Emergencia laboral de colaboradores y freelance de Clarín, Olé y revistas de AGEA

La empresa debe asumir la responsabilidad con sus trabajadores informales, a quienes usó durante años.

La situación de quienes trabajamos en prensa es crítica. Pero la peor parte se la llevan colaboradores permanentes, eventuales, freelance y quienes facturan sus tareas. En Clarín, como en muchos otros medios, se los usa de manera fraudulenta. En su mayoría colaboran hace años y sobrepasan (a veces, por cientos de notas) las 24 colaboraciones anuales que el Estatuto del Periodista impone como límite. La empresa se hace la distraída y no efectiviza. De esta manera, traslada el riesgo empresario de la fluctuación de trabajo a sus trabajadores. Porque ahora que entramos en una crisis, caen las cantidades de páginas (y por consiguiente de notas) y quienes trabajan en esa modalidad se quedan sin sustento. Una relación laboral encubierta, que en “las malas” la empresa decide desconocer, sin ninguna compensación.

Por eso, siguiendo un mandato de asamblea, hicimos un relevamiento de colaboradores y freelances de Clarín/AGEA. Los resultados y testimonios dan cuenta de la situación crítica que atraviesan.

Estos son los principales problemas de una emergencia que debe ser enfrentada de inmediato:

Caída del valor de la colaboración

Si bien el atraso salarial es moneda corriente para les trabajadores de prensa, en el caso particular de colaboradores y freelance las tarifas pagadas por colaboración ni siquiera se ajustan a la magra paritaria. En los últimos años el pago por colaboración en Clarín/AGEA sufrió una vertiginosa depreciación. Si en junio de 2017 un trabajo se pagaba $800, con un dólar a $16,28, el equivalente de esa colaboración era de US$ 49,14. Ahora en junio de 2020 se pagan $1.500 por el mismo trabajo, pero equivalen a US$ 20,80 según la cotización oficial de $72,05.

Atraso en las fechas de pago

Las magras retribuciones se ven aún más disminuidas por el retraso para cobrar. En un contexto inflacionario, eso merma la ya debilitada capacidad de compra de los salarios. Los colaboradores y las colaboradoras denuncian que los pagos se están espaciando cada vez más, algunos llevan más de cinco meses sin cobrar tras haber entregado sus trabajos. Esto implica a su vez tener que pagar intereses en sus propias cuentas y servicios por la imposibilidad de afrontar los pagos en los tiempos previstos. Este es un inconveniente burocrático de exclusiva responsabilidad de la empresa y a la medida de sus intereses. Por eso, exigimos que los pagos se efectivicen en el término de 30 días de entregada la colaboración.

Interrupción de la continuidad laboral

El 71% afirma que su volumen de trabajo se redujo durante el último año. La caída es constante desde 2016. Pero en los últimos meses, producto de la pandemia, en muchos casos directamente dejaron de ser convocados para trabajar. Cero pedidos de colaboraciones, igual cero pesos de salario. O sea, un despido encubierto, en medio de una crisis sanitaria y económica sin precedentes. Por eso, uno de los reclamos más repetidos es por la continuidad laboral de colaboradores y freelance. Deben volver a trabajar.

Falta de efectivización de quienes pasan las 24 colaboraciones

Como venimos reclamando, la empresa debe efectivizar a quienes facturan y han alcanzado las 24 colaboraciones anuales, encuadrándolos como “Colaboradores Permanentes. Hay casos donde les trabajadores son obligados a facturar bajo la figura de “Proveedor”, lo cual los asemeja a una empresa que provee artículos de librería y, en consecuencia, los inserta en una cadena de pagos de 60, 90 días o más. Esto debe ser corregido.

Precarización laboral

Además de la depreciación de las tarifas, la falta de pago y el cese de colaboraciones, otra constante es la demanda de condiciones de trabajo dignas. Exigimos lo que la Constitución otorga como derecho a todo trabajador: vacaciones pagas, aguinaldo, cobertura de salud, ART, etcétera.

Herramientas de trabajo

Colaboradores permanentes, ocasionales y freelance incluso deben poner sus propias herramientas de trabajo. Esta precarización se trasluce en una transferencia de costos desde la empresa hacia ellos. Pagan sus viáticos, teléfono, conexión a internet, herramientas como computadoras, cámaras, impresoras y un largo etcétera que no se les reconoce en las atrasadas tarifas que cobran.

Pagar para acceder a la web del diario

Como corolario de una serie de precariedades, les colaboradores y freelance se ven obligados a pagar el Paywall (muro de pago) del propio diario para el que escriben. Como venimos reclamando, no se puede seguir pagando para trabajar. Urge la necesidad de proveer de acceso a los productos pagos de AGEA, así como los de otros medios.

Ante este diagnóstico, con el apoyo de las asamblea y el SiPreBA, reclamamos para colaboradores y todo tipo de freelance:

  • Continuidad laboral en el mismo volumen que tenían hasta marzo 2020.
  • Saldo de todas las deudas y regularización en los tiempos de pagos, con no más de 30 días plazo tras la entrega del trabajo.
  • Actualización de las tarifas en todas las contrataciones informales, con un mínimo para el pago de colaboraciones del 10% de la categoría de redactor del CCT 301/75 y el respeto del tarifario de ARGRA.
  • Regularización de quienes deban ser encuadrados como colaboradores permanentes.
  • Reconocimiento de los costos en viáticos y equipamientos.
  • Acceso gratuito a los productos y publicaciones de AGEA, incluyendo la tarjeta 365.

Extraído del sitio de la Comisión Interna Clarín/AGEA – SiPreBA

#NosotrasEnLosMedios | Reclamo de igualdad para las periodistas en El Trece y TN

En la Secretaría de Mujeres y Géneros del SiPreBA nos alarma el desplazamiento sufrido por Silvia Martínez Cassina, conductora del Noticiero Trece desde hace más de dos décadas. Durante el último año, poco a poco, a nuestra compañera le han quitado voz dentro del programa y disminuido su espacio en la pantalla. Esto quedó reflejado en el anuncio publicado en Clarín el 1/7, donde se invisibiliza tanto a Martínez Cassina como a todas las conductoras y periodistas del canal.

Estas decisiones nos alertan. Correr a las mujeres de los roles protagónicos demuestra la discriminación que aún se vive en El Trece y TN. Preocupa que en estos canales se desplace a las trabajadoras y se les nieguen sus derechos adquiridos, en tiempos donde los movimientos de mujeres y disidencias – con el apoyo de la sociedad – exigen igualdad en las condiciones laborales.

El contexto se agrava si tenemos en cuenta que el Grupo Clarín firmó en 2017 un Pacto por la Igualdad de Género en los Medios junto con la ONU. En lugar de desplazarlas, deberían sumar voces de las distintas feminidades, para cumplir ese compromiso. Sin embargo, tanto en El Trece, como en TN y en la mayoría de los medios, seguimos siendo minoría.

Además, nos preocupa que esta discriminación de género hacia Silvia Martínez Cassina se dé en conjunto con una persecución por su rol como delegada gremial – miembro de Comisión Interna del SiPreBA – y por su lucha por la equidad como integrante del Colectivo de Trabajadoras de ARTEAR.

Por todo esto, expresamos nuestro rechazo a toda discriminación y maltrato hacia las mujeres y las disidencias y a la persecución sindical en todos los medios. #NosotrasEnLosMedios debemos tener paridad. Toda decisión que silencie nuestras voces es, en definitiva, un ataque a la libertad de expresión y a nuestros derechos como trabajadoras.

Extraído del sitio del Sindicato de Prensa de Buenos Aires

Apoyo de FATPREN al plan de lucha de los trabajadores de Infoeme

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) apoya junto a la Asociación de Periodistas de Olavarría el plan de lucha que llevan adelante las y los trabajadores de prensa del diario online Infoeme.

Los compañeros y compañeras realizan una retención de tareas en reclamo del pago incrementos salariales adeudados y frente a las arbitrariedades desplegadas por la empresa en el contexto de la actual pandemia.

Compartimos un extracto del comunicado que dieron a conocer lxs periodistas y comunicadores y acompañamos las imágenes con la totalidad del texto:

Comunicadores y periodistas de Infoeme en plan de lucha

Las y los trabajadores de Infoeme llevamos adelante una medida de fuerza consistente en la retención de tareas, medida a la que nos vimos obligados a llegar por el incumplimiento de numerosas normas y la falta de diálogo con nuestros empleadores.

El reclamo principal consiste en el pago del aumento del último tramo salarial de paritarias 2019, que luego de varias charlas y promesas, aún no hemos percibido.

Además, reclamamos distintas situaciones vinculadas a los protocolos de bioseguridad para realizar nuestras tareas, el cambio intempestivo y sin consulta de nuestro cronograma de trabajo y la instalación de una cámara con el objetivo de «vigilar» nuestro desenvolvimiento.

Las y los trabajadores de Infoeme siempre estuvimos predispuestos al diálogo, intención que tratamos de llevar a cabo en más de una oportunidad, tratando de llegar a acuerdos que permitan el normal desenvolvimiento de nuestro trabajo como también evitar esta medida de fuerza. El medio respondió, en voz de una abogada, de forma textual que «en primer lugar, les informo que no se realizarán reuniones grupales por Zoom; el/los reclamos que tengan para efectuarle a la Empresa se canalizan de forma individual, como es de corresponder, y por la vía adecuada, como en todas las empresas del grupo».

Además, la misma profesional del grupo empresario indicó que «a este respecto, toman conmigo y le damos tratamiento a la/las pretensiones/reclamos, en su caso, que tengan» y «por último, a través de los medios correspondientes se les irán trasmitiendo los lineamientos de trabajo readecuados a la situación actual».

De esta manera, la interlocución entre las autoridades de la empresa y los trabajadores y trabajadoras del medio comenzó a ser a través de esta abogada. Antes no había sido así, lo cual marcó un claro distanciamiento.

Posteriormente y agotadas nuestras facilidades, recurrimos a la asesoría de la Asociación de Periodistas de Olavarría que comenzaron a mediar entre la empresa y las y los periodistas de Infoeme. Las negociaciones establecidas entre el sindicato y la empresa incluyeron una reunión en la que se definió un plazo máximo de 48 horas para obtener una contestación que nunca llegó por parte de la empresa, por lo que se decidió el inicio de una medida de fuerza.

Desde el grupo de trabajadores queremos volver a realizar nuestro trabajo con la tranquilidad de saber que contamos con el resguardo de nuestros empleadores, que cuidan nuestra salud y respetan nuestra labor.

Entendemos la importancia de nuestro labor, más en estos días, pero también entendemos que nuestra salud y nuestros derechos deben ser respetados por lo que además de exigir la pronta solución a los incumplimientos se nos respete como personas y no sólo como personal esencial. Exigimos el pago de lo adeudado, el cumplimiento de las normas de seguridad e higiene en medio de una pandemia y que se retrotraiga el arbitrario cronograma laboral para que Infoeme vuelva a su normal funcionamiento.

Extraído del sitio de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa

Diario El Litoral: Trabajadores y trabajadoras rechazan propuesta de la empresa

La asamblea de personal de diario El Litoral, C&D y Plural, convocada por la Asociación de Prensa de Santa Fe, rechazó de forma unánime la pretensión de la empresa de pagar el sueldo de junio desdoblado y el aguinaldo en cinco cuotas.

La asamblea, que se llevó a cabo el día viernes de forma presencial y conectada también vía Zoom para aquellos con factores de riesgo o teletrabajo, exigió además el pago de toda la deuda que el grupo empresario mantiene en materia salarial con todo el personal.

También resolvió para el día miércoles una nueva asamblea de personal en la que, en caso de no tener respuestas satisfactorias al justo reclamo, se llevará a cabo una retención de tareas a determinar ante los numerosos incumplimientos. Para el día martes, el Ministerio de Trabajo de la provincia citó a una nueva audiencia a ambas partes.

Cabe recordar que la Asociación de Prensa de Santa Fe declaró el estado de alerta ante la incertidumbre sobre deudas salariales, aportes patronales y otros incumplimientos por parte de la empresa. Ante la situación de incertidumbre, preocupación y carencias económicas graves que sufren los trabajadores, esta Asociación advierte que urge una solución para que no se altere la paz social.

Desde hace 3 años, la empresa El Litoral dejó de pagar el Día del Periodista a sus trabajadores de prensa, luego de no menos de medio siglo de cumplir con ese pago.

Reiteramos el estado de alerta e instamos a la empresa a cumplir con urgencia con el pago de todos los incumplimientos salariales.

Extraído del sitio de la Asociación de Prensa de Santa Fe

Encuesta sobre teletrabajo en Clarín: el colmo de pagar para poder trabajar

Ante repetidos reclamos surgidos en las asambleas de Clarín/AGEA, sobre los problemas que provocó la generalización del teletrabajo debido al aislamiento social preventivo y obligatorio, desde la Comisión Interna de AGEA realizamos una encuesta para conocer en detalle las condiciones en las que estamos realizando las tareas desde nuestras casas.

Si bien la encuesta del SiPreBA ya mostró datos generales sobre el teletrabajo en prensa, la particularidad en Clarín/AGEA (plasmada en este relevamiento interno) da cuenta de que las condiciones de implementación en la empresa tienen mucho por mejorar. Actualmente más del 90% de quienes hacemos los diarios Clarín, Olé, así como las revistas y distintos productos de AGEA, estamos trabajando en esta modalidad desde las  casa.

Datos sobre el teletrabajo en Clarín/AGEA

Uno de los puntos claves de la aplicación del teletrabajo es el de las herramientas y los servicios necesarios para su realización. Computadora, teléfono celular, silla ergonómica, escritorio, luz adecuada y servicios como internet (incluyendo lo que parece una obviedad como la electricidad, el agua y el gas), son indispensables e imprescindibles trabajar desde el domicilio particular. Sin embargo, según revela la encuesta, la gran mayoría (y en algunos casos hasta la totalidad) de estas herramientas y servicios está sienda provista y pagada por quienes trabajamos, no por la empresa.

Si antes de la pandemia era AGEA la que proporcionaba el lugar de trabajo, la computadora, la energía eléctrica, el agua, la iluminación, las sillas y los escritorios, las impresoras, la conectividad y los televisores para las tareas periodísticas, ahora muchos de esos costos se han transferido a les trabajadores Clarín. De hecho, al 70% de quienes hacen teletrabajo la empresa no le paga ningún servicio. Por ende, en la práctica, deben pagar para poder trabajar.

El 53,7% tuvo que hacer una inversión extra para poder trabajar desde su casa. Otra parte no la hizo por no contar con los recursos suficientes ya que #ElSueldoNoAlcanza.

Asimismo, entre quienes respondieron la encuesta, cuatro de cada diez (43%) afirman que sus gastos subieron desde que hacen teletrabajo.

A más de la mitad (55%) de les trabajadores de AGEA que están haciendo teletrabajo la empresa no les provee ninguna herramienta para trabajar.

Casi seis de cada diez trabajadores (58%) no cuentan con computadora de AGEA y deben usar la propia para hacer tareas de modo remoto. La empresa tampoco se hace cargo del desgaste ni de los costos de reparación.

Sólo el 27% de quienes hacen teletrabajo cuentan con un teléfono provisto por la empresa, debiendo usar el propio para trabajar en el resto de los casos.

Por otro lado, las dolencias se multiplican entre quienes practican esta modalidad de trabajo. En gran parte esto se debe a la falta de infraestructura adecuada. Sólo el 12% de quienes hacen teletrabajo en AGEA tienen una silla ergonómica, mientras en el edificio de Tacuarí hay centenares de sillas sin uso.

Ocho de cada diez trabajadores de AGEA tampoco cuenta con un escritorio adecuado en su casa para realizar teletrabajo.

El 63,2% no cuenta con la iluminación recomendada, sufriendo cansancio en la vista y ardor en los ojos. Mientras que sólo el 14,7% de les trabajadores cuentan con una habitación exclusiva para realizar teletrabajo.

Patologías vinculadas al teletrabajo

La gran mayoría de los hogares no cuenta con las condiciones aptas y esta falta de infraestructura se ve reflejada en las patologías profesionales producto del teletrabajo. Ocho de cada diez personas que hacen teletrabajo en Clarín afirma sufrir alguna dolencia desde que hace teletrabajo. Entre las más mencionadas, se encuentra el dolor de espalda, cuello, vista, dolor de cabeza, dolor muscular y de articulaciones.

Derecho a la desconexión

Con la implementación masiva del teletrabajo en la empresa surgió un problema inherente a esa modalidad: la extensión de la jornada laboral. Sin restricciones a los llamados, mails y mensajes de las jefaturas fuera del horario laboral, sumado a objetivos inalcanzables promovidos por la incomprobable creencia de que sin supervisión estricta no se trabaja (los hechos demuestran lo contrario), los testimonios de la encuesta dan cuenta que de esta forma se trabaja más intensamente y, en especial, más horas.

Al respecto, más de la mitad (56%) afirma que sus jefes/as se contactan fuera del horario laboral.

Esta dinámica de hiperproductividad afecta la salud mental de quienes hacen teletrabajo. Los resultados afirman que el 76,2% percibe que cumplir con las tareas desde la casa pudo haberle afectado psicológicamente.

Esta situación evidencia la urgencia del derecho a la desconexión, el cual no solo debe cristalizarse en la posibilidad de no responder mensajes fuera de horario. Sino que especialmente debe centrarse en la obligación de la empresa de no interrumpir el ocio y la vida íntima de les trabajadores una vez que haya terminado la jornada laboral.

Mientras que otro problema recurrente en lo comentado en la encuesta es que con el teletrabajo se agudiza la situación de desigualdad en las tareas de cuidado, que recaen principalmente en las mujeres. La mayoría de ellas, al mismo tiempo que trabajan cuidan a niñes y personas adultas mayores o enfermas en el hogar.

Reclamos

Desde la Comisión Interna de Clarín/AGEA creemos que este excepcional contexto de pandemia no quita que el teletrabajo deba realizarse en condiciones justas y dignas, con las herramientas y los servicios entregados por la empresa. Esta coyuntura no debe usarse como excusa para transferir costos a les trabajadores ni profundizar la precarización laboral, la cual ya existe y la rechazamos en todos los casos, puntualmente en los de colaboradores, freelance y tercerizados.

Por eso, entre nuestros reclamos, pedimos el envío a nuestros domicilios de las sillas que hoy reposan en el edificio de Tacuarí, así como la provisión de computadoras, celulares y todo equipamiento necesario para realizar nuestra labor a la distancia. Asimismo exigimos el pago de los servicios de telecomunicaciones y la compensación por el uso de otros servicios imprescindibles para sostener el teletrabajo. De igual manera, solicitamos que se respete el horario laboral, permitiendo el derecho a la desconexión.

Comisión Interna Clarín/AGEA – SiPreBA

Fuente: Esta encuesta fue realizada íntegramente por la Comisión Interna del SIPREBA en Clarín/AGEA, durante los meses de mayo y junio de 2020. El relevamiento contó con una muestra de 95 respuestas.

Extraído del sitio de los trabajadores de Clarín/Agea

FATPREN repudió la violencia laboral y de género en Radio FM Cool

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) repudia la violencia laboral y de género sufrida por la trabajadora de Radio FM Cool por parte de su director, Agustín Raimondo.

Asimismo, FATPREN envía toda la solidaridad a la compañera agredida y seguirá peleando por erradicar las violencias hacia las mujeres, lesbianas, trans y travestis en todos los medios de comunicación (radio, prensa escrita y televisión).

Difundimos el comunicado del Sindicato de Prensa Bonaerense y el Sindicato de Locutores Argentinos seccional La Plata:

Violencia laboral y de género contra trabajadora de Radio Cool

La seccional La Plata del Sindicato Argentino de Locutores y Comunicadores (SALCo) y el Sindicato de Prensa Bonaerense manifiestan su apoyo y solidaridad a la compañera trabajadora de FM Cool que denunció haber sido víctima de violencia laboral y de género por parte del director de la emisora, Agustín Raimondo, un autoproclamado “empresario de medios” que acumula antecedentes de maltrato a los trabajadores e incumplimientos reiterados en materia salarial y de derechos laborales.

Además del reclamo de haberes adeudados, la compañera (cuya identidad se reserva en esta instancia hasta la presentación de la denuncia penal) documentó con audios y capturas de pantalla de mensajes de texto los atropellos patronales, que llegan a la violencia verbal y la intimidación.

Debe además consignarse que con patrocinio legal la compañera precisó que debía no solo locutar, sino hacerse cargo de la operación técnica y confeccionar algunos boletines informativos, en una modalidad multitarea impuesta de manera arbitraria y contraria a la legislación laboral.

Pero por sobre las cuestiones salariales y de servicios resulta realmente grave que bajo el falaz argumento de “yo pongo la plata” (sic) se someta a compañeros y compañeras a maltrato, menosprecio y a la furia y el descontrol verbal por parte de Raimondo.

Ante este cuadro, tanto el Sindicato de Prensa Bonaerense como SALCo presentarán en forma conjunta el reclamo a las autoridades laborales para que se inspeccione esta emisora de modo de constatar la situación de revista de los periodistas, conductores y locutores, sus horarios de trabajo y salarios.

Y en forma simultánea se requerirá la información sobre la Pauta Oficial recibida por Raimondo en violación al artículo 64 de la ley 12.908, que dispone que los organismos públicos de todo nivel no pueden otorgar publicidad oficial pagada a los medios de comunicación que no cumplan con sus obligaciones previsionales, de obra social y registración de sus empleados.

Extraído del sitio de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa

Editorial Perfil pretende pagar aguinaldos en cuotas y en enero

Excusándose en “la parálisis general de la economía”, la Editorial Perfil -ahora devenida en “Grupo Perfil”- acaba de anunciar algo insólito: que va a pagar el medio aguinaldo de junio en cuotas y recién a partir de enero. Sí, a partir de enero.

Nadie quiere negar la crisis. Pero lo que no dice la empresa es que cuando no había cuarentena ni coronavirus, aplicaba esta misma metodología de incumplimiento: Perfil no pagó en tiempo y forma los aguinaldos en 2016, 2017 y 2019 ni las paritarias de 2016 y 2019. Ahora, en 2020, llega hasta el paroxismo de anunciar, con vaguedades, que abonará en enero lo que corresponde a junio.

El aguinaldo no es opcional. Es un derecho de los trabajadores y trabajadoras que Perfil se niega a cumplir.
Por eso decimos: ¡NO ES LA PANDEMIA, ES PERFIL!

Extraído del sitio del Sindicato de Prensa de Buenos Aires

Otra vez Marcelo Fígoli despide trabajadores en Radio Splendid y Rock&Pop

Nuevamente los trabajadores de las emisoras, Splendid y Rock&Pop, que están bajo la responsabilidad de Marcelo Fígoli sufren otro ataque frente a los justos reclamos que están llevando adelante. Recordemos que este sombrío propietario de medios, vinculado a Daniel Hadad, Daniel Vila, José Luis Manzano y al ex vocero presidencial de CFK, Alfredo Scoccimarro, ya realizó despidos cuando se hizo cargo de la señales en agosto de 2017 (VER).

Bajo la cobertura del grupo Fenix y Alpha Media, Fígoli comenzó a adquirir medios en tiempo récord, por lo cual se lo catalogó como la cara visible y testaferro de varios de los apellidos que lo rodean. El año pasado realizamos un informe sobre lo que ocurre con las empresas de comunicación donde desembarca él y sus “socios”, entre ellos quien fue partícipes necesarios del vaciamiento de Radio El Mundo, nos referimos a Jorge “Copito” García, hoy con la vuelta del kirchnerismo retornado al protagonismo en medios oficialistas como C5N y Ambito Financiero, el cual insólitamente se encuentra dirigiendo con una impunidad que también tiene fecha de vencimiento (VER).

En este otro material que no pueden dejar de LEER, les contamos como Fígoli fue adquiriendo y destruyendo, además de la AM 990 y la FM 95.1, radios como Blue, Colonia, y la histórica agencia de Noticias Argentina, en donde tiene a sus empleados cobrando salarios en cuotas, sin aportes y bajo un nivel de precarización que habla de los tiempos en que otra vez los periodistas vuelven a ser rehenes del poder de turno, en este caso dependiendo del pago de la mitad de sus salarios por parte del Estado a través de los ATP (Asistencia al Trabajo y la Producción). Algo que están recibiendo todas las empresas de comunicación de envergadura, las que sin embargo siguen incumpliendo con sus responsabilidades salariales, tal es el caso del Grupo Clarín (VER)

En las últimas horas Fígoli volvió a las andadas y ante un cese de actividades rotativas en Rock&Pop y Splendid reiteró su lógica de meter miedo a los trabajadores ejecutando cesantías de operadores. Frente al silencio del Ministerio de Trabajo, el Enten Nacional de Comunicaciones, y el miedo que tienen muchos colegas la denuncia circuló por las redes de esta manera:

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires rechaza el pago del aguinaldo en cuotas

Desde el Sindicato de Prensa de Buenos Aires rechazamos las versiones que indican una posible decisión del Estado nacional, en línea con distintos gobiernos locales, de abonar en cuotas el pago del medio aguinaldo (Sueldo Anual Complementario) correspondiente al primer semestre del año.

Admitimos el esfuerzo del aislamiento social obligatorio para preservar la salud de la población en medio de una pandemia, al igual que el programa ATP que lleva adelante el Estado para garantizar el salario de les compañeres en el sector privado, aún cuando muchos de esos empresarios utilizan la crisis como un pretexto para seguir especulando, bajar costos y maximizar ganancias. También que en los últimos días se haya ampliado la asistencia para trabajadores de unidades productivas autogestionadas, lo que incluye a los medios de comunicación cooperativos de nuestro sector.

Sin embargo, la decisión de abonar en cuotas el aguinaldo, que en nuestro caso abarcará a un sector de compañeres en los medios públicos, contradice esas políticas y hace recaer los costos de la crisis sobre trabajadores y trabajadoras que nos exponemos a diario para garantizar nuestras tareas esenciales. A su vez, pensamos que es una señal negativa que puede ser aprovechada a su favor por los empresarios especuladores.

La crítica situación actual no es sólo producto de la pandemia. También es responsabilidad de políticas que durante años atacaron los intereses de les trabajadores y de empresarios que aprovecharon el contexto político de la gestión anterior para enriquecerse a costa del ajuste y el endeudamiento del país. Sobre esos sectores enriquecidos debería recaer el peso de esta crisis, a través de un impuesto a las grandes fortunas. En nuestro sector, desde la Federación nacional junto a otras organizaciones de la comunicación, promovemos gravar a las grandes plataformas digitales por el uso de contenidos periodísticos.

Rechazamos el pago del aguinaldo en cuotas y cualquier decisión que vulnere los derechos de les trabajadores. Por el contrario, pensamos que es momento para proponernos una agenda de recomposición de derechos y conquistas en pos de poner en pie nuestro país.

Extraído del Sindicato de Prensa de Buenos Aires

Exigen al gobernador Gerardo Morales que habilite conferencias de prensa sin restricciones

Desde Periodistas Unidxs Autoconvocadxs de Jujuy exigimos al gobernador que se habilite la presencia de la prensa en los informes del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), sin limitaciones.

Consideramos insostenibles las restricciones impuestas a los y las periodistas para plantear preguntas, ya que la nuestra es una actividad considerada esencial según el decreto presidencial 297/20.

En medio de una emergencia sanitaria, con un ostensible crecimiento en el número de personas infectadas en Jujuy, resulta imprescindible que se garantice el derecho de la ciudadanía a estar informada y nuestro derecho a trabajar como vehiculizadores de la información, lo que además constituye nuestra obligación.

San Salvador de Jujuy, 21 de junio de 2020

Extraído de Señales