. Luego de la exposición de estadísticas recabadas de un revelamiento del sector y propuestas de políticas públicas.

Cora Gamarnik, docente de comunicación de la UBA, dijo: “Los medios digitales que se han creado ampliaron la instalación de nuevos temas de agenda, permitieron la emergencia de nuevos gestores, periodistas, diseñadorxs. Generaron renovaciones estéticas radicalmente nuevas. Un ejemplo claro es el feminismo y las coberturas colaborativas. Instalaron también temas de agenda plurales, federales y regionales”.

Por su parte, Diego de Charras, director de la carrera de comunicación de la UBA expresó que “una esfera democrática tiene dos caras de una misma moneda. Una tiene que ver con el control de la concentración de medios. La ley de medios desregulada por el macrismo terminó con mayor concentración. Pero la otra cara es que el sistema de medios se fue complejizando. La articulación con comunidades, universidades y una lógica no comercial garantiza la diversificación de agenda. En un momento de crisis para algunos modelos de negocios clásicos se hace imprescindible un esquema de sostenibilidad; un esquema más allá de la pauta y estímulos indirectos. Es necesario pensar en ayudas directas a proyectos y medios específicos”.

Damián Loreti, abogado y profesor universitario especializado en política y derecho de la comunicación, dijo: “Estamos conformando con distintos espacios de comunicación una red que pueda discutir una ley de pluralismo y diversidad. El Estado debe garantizar el acceso a las tecnologías que permitan la creación de contenidos que den cuenta de la diversidad que manifiesta nuestra sociedad”.

Larisa Kejval, docente e investigadora de la UBA, profundizó en esa idea: “El desafío es la construcción de una agenda que nos permita pelear por la democratización de la comunicación. Es importante pensar el cómo pasar de la construcción de redes a nivel sectorial, que es fundamental, a pensar en una dimensión que a su vez profundice las articulaciones multisectoriales”.

La propuesta de la Red de Medios Digitales tiene en sus próximos pasos, el lanzamiento de un registro nacional de medios para la elaboración de las propuestas finales de políticas públicas para el sector.

Estuvieron presentes los medios Latfem, Matria, Emergentes, Grito del Sur, Cosecha Roja, Anfibia, Tiempo Argentino, Marcha Noticias, Mu/LaVaca, Crisis, Feminacidas, Macacha, Cítrica, Comunicadas, La Retaguardia, Agencia Paco Urondo, Futfemprof, Círculo Ecuador, CCP, Resumen Latinoamericano, Revista Mantis, Zorzaldiario, Enfant Terrible, Apostasía de Género de Latinoamérica, Boletín Enredando, Anred, Revista Rea, Infonews, Reveladas, Ponele, Revista Timbó, Ancap, Ancoom, y Revista al Margen.

Extraído de Señales