Archive | abril 2017

La política para los medios adictos es permitirles despidos y precarización, a los alternativos ni justicia

Ayer publicamos sobre la avanzada general contra los trabajadores de prensa en medios del sector privado y estatal. Fueron 60 en tres días sobre un total a estas alturas, muy difícil de calcular. Decimos esto porque para contabilizarlos hay que tener en cuenta no sólo a los más de 4 mil que se tenía sumados a fin del año pasado y estaban en blanco, sino a todos los de los medios tradicionales que estaban en negro, al igual que los de los alternativos que se fueron cerrando en una política incansable desde el poder para acallar la pluralidad de voces.

Tampoco se puede dejar afuera de las cifras a quienes no tuvieron otra opción que aceptar las cesantías impuestas bajo el eufemismo de los retiros voluntarios. Algo que fue, y es, ejecutado por los grandes holding comunicacionales aliados a la administración central y que bajan el discurso único de que todo esto es necesario para salvar al país del caos. Una argucia que se legitima desde la manipulación de esas empresas mediáticas llevan adelante con sus audiencias como en distintos períodos de la política nacional.

Estación Sur, la FM catamarqueña que forma parte de la Red Nacional de Medios Alternativos realizó la semana pasada una radio abierta contra la decisión castrense del ENACOM de dejarlos fuera del aire. Además no tuvieron otra posibilidad que venir a Buenos Aires, pese a que el organismo que conduce con mano de hierro, Miguel de Godoy, el Avelluto de las comunicaciones, es teoría Federal.

Les dejamos la crónica de los colegas que siguen en la lucha para que se les respete todo el trabajo que hicieron para que la señal tenga todos los papeles en orden, y que sin embargo el Ente Nacional de Comunicación trata de una manera muy diferente a los requerimientos de los grandes grupos, a quienes se les facilita en cuestión de horas cualquier tipo de negociado que acreciente sus emporios y ganancias:

ENACOM atiende en Buenos Aires: “te persiguen por ilegal y no te dejan ser legal”

El jueves el Enredando Las Mañanas recibió la visita de Marcos Peretti de Radio Estación Sur de Catamarca, quien andaba de paso por Buenos Aires para ver por qué el ENACOM les rechazó la presentación al concurso para obtener la licencia en el sector sin fines de lucro, aun cuando fueron los únicos oferentes.

AUDIO descargar

Radio Estación Sur es una de las radios que integran la RNMA y queda en Catamarca. A pesar de que el ENACOM pretende ser un organismo federal, sus integrantes tuvieron que trasladarse a la ciudad de Buenos Aires para que obtener respuestas.  En su provincia “ni siquiera se habían enterado de la resolución que rechazaba el pliego que nosotros habíamos presentado en el concurso hace dos años”, explicó Marcos Peretti, quien cada quince días conduce el Enredando las Mañanas, los días miércoles: “hasta reconocieron que fueron pasos que no corresponden con el protocolo, que primero les tendrían que haber notificado a ellos y después a nosotros”.

En Capital Federal, quienes integran Estación Sur “pudimos ver y conocer los motivos por los que se rechazó nuestra propuesta, para a partir de ahí hacer las presentaciones que correspondan”.  Peretti contó que “estuvimos un año y medio para conseguir el número de expediente” y amplió: “lo que no deja de ser llamativo, aunque no nos sorprende del todo, son los motivos por los cuales el ENACOM nos rechaza y deja desierto uno de los pocos concursos que se abrieron a nivel nacional que permitían que el sector sin fines de lucro, es decir los medios comunitarios, alternativos y populares, tengamos la posibilidad de acceder a una frecuencia modulada legal”.

“En relación al proyecto, tenemos 73 puntos sobre 100 posibles, 50 es el mínimo necesario para poder acceder a una frecuencia; nos dijeron que nuestra evaluación del proyecto es muy alta, que es realmente positiva, la parte técnica está toda aprobada, están todas las certificaciones pedidas y todo aprobado”, remarcó nuestro compañero catamarqueño. La gran “falla” por la que quedaron afuera fue: “que la fotocopia del documento de uno de los miembros del consejo directivo de la cooperativa no tenía la firma de legalización del delegado de AFSCA, que sí la tenían las otras 300 hojas así que posiblemente pasó pegada; nos falta una fotocopia de documento de otra de las compañeras; y dos de los compañeros de la cooperativa al momento de llenar la declaración jurada eran coordinadores de los Centros de Actividades Juveniles los fines de semana, que es un trabajo en negro de parte del Estado y para ENACOM ese trabajo, que ya no existe porque han cerrado casi todos los CAJ, es equivalente a un cargo de Secretario de la Nación”, y por lo tanto incompatible.

Marcos Peretti señaló que “la gente del ENACOM nos dijo que como nuestro proyecto es bueno tenemos que pedir que se abra otra vez un concurso y que nos presentemos con las correcciones”, que “no hay vuelta atrás con el rechazo” y recordó que “poder participar de un concurso implica un montón de plata para nuestros medios”, por lo que rechazó esa posibilidad.

“Desde el 2009 cuando se sancionó la ley que estamos pidiendo apertura de concurso y salió recién en el 2015”, remarcó el comunicador popular y expresó que “la idea sería agotar los pasos administrativos, pero el Estado muy difícilmente se retracte de una medida que tomó; y si no nos quedará ir por lo jurídico porque hay un derecho adquirido, nosotros venimos haciendo comunicación, y hay un proyecto aprobado que certifica que lo que nosotros venimos haciendo está bien”.

“Para tener un servicio de comunicación de manera legal, y más en esta coyuntura en la que hay una clara persecución a los medios de nuestro sector, tenemos que volver a empezar de cero, rogar que sea para el sector sin fines de lucro. Nos la están poniendo complicada cuando lo podrían haber solucionado con un llamado por teléfono”.

Desde que asumió Aguad como ministro en el área “lo primero que marcó es la diferencia entre medios grandes y chicos, dejando fuera a otro tipo de medios, y para el Estado hoy por hoy entregar una licencia de Frecuencia Modulada para el sector sin fines de lucro, y más aún a nuestro sector comunitario, alternativo y popular, implicaría reconocer legalmente nuestra existencia” y concluyó: “te persiguen por ilegal y no te dejan ser legal”.

Semana Trágica en materia de despidos en los medios, 60 en tres días!

En los últimos días venimos dando cuenta de que, al contrario de lo que se asegura desde el riñón de la administración de Cambiemos (PRO-UCR-CC/ARI) y sus holding mediáticos aliados, la perdida de puestos de trabajo no sólo no baja, sino que se está incrementando.

Desde este portal les contamos, entre otros casos, los de FM Sur, una radio que el ENACOM está poniendo entre las cuerdas para continuar su avanzada contra los medios alternativos, que obviamente son los únicos que garantizan una pluralidad de voces que permita salir del discurso único de la hegemonía comunicacional, que a estas alturas parece una vocería apologética del plan de ajuste sistemático que se potencia día a día.

Otra situación emblemática que desenmascara el engaño de la grieta, algo funcional a seudoempresarios convertidos en magnates que hacen multimillonarios negociados con el poder de turno que sea es la de el diario El Patagónico. Una muestra más es la ficticia batalla, retórica a lo Boca-River entre por ejemplo, TN del Grupo Clarín y C5N del Grupo Indalo. Una estrategia de divisionismos, cismas y polarizaciones que produce excelentes ganancias a ambas compañías, que aunque parezca mentira, hasta tienen negocios cruzados, mientras hacen creer a la población que el problema es ser K o M sin ir jamás a las causas originales de la pobreza estructural que nos convierte en un país cada vez más desigual, con brechas entre ricos y pobres que no paran de ampliarse.

Este modelo de antagonismo permanente produce beneficios, no sólo a las firmas de comunicación, sino a quienes las sostienen con suculentas pautas oficiales o del sector privado que las torna adictas. Nos referimos a los inquilinos de turno de Balcarce 50 y que, a buen entendedor pocas palabras, representas intereses financieros internos y externos.

El periódico Tiempo Argentino, convertido en una cooperativa como resultado de estas sucias prácticas que entrelazan a falsos empresarios de medios con poderes gubernamentales, hizo un resumen de todo lo ocurrido en la últimas horas, donde la zona liberada que asegura el gobierno, da libertad de acción para que sectores privados y estatales dejen gente en la calle a mansalva. Reproducimos el texto:

Una docena de trabajadores se quedó en la calle por el cierre de El Argentino, de Indalo; seis despidos sufrieron en Encuentro y Paka-Paka, a cargo del Estado; cuatro en Canal 9 de Paraná, siete en el diario Uno, de la misma Ciudad; 25 más en Atlántida-Televisa; 7 en Big Bang News. En resumen, más de 60 periodistas sin trabajo en una semana.

El gigante grupo mexicano Televisa tiene la costumbre de despedir en abril al 15% del total del personal. El año pasado, echó a 28 trabajadores de Atlántida-Televisa. Ahora, despidió a 25. “Nos confesaron que esperaban echar a 35 personas más”, dijeron desde la Comisión Interna (CI).

Cuando empezó abril a la planta de Atléntida-Televisa, los rumores de despidos recorrían todos los pasillos. La CI se reunió con la gerencia y la desmentida fue rotunda. Sin embargo, el jueves llegaron dos telegramas de despido. A partir de esto, surgió una nueva reunión. “Nos anunciaron extraoficialmente que iban a despedir a 25 personas. Pero no quisieron entregarnos el listado porque dicen que no se lo permiten desde México”, contó a Tiempo Félix Vallejos, delegado de Atlántida-Televisa, del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA).

Luis Castro se llama el gerente general de Atlántida-Televisa. Cual Ponzio Pilato, no asume responsabilidades y alega que ‘son órdenes de arriba’. Con México, directamente no hay diálogo. “Nos dijo que iban a despedir de las revistas licenciatarias de Televisa, que son Cosmopolitan, Harper’s Bazaar, Ser padres, Muy interesante, Vanidades y Runners. Despidieron a la mayoría de la redacción de cada una, pero no cierran. La idea que tienen es traer el contenido desde México, en castellano neutro y acá se les agregará publicidad y se las acomodará un poco. De esas redacciones, van a quedar 4 o 5 personas haciendo ese trabajo”, contó Félix.

Los trabajadores de Atlántida-Televisa decidieron en asamblea un paro para el propio jueves y para el viernes, para luego volver a reunirse en asamblea. “Nos dijeron que se van a pagar las indemnizaciones. Pero exigimos el listado de los despedidos y que se abra una instancia de diálogo para revertir el caso de aquellos que no quieran ser despedidos y que se puedan reincorporar”, explicó y agregó: “Ellos tenían un listado de 35 trabajadores que habían pedido ser tenidos en cuenta para tomar retiros voluntarios y decidieron no tomarlo en cuenta. Eso da bronca”.

En abril, se va el 15 por ciento

Es curioso que en exactamente la misma fecha del año pasado hubo 28 despidos, de los cuales muchos aceptaron la indemnización y se logró la reincorporación de un compañero. “La diferencia es que en ese caso, la mayoría era personal jerárquico”, aclaró Félix.

En esa ocasión, se despidió también al 15% del total de la planta. “Nunca superan ese número. Creemos que si lo superan deben anunciar una situación de crisis”, apuntó.

Semana de despidos masivos en el periodismo

Seis despidos fueron denunciados en la tarde del martes, en los canales Encuentro y Paka-Paka, ahora bajo la órbita del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, que conduce Hernán Lombardi. El miércoles a la noche, en una polémica situación, el ministerio de Trabajo negó la conciliación obligatoria. “Venía todo bien, pero de repente cayó una orden, que nosotros entendemos vino desde arriba, desde el propio Jorge Triaca, de voltear la conciliación”, dijo uno de los delegados a El Destape. Los trabajadores de Educ.ar (los mencionados canales, más DeporTV) están de paro hasta el viernes, día en el cual tendrán otra reunión en el edificio de la cartera que conduce Triaca.

El mismo jueves de los despidos en Atlántida-Televisa, se produjeron también 7 cesantías en Big Bang News, sobre un total de 25 trabajadores, del portal perteneciente a Jorge Rial. Desde la empresa, acusaron que el medio da pérdidas.

Además. en El Diario, de Paraná, Entre Ríos, los trabajadores hicieron el miércoles un paro por sueldos atrasados. Pero la mayor noticia se dio el jueves, cuando se efectivizaron 4 despidos en Canal 9 Y otros 7 en el diario Uno. En la edición de Santa Fe, ocurrió una situación similar hace un tiempo.

Finalmente, el martes fue la última vez que El Argentino salió a la calle. Una docena de trabajadores se quedaron en la calle, a partir de la decisión de Grupo Indalo Media de cerrar el diario. Cabe recordar que El Argentino fue otra de las víctimas del vaciamiento de la sociedad Szpolski-Garfunkel, al igual que Radio América, Splendid, Tiempo Argentino, Siete Días, Cielos Argentinos, los zonales de El Argentino (Zona Norte, Zona Sur, Rosario y Córdoba) y las revistas premium.

Estos son sólo algunos de los tuits o notas en Facebook que dieron cuenta de esta tragedia que parece no tener fin:

Trabajadores de AGR despedidos por Clarín en la Feria del Libro donde Avelluto fue criticado por editores

Los trabajadores de la gráfica AGR-Clarín realizaron ayer una actividad en la puerta de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, en su día de inauguración, “para informarle a todos los visitantes de este evento financiado por el grupo Clarín, que la empresa está dejando 380 trabajadores en la calle, cerrando una planta llena de trabajo y tercerizando las impresiones hasta en Chile” –según hicieron constar en un comunicado.
Los gráficos, que repetirán la acción el día de hoy a partir de las 14 horas, llevan un centenar de días en lucha contra los despidos y contra el vaciamiento fraudulento de la planta por parte de la patronal de Magnetto, que persigue el objetivo de desmantelar la organización gremial de la fábrica y reemplazar a los operarios por mano de obra precarizada. En la actualidad mantienen un acampe en las puertas de la planta.
En la actividad, los obreros de AGR llaman “a todos los visitantes de la Feria del Libro a comprar la revista Viva las luchas obreras” –una revista editada por ellos, que ha servido para difundir el conflicto y recaudar fondos para el fondo de lucha– y a “dar la espalda al stand del Espacio Clarín y Editorial Cúspide, propiedad del Grupo”.
La jornada de difusión del viernes concluirá con un acto y una concentración frente a la Feria, a las 17 hs.
En el interior del predio donde se desarrollaba la inauguración Pablo Avelluto pasó un mal momento:
El propio diario Clarín, principal promotor de la actividad no pudo soslayar, aunque disfrazado con un título edulcorado y obviamente desinformativo: “Cruce de palabras fuertes en la apertura de la Feria”, los duros reclamos del sector editorial. “La situación de la industria editorial, después de un 2016 en que las ventas de libros cayeron “entre un 15 y un 20 por ciento”, según dijo en su discurso el presidente de la Fundación El Libro, Martín Gremmelspacher”.
Con su locuacidad de injustificaciones, Avelluto acudió como hizo y hace con su intervención encubierta en el INCAA, a viejas citas arguyendo: “Conmigo no, Martín”. La ironía no pudo contener el bagaje de críticas a la administración de Cambiemos (PRO-UCR-CC/ARI), a la que se le transmitió que los problemas que ya tenían ahora se agravaron.
La escritora Luis Valenzuela fue lapidaria con estas palabras:“Impera la posverdad, esa ‘mentira emotiva’ nacida para modelar la opinión pública desdeñando los hechos fehacientes y los datos verificables, esa lengua de madera (a decir de los franceses) especial para construir discursos engañosos, que llegan a convencer porque resultan atractivos, tranquilizadores, o quizá ¿convenientes? La era de la posverdad. Qué tremenda definición para los tiempos actuales. Tiempos de un ubicuo Moloch, ese monstruo bíblico con panza de fuego que traga a los nuevos desamparados y los multiplica: trabajadores desplazados, estudiantes, docentes, investigadores, inmigrantes, hasta mujeres, porque nos están convirtiendo en una población de riesgo”, interpeló.

En ese contexto, destacó a la Feria como una oportunidad para el debate y el pensamiento. Y, actualizando a Chéjov, propuso al intelectual no como alguien que resuelva los problemas sino que ayude a plantearlos correctamente. Los intelectuales “son quienes ponen un signo de pregunta ante las certidumbres de los poderosos”, resaltó. Evocando palabras de Carlos Fuentes en cuanto a todos los significados del libro, también pidió por una educación “pública, laica, en paz y sin discriminaciones”. Pareció aludir a una polémica de los últimos días.

Habló de “discursos sin filtro que avalan femicidios” y remató: “La lucha por la defensa de nuestros legítimos derechos se entabla desde todos los frentes, y la fuerza de la palabra es un elemento crucial que atraviesa cada uno de ellos”.

Extraído de Prensa Obrera y Clarín (Nota completa del matutino: Editores vs Avelluto)

El Grupo Indalo de Cristóbal López sigue yendo contra los trabajadores de los medios que controla

El primero de la foto, Fabián de Sousa, juega el papel de socio minoritario de Cristóbal López en el Grupo Indalo. Cada tanto hacen las veces que se pelean y que van a dividir el holding entre las empresas mediáticas y las de otros rubros como los hidrocarburos, la producción de aceite de oliva, el juego, etc. Eso ocurre casualmente cada vez que hay una alguna avanzada de tipo judicial que concluye inexorablemente siempre en la nada, incluyendo la famosa deuda fiscal con el Estado por 8.000 millones de pesos.

Esos fondos, según la teoría de quienes supuestamente serían sus enemigos políticos dentro del actual gobierno, fueron dedicados exclusivamente a la compra de medios que siguen la línea kirchnerista. Lo cierto es que los embargos a cuentas de la compañía no hicieron más que colaborar con López y De Sousa para que pudieran seguir adquiriendo firmas de comunicación para vaciarlas y mantenerlas operativas con las menores plantillas laborales posibles, y por supuesto, los menores costos a la hora de pagar indemnizaciones y juicios laborales.

Un claro ejemplo, entre tantos otros, es CN23, canal que regenteaba el alquila apellido, Sergio Szpolski, junto a Matías Garfunkel, junto a un grupo de ex SIDE, que siguen trabajando para la AFI mientras comparten todos la más absoluta impunidad. No hace falta ser muy sagaz para entender que si Indalo fuera el verdadero enemigo de la administración Cambiemos y su aliado Clarín, las cosas no continuarían de esta manera.

Todos saben que el emporio que conduce con mano de hierro Héctor Magnetto y el del sureño de Comodoro Rivadavia tienen varios negocios cruzados, y que van, más allá de pequeñas diferencias pecuniarias, desde Ideas del Sur junto a Marcelo Tinelli, hasta a intereses vinculados al otra vez, fútbol pago, que venderá desde el 6 de agosto la triada Turner, Fox y Clarín que se beneficiará con las transmisiones que hará a través de Cablevisión. 

Lo cierto es que Indalo Media continúa enviando emisarios para cooptar más radios y canales, directa o indirectamente, es decir, bajo su tutela o mediante testaferros. Uno de los casos es el de Radio El Mundo, donde podría explotar un escándalo de importantes características, ya que tendría todos los ingredientes de una serie de Netflix: varios prestanombres, entre ellos un holding familiar relacionado a la producción agrícola, laboratorios, hoteles, casinos, medios y casas de deportes muy extravagantes, y que comparte el blanqueo de activos en Gorriti y Arévalo con comisarios políticos del riñón de quien realmente está detrás de la señal, el ex ministro de planificación federal Julio De Vido. Se suman a la trama un apoderado vinculado a Artear del Grupo Clarín y al nuevo Fútbol con abono, gentiles “ex” colaboradores del vaciador serial Sergio Szpolski, y pasamanos muy flojos de papeles con hijos del vientre directivo que pertenecen al núcleo duro del cristobalismo.

Como notarán, hay mucha tela para cortar sobre las maniobras de esta inquieta compañia que hoy volvió a dar la nota con persecuciones y sanciones en el diario El Patagónico. Publicación que adquirió López en el 2011 y tiene a mal traer desde entonces. La mecánica es siempre la misma, más allá de quien esté en Balcarce 50: tomar el control de las empresas comunicacionales, ahogar a sus empleados con pagos retrasados, dejar de hacerles aportes de salud y previsionales, ofrecer retiros voluntarios de dudosa paga y llevar adelante despidos directos luego de poner sanciones y buscar excusas para ajustar, mientras paradójicamente los flujos de multimillonario capital circula sin problemas por las venas del monstruo Indalo.

Vamos a compartir con ustedes  el comunicado de los compañeros del matutino, donde justamente apuntan el proceder de esta patronal que obviamente sigue contando con respaldo de los tres poderes del Estado:

Persecusiones y sanciones a trabajadores de diario El Patagónico
 
La Comisión Directiva del Sindicato de Prensa de Comodoro Rivadavia, filial FATPREN, denuncia públicamente las sanciones aplicadas por el Grupo Indalo, a por lo menos tres trabajadores de diario El Patagónico.
La medida injustificada y antidemocrática se aplicó en uno de los casos afectando el salario de cinco días de un redactor, con todo lo que eso significa. Además se aplicó apenas unos días después del reclamo por el pago de sueldo en término.
La situación fue expuesta ante las autoridades laborales en el ámbito de la Delegación de la Secretaría de Trabajo de la provincia, en una audiencia realizada el pasado viernes. Allí alertamos sobre las prácticas desleales de esta empresa. Además Saúl Gherscovici, uno de los trabajadores sancionados avanzó en las respuestas de tipo legal correspondientes. En este marco el SIPRENCR hace manifiesto públicamente su respaldo absoluto a todas las acciones que emprendan los trabajadores sancionados.
Hay que decir que por estos días los trabajadores de diario El Patagónico, Radio Patagonia Pop, y la web se ven aun más exigidos que de costumbre. Es que la empresa aplicó un brutal achique en la planta de personal: retiros voluntarios y despidos fueron la metodología aplicada. Así no sólo se afecta la calidad y cantidad de fuentes de empleo en nuestro sector, también lesionan el Derecho a la Información de la comunidad.
Esperamos que la empresa reflexione sobre los términos de la sanción, infundada, construida sobre aseveraciones que nada tienen que ver con el desempeño laboral. De la misma manera reclamamos, una vez más, que se respete la tarea de los trabajadores y que se cumplan con las obligaciones como patronal. Y en este caso particular que se retire del legajo de los trabajadores apercibimientos y suspensiones vinculadas supuestamente a la publicación de una nota.

Hernán Lombardi avanza con despidos y vaciamiento de contenidos, ahora fue por Canal Encuentro

Aunque el periodismo tradicional intente manipular la noticia interpretando de manera muy subjetiva y en base a sus intereses particulares, que los últimos despidos en el Sistema Nacional de Medios y Contenidos Públicos están disociados de las políticas de ajuste laboral y vaciamiento de contenidos de la administración de la Alianza Cambiemos (PRO-UCR-CC/ARI), está claro que pertenecen al mismo esquema de achicamiento, destrucción de puestos de trabajo y proyecto anticultural.

Más allá de todas la críticas que se le puedan hacer al gobierno anterior, el Canal Encuentro, dependiente del Ministerio de Educación, fue un faro indiscutible de material documental de impecable calidad que tenía como protagonistas a personajes de la talla de Osvaldo Bayer y diversos contenidos que abarcaron desde la diversidad de género, la temática de los pueblos originarios, enseñanzas y costumbres de las diferentes regiones del país, y especialmente una permanente divulgación de lo mejor de la literatura, las matemáticas, la economía, la ciencia, la filosofía, y especialmente la historia de nuestro país, latinoamerica y el mundo. En definitiva, una inversión desde todo punto de vista que hoy nos cuenta sólo sobre la germinación de los porotos.

Indudablemente la tarea encomendada a Hernán Lombardi, al igual que a Avelluto en el INCAA, es desactivar cualquier proyecto educativo que resulte peligroso al avance de este modelo excluyente para transformarlo, con la ayuda de un impuesto “sentido común”, mediante el cual en base a la repetición sistemática la sociedad entienda como en épocas castrenses o noventista, que absolutamente todo lo vinculado al Estado “es un aguantadero” (no así el sector privado, al que deberíamos entender como democrático, justo, igualitarios, es decir, un esquema prolífico por antonomasia y que tiene como única traba, el fisco). Llamativo y muy lineal el falaz razonamiento no?

Este plan supone que Encuentro es un costo que debe ser reducido, y convertido en un cuerpo inerte y vacío, que como suele predicar el mismo Lombardi, no debe tener ideologías o “capas geológicas”. Reiterando la misma consigna del Ministro de Bienestar Social del Proceso de Reorganización Nacional, Julio Bardi, que rezaba que: “el exceso de pensamiento puede motivar desviaciones”.

Yendo a las últimas y tristes novedades, esas que lamentablemente van a seguir mientras sigamos siendo meros observadores con poco poder de reacción, van a continuar, siete son las cesantías injustificadas en la emisora de la cartera de Educación. Al dar a conocer la triste noticia, los colegas decidieron en asamblea el cese de actividades por 24 horas.

Desde SATSAID (Sindicato Argentino de Televisión, Telecomunicaciones, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos) denunciaron que “se produjo el despido sin causa de siete compañeros trabajadores de Canal Encuentro.

Ante la negativa por parte de las autoridades de esta señal pública a retrotraer los despidos, el Sindicato realizó la denuncia correspondiente en el Ministerio de Trabajo.” Además, comunicaron que “la asamblea resolvió hacer un paro y el Consejo Directivo Nacional junto a los trabajadores y la comisión interna están evaluando las medidas gremiales a seguir.”

Según denuncian los trabajadores, esta serie de forzadas desvinculaciones llevadas a cabo por Hernán Lombardi forman parte de su plan de ajuste en los canales estatales.

Desde el sindicato de televisión manifestaron en diversos medios que se confeccionaron “listas negras” de “trabajadores prescindibles” y que los encargados de armarlas son el propio Lombardi y la secretaría de Contenidos y de Medios Públicos, Gabriela Ricardes.

Los siete trabajadores que fueron despedidos formaban parte de la planta permanente del canal y realizaban tareas en las áreas técnicas, videoteca, y corrección de materiales.

Sigue la política de silenciar voces desde el ENACOM, ahora le tocó a FM Sur

Miembros de la radio comunitaria Estación Sur realizaron ayer a la mañana una radio abierta frente a la delegación del ENaCom en Catamarca, fue en repudio al rechazo por parte del ente nacional del trámite por el concurso de la licencia.

Desde la emisora sostienen que el rechazo se lo hace bajo argumentos paupérrimos, aludiendo que no fue correctamente anexada la información de los responsables jurídicos de la entidad. Así mismo sostienen que “ese rechazo pone a la única radio comunitaria de la ciudad, que transmite por aire, en una situación de ilegalidad y por ello en riesgo de que sus equipos sean secuestrados. Entendemos este acto como censura y clara persecución a nuestros medios”.

Al respecto, Augusto Pastore, integrante de FM Estación Sur, comentó sobre la situación que “estamos defendiendo nuestro derecho a comunicar y el derecho de la gente a informarse. La notificación que nos llega carece de validez, esto se debe a que además de haber cumplido con la documentación que ellos dicen que no se encuentra, el reglamento del concurso dice que en caso de algún dato faltante o alguna condición que no se cumpliera, el mismo reglamento del concurso indica que debíamos ser notificados para poder corregir o enmendar el error y que ello no era motivo de inadmisibilidad”.

En idéntico sentido, señaló que “dimos también con que en la resolución de ENACOM en la que nos plantean el rechazo a nuestro proyecto, hacen referencia a que el concurso de señales correspondía a la ciudad de Andalgalá, mientras que la resolución de convocatoria para el concurso es para la ciudad Capital. El trámite estuvo parado dos años y después de hacer muchas acciones para saber el resultado nos encontramos con estas irregularidades”.

Marcos Peretti, integrante de la radio comentó que “no había ningún motivo para rechazar nuestra propuesta y lo hacen aduciendo a una cuestión formal, pero sin argumentos, lo que muestra que no quieren dar una licencia porque no reconocen la existencia de nuestros medios”.

También agregó que “estamos ante un caso que puede ser eje en la lucha de los medios comunitarios, alternativos y populares para obtener el reconocimiento que hemos luchado durante tantas décadas, una ley que nunca se terminó de aplicar y hoy esta siendo totalmente desbastada por parte de esta gestión”.

Esta decisión del ente gubernamental deja a la única radio comunitaria de la ciudad que transmite por aire, en una situación de ilegalidad y pone en riesgo sus equipos, que podrían ser secuestrados. Peretti comentó que van a apelar esta decisión del ENaCom y van a llevar personalmente su rechazo a las oficinas ubicadas en la Capital Federal.

Comunicado de Estación Sur

Queremos ser Legales y no nos dejan!!!
Desde un transmisor casero, a las 8 am de un día de mayo de 2011, comenzó a sonar por primera vez la FM Estación Sur. Ya tenía asignado un espacio en la vieja estación de trenes de Catamarca. Allí funcionaba desde hacía un par de años la Cooperativa de Trabajo Cachalahueca.

En todas las sociedades aparentemente todxs preservan el derecho de hablar, pero ése es exactamente el gran engaño. Perdidas en la polvareda de las palabras que no dicen nada, los subalternos del trabajo deshumanizado y del poder arbitrario pierden en el aparente poder cotidiano de poder decir casi todo, el derecho de pronunciar justamente las únicas pocas palabras que hablan a todos. Por eso, quienes soñamos con esta radio, entendimos la importancia de poner al aire a un medio que se construyera a partir de la multiplicidad de voces, de pensamientos y sentires, un medio que hiciera sonar las voces de todxs lxs calladxs, de lxs hijxs de nadie; una acción sumamente necesaria para quienes creemos en la posibilidad de un mundo más equitativo. Las dificultades técnicas nos llevaron a suspender las transmisiones por un tiempo. Pero, seguía intacto el deseo de levantar una antena que llevara esas voces hasta quienes no las quieren escuchar porque no les convienen.

El 4 de Junio de 2015, bajo la persona jurídica de la Cooperativa de Trabajo Cachalahueca Ltda. se presenta el proyecto de la FM Estación Sur, en el concurso de señales de Frecuencia Modulada abierto por la AFSCA para la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca por la frecuencia 103.9 para el sector Privado Sin Fines de Lucro, siendo al momento de apertura de los sobres el único proyecto presentado.

A partir de ese acto público realizado en presencia de una escribana comenzó un tiempo de espera de respuestas en función del reglamento y los plazos del proceso deberían estar en tres o cuatro meses.
Cumplido ese plazo, en pleno proceso electoral, no hubo ninguna respuesta ni novedad, y con el cambio de gestión, que trajo aparejada la disolución de la AFSCA y la creación del ENaCom, la incertidumbre sobre el desarrollo del proceso fue en aumento, no logrando hasta ese momento obtener siquiera el número de expediente.

A lo largo de todo 2016 intentamos tener novedades mediante notas, consultas telefónicas y en distintos espacios de reunión entre RNMA, Interredes y el organismo logrando recién en el mes de noviembre obtener el número de expediente, pero sin conocer aún sobre el nivel de avance del proceso.

El 19 de abril, al mediodía, recibimos en la radio un sobre proveniente del ENaCom y en su interior una notificación que señalaba que nuestro proyecto fue Rechazado, y el concurso se consideraba Fracasado ya que éramos los únicos participantes, fundamentando el rechazo en el incumplimiento de los Aspectos Personales del reglamento del concurso. Al revisar el pliego y ver en qué consisten esos aspectos, verificamos que se trataba de la presentación de copia del DNI, y llenado de una ficha de datos personales de lxs miembrxs del Consejo Directivo de la Cooperativa, trámite que obviamente hemos cumplido, y que en caso de algún dato faltante o alguna condición que no se cumpliera, el mismo reglamento del concurso indica que debíamos ser notificados para poder corregir o enmendar el error y que ello no era motivo de inadmisibilidad.

En virtud del análisis del desarrollo del proceso, y la forma en la que la gestión del gobierno de Macri ha considerado desde un principio al sector de la comunicación comunitaria, alternativa y popular, sostenemos que lo que esta resolución procura es mantener a nuestros medios al margen de la ley, impidiéndonos el acceso a las condiciones previstas en la aún vigente y escasamente aplicada Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Sin dudas que la gestión de De Godoy al frente del ENaCom no quiere asumir la obligación que la ley marca de reservar el 33% del espectro para el sector sin fines de lucro, y en ese sentido no están dispuestos a reconocer la existencia de nuestras voces en el aire, y procuran condicionarnos con la amenaza de represión y criminalización de la comunicación a la que llaman “ilegal”, como lo dejaron en claro en una reciente resolución que habilita a la confiscación de equipos, cierre, detención y judicialización de quienes desarrollen “comunicación de manera ilegal”.

Nosotrxs queremos ser legales y no nos dejan, ni la AFSCA ni el ENaCom cumplieron su rol de garantizar nuestra legalidad, unos por demoras innecesarias, otros por un actitud manifiesta de desconocer a los medios de nuestro sector.

FM Estación Sur seguirá transmitiendo, siendo la voz disonante en el aire de los medios catamarqueños, asumiendo la comunicación como un derecho humanos esencial para nuestras comunidades y garantizando la amplificación de las voces de los sectores marginados, de las luchas sociales y ambientales, de las víctimas de la violencia institucional, de los pueblos originarios, de las luchas antipatriarcales, de la cultura y el arte autónomo y autogestivo, de las organizaciones de la economía social y popular.

¡¡FM Estación Sur No se calla!!!
Contactos:
Marcos: 383 469-0311 / 383 441-7407
Laura: 383 464-6793

Extraído de Señales que resalta como fuentes a Diario Esquiú, Radio Estación Sur, Radionauta.

Continúa la sangría en los medios, ahora 4 despidos en Canal 9 Litoral de Entre Ríos

Más allá del blindaje que brindan los medios masivos de comunicación de los grandes grupos corporativos que se están beneficiando con las políticas socio económicas de desigualdad que impulsa la Alianza Cambiemos, los despidos desde el 10 de diciembre de 2015 hasta fines de enero de este 2017 suman según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), 245.466. 

En mayo de 2016, la FATPREN (Federación Argentina de Trabajadores de Prensa) contabilizaba 2.500 despidos en nuestro rubro. Número que hoy supera lejos los 4 mil y se incrementa sin cesar. Algo que permite en base al miedo a las cesantías permite avanzar con una estrategia de precarización permanente.

Porque no hay que contar sólo los despidos directos, sino también los que se ejecutaron mediante la falacia de los “retiros voluntarios” y los que no están asentados en ningún lugar porque pertenecen a los medios alternativos. Contra los que esta administración central a avanzado de manera sistemática para potenciar el discurso oficialista de las empresas de comunicaciones a fines a Cambiemos.

Estos números no sólo deben preocupar a los trabajadores de prensa, sino a todo un país en el que se ha enfriado la economía mediante la baja del poder adquisitivo por inflación, tasas de interés y ajustes permanentes en favor de un grupo minoritario de grandes holding. Algo que sigue destruyendo a través de tarifazos y nuevos regímenes impositivos a la Pequeñas y Medianas Empresas, que son al fin y al cabo las que mueven el mercado interno en materia laboral y de consumo.

Para muchos esto parecerá un análisis político en contra del macrismo, lejos estamos de eso, sería muy fácil que estos temas fueran tan lineales y fáciles de analizar. Este achique generalizado del sector estatal y privado ya había empezado a mostrar sus primeros síntomas en la etapa final de la administración anterior, ni que hablar en el rubro de las comunicaciones con el conflicto emblemático del Grupo 23. En base a las ambiciones ilimitadas del poder financiero, bancario y empresarial, es probable que a mayor o menor escala el ajuste hubiera llegado de cualquier manera, más allá del candidato o fuerza que hubiera ocupado el Poder Ejecutivo.

Compartimos la nota del Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación que levantó el sitio Señales:

La Comisión Directiva del Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación (SETPyC), filial de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPren), expresa su repudio por los despidos que sufrieron cuatro trabajadores del Canal 9 Litoral y su preocupación por la situación que se agrava momento a momento en los distintos medios de comunicación de la provincia.

La precarización laboral que aplican los medios de comunicación de la provincia convierten a los trabajadores de prensa en blanco fácil para la flexibilización.

En esta oportunidad cuatro trabajadores, tres que se desempeñaban en el portal 9Ahora y una compañera que cumplía funciones en el área de diseño, fueron despedidos sin causa y sin previo aviso. La empresa, Productores Independientes Asociados (PIA) SA dueña de Canal 9 Litoral, sólo les indicó que se trata de un recorte de gastos.

Una vez más el ajuste golpea a los trabajadores que vivimos una situación muy grave, con precarización laboral, con Paritarias que no avanzan y el salario no alcanza porque la inflación se come nuestros sueldos. Pero un despido más y en este caso cuatro, sumado a muchos que conocemos y otros que no, golpea a toda la sociedad.

Desde el gremio que representa a los periodistas expresamos nuestra solidaridad y acompañamiento con los trabajadores despedidos.

#BastaDeDespidos #SalariosDignos
Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación

Aunque se pretenda seguir invisibilizando, la lucha en AGR/Clarín continúa

Compartimos interesante nota de ANRed (Agencia de Noticias Redacción):

Junto al portón de una fábrica vallada con metal y alambres de púa y copada por policías y “barras”, los trabajadores de Artes Gráficas Rioplatenses, perteneciente al Grupo Clarín, celebraron tres meses de su lucha con un festival donde cantaron los grupos Tallados Rostros y Lunfardo Sur. El viernes 7 de abril, ante un inmenso operativo represivo, los trabajadores tuvieron que desalojar la planta que ocuparon por 82 días, pero inmediatamente montaron en la puerta una gran carpa donde resisten a una de las patronales más grandes del país que pretende echar a todas los operarios para contratar personal precarizado. La Agencia de Noticias Redacción (ANRed) dialogó con algunos de los protagonistas de la jornada realizada el sábado 15 después de las 21 horas con la presencia de cientos de personas.

Por Nicolas Rijman para ANRed/ Foto de tapa Agustina Salinas

Primer balance

“La toma nos sirvió a todos nosotros para garantizar que la fábrica siga viva y para demostrar que la quiebra es retrucha. Nos sirvió para mostrar lo que se puede hacer cuando una fábrica hace un lock out como lo hace Clarín y con la impunidad con lo que lo hizo. No hubo ningún procedimiento de crisis, no hubo ninguna quiebra y entonces los trabajadores desde el día uno que nos dijeron que la cerraban, la tomamos. La toma nos sirvió también para garantizar que no hubiera ningún vaciamiento. El balance lo vemos positivo en todo sentido”, afirmó Gerardo, integrante de la Comisión Interna de AGR y trabajador de la planta desde hace 20 años. “Cada uno de nosotros somos trabajadores, no estamos preparados para esta situación, y nos tuvimos que organizar para ver dónde dormíamos, donde comíamos, cómo íbamos a hacer actividades para juntar plata para el fondo de lucha, cómo nos levantábamos física y psicológicamente como personas, como trabajadores, para pelear cada día en todas las áreas. En ese sentido nos sirvió. Y también fue algo que nos fue pasando y con el tiempo nos dimos cuenta que fue algo que nos superaba a nosotros como trabajadores. Me refiero a que venga la gente y hasta pidan autógrafos a los compañeros”, destacó.

El delegado sindical sostuvo que “cuando sufrimos este despido, sabíamos que venían por todo. Después fueron por Banghó, por Volkswagen, por Canale. Incluso fuimos a acompañar a los compañeros de Easy. Sabíamos que ante un despido, los trabajadores tienen que ocupar la planta, fábrica o lo que sea como una forma de reclamar y difundir el conflicto”. “Nos dimos cuenta que estábamos peleando con el Grupo Clarín, alineado con el gobierno. Lo que quieren es flexibilización laboral, quieren terminar con la organización. El Grupo tiene un montón de trabajo y lo tercerizan para desviarlo y de esa forma tener la producción dando vueltas por el gremio en complicidad con el mismo sindicato gráfico”, denunció Gerardo.

Acerca de la Federación Gráfica Bonaerense, Gerardo añadió que “cuando se empieza a desarrollar la lucha después de la primera represión, el sindicato nos dice que va a mandar tres micros para acá, para garantizar que esto estuviera rodeado de gente y se pueda realizar un abrazo. Nunca ocurrió eso, nos tendieron una trampa. ¿Qué nosotros necesitamos el sindicato? Si, lo necesitamos como entidad, lo usamos para presentar escritos y demás, pero siempre estuvo ausente del conflicto. Le reclamamos al sindicato que hiciera algo y tuvo que convocar después de 30 años a un paro, que fue un paro trucho porque ellos no garantizaron que fuera general, sino que nosotros fuimos por las gráficas informando lo que pasaba e intentando garantizarlo”.

La reacción del Estado

“El Ministerio de Trabajo estuvo en total complicidad con la empresa. En la primera reunión que fue al segundo día de ocupación nos tomaron como rehenes. Hicieron una reunión muy larga, que veíamos que no iba a ningún lado. Ahí nos dimos cuentan que estaban en complicidad con Clarín, porque mientras se desarrollaba esta reunión y el grueso de los compañeros estaba afuera apoyando en una movilización enorme, la policía avanzó bajando vallas para tomar otra vez la planta”, señaló el gremialista.

Gerardo explicó que “el del viernes 7 fue el tercer intento de desalojo. El primero lo intentaron el segundo día de toma. Cuando se empezó a llenar de gente apoyando, se le pidió la orden a la policía y no había ninguna orden. Fuimos a la Fiscalía y no había ninguna denuncia. La orden vino directamente de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y del gobierno de la Ciudad, porque estaba gendarmería y la policía”. “En el segundo intento de desalojo, ellos habían alertado incluso a los hospitales que iban a venir heridos de AGR. Sabíamos que estaba la orden firmada, pero después que se hace conocido y lo denunciamos, a partir de las 12 de la noche de ese lunes [3 de abril] hubo un apoyo importante de compañeros y organismos sindicales, políticos, sociales y de derechos humanos. Había más de 1.500 personas rodeando la planta. Ellos tuvieron que evaluar y terminaron desestimando la orden, porque el costo lo íbamos a pagar los trabajadores pero también ellos porque los íbamos a denunciar. Hubo tres puntos estratégicos donde la policía estuvo concentrada para venir”, recordó.

“En el tercer desalojo ellos se envalentonaron. La lectura político que hacíamos nosotros, es que tenía que ser después del paro general del 6, porque si no iba a quedar mal porque era como alimentarlo. En febrero tuvimos una reunión con el ‘Triunvirato’ de la CGT. Ellos después tienen una cumbre en Mar del Plata y de ahí sale la resolución de hacer una movilización. Después de esa movilización, supuestamente, iban a anunciar el paro. Nuestra lectura era que el reclamo viene por abajo porque no hay una familia que no tenga un desocupado, un despedido o no le haya llegado el tarifazo. Tuvimos la razón, cuando en el acto de marzo convocan el acto y no dan la fecha…”, consideró el integrante de la Comisión Interna de AGR.

Gerardo remarcó que “ese viernes 7 ellos vienen a pasarnos por arriba. Ya envalentonados con la movilización a favor del gobierno y después con el paro que era un paro de desahogo. Sabíamos que venían con todo después de haber reprimido en la Panamericana. Nos encontramos con que vinieron al mediodía con armas de guerra. La primera línea que tenían portaba armas de fuego e incluso tenían la etiqueta de que eran armas importadas de Estados Unidos. Venían a estrenarla con nosotros. Nos llegó un audio donde decían a quién tenían que agarrar y que nos tenían que moler a golpes y después encerrarnos”.

“Habíamos hecho una evaluación de que la lucha seguía y que simplemente iba a haber un cambio de escenario. La evaluación que hacíamos es que si teníamos compañeros heridos y demás, teníamos 2 problemas: uno era el despido y el otro que la familia no iba a querer verse involucrada en una situación así, ante la misma presión de la patronal que sigue mandando cartas documento. Ahora está mandando conciliaciones para aceptar la indemnización y el despido. Nosotros habíamos dicho ‘entramos todos juntos y salimos todos juntos’”, reafirmó.

Sobre el día del desalojo, Gerardo recordó que “ante la mediación que pudimos tener con ellos, les dijimos: ‘queremos garantizar de que cuando dejemos la planta, vean que está en las mejores condiciones y quedarnos con esa tranquilidad’. Ese mismo día se pudo conciliar con ellos. Entró una cámara de la policía y una nuestra. Se recorrió toda la planta y se labró un acta donde dice que todas las maquinas estaban en excelente estado y en funcionamiento. Para nosotros eso era clave porque sabíamos que la empresa iba a jugar a eso. Apenas saliéramos iban a romper todo, incluso para cobrar el seguro y hacernos causas penales a nosotros. Ellos decían que iban a evaluar las indemnizaciones en función de los daños de la fábrica”.

Según el representante sindical, “cuando se da ese cuadro represivo, decidimos salir en paz y resolver esa situación. Incuso en el acta figura acampar acá, porque si no, nos hubieran reprimido, sacado del acampe, cercado este lugar y ni siquiera hubiéramos podido acercarnos. En ese sentido, nos parece fabuloso haber podido salir de esa forma”.

Continuidad de la lucha

“Después del desalojo inmediatamente nos instalamos acá. Simplemente cambiamos el escenario. Lo que hace la empresa es cercar todo. Incluso delante de la planta vimos que pusieron una reja y trajeron más de 200 personas que estuvieron levantando paredes detrás de un vidrio blindex y cerrando todo. Pusieron cámaras. Queremos denunciar que trajeron gente de seguridad que no es ‘de seguridad’. Son los famosos ‘pintas’ (barrabravas) que habíamos denunciado. Se tapan la cara y están con los perros dando vueltas, mirando todo el perímetro. Incluso pusieron cámaras nuevas de seguridad, sensores de movimientos… Nosotros lo vemos como una provocación. Problemas de plata no tienen. Ellos necesitan que esto siga funcionando por eso lo cierran como lo cierran. Todo el perímetro aseguraron y la policía sigue siendo funcional a ellos porque se llenó todo el perímetro de policías. Seguimos teniendo la cámara de espionaje que se corrió del lugar donde estaba. Incluso tuvimos provocaciones de la propia policía con una camioneta que estaba instalada enfrente con un tipo filmando”, detalló Gerardo.

“¿Cuál es el plan nuestro? Nos sacaron de la toma, ahora estamos afuera y estaremos en todos lados. Como una primera medida nos movilizamos el miércoles 12 al Ministerio de Trabajo. Nos sirvió porque estaban los maestros con su carpa en la Plaza de los Dos Congreso”, sostuvo.

Acerca de la revista “Viva de los Trabajadores”, Gerardo consideró que “era un golpe importante hacer esa revista. Fue un golpe anímico porque volvimos a mover la planta. Después de que la empresa decía que la cerraba definitivamente y sabíamos que era mentira. Nos acusaban de que no estábamos capacitados. Demostramos que sí e hicimos la revista con mayor calidad que ellos que la mandan a hacer a Uruguay. Y nos sirve hoy estando afuera, para seguir vendiéndola y seguir costeando este acampe y las familias. Estamos superando casi los 20 mil ejemplares vendidos”.

El representante sindical denunció que “nos llegó un correo donde la empresa estaba facturando por un solo trabajo que estaba haciendo y era de millones. Mientras estábamos con la planta tomada, ellos siguieron haciendo los trabajos. El Ministerio de Trabajo fue completamente cómplice. Ante la AFIP es fácil saber que estaban operando. Además, cuando ellos vuelven a la planta, con la policía ingresan los gerentes de antes. Los jefes siguen trabajando para AGR, lo que se puede ver por ANSES. La movilización del miércoles fue importante porque el Ministerio le da razón a la empresa diciendo que fue un cierre total. Es sencillo darse cuenta que no es así porque AGR sigue operando, sigue con sus clientes, sus trabajos siguen en los kioscos. Era importante ir al Ministerio para mostrar las pruebas que esto es un cierre trucho. Esto va a seguir operando”.

Sobre la próxima semana, Gerardo explicó que “el miércoles que viene nos vamos a encontrar en San Juan y Pellegrini, Ciudad de Buenos Aires, para después ir y rodear una de las empresas del Grupo clarín. Vamos a ver cuál será. No podemos decir cuál porque la policía es operativa de ellos. Los sábados rodeaban el diario Clarín, tienen rodeado AGR e incluso Canal 13”. “Nuestro fuerte va a ser también la Feria del Libro. Es muy importante: cada vez que tuvimos un conflicto en AGR y cada vez que amenazábamos que íbamos a ir a la Feria, el conflicto se solucionaba. Vamos a buscar el apoyo de escritores y editoriales, que se solidaricen”, añadió.

Por último, Gerardo agradeció “a todos los medios independientes. Clarín levantó un cerco mediático, pero todos los medios independientes junto a las redes sociales fue algo que nos permitió romperlo”.

La Comisión de Familiares

“La Comisión de Familiares nació el tercer día de la ocupación de AGR, después de la represión que sufrimos. Nació por la necesidad de organizarnos. Al principio nos veíamos acá en la puerta, nos empezamos a reconocer como familiares de los trabajadores. Nos organizamos para apoyar la lucha y también para apoyarnos entre nosotros y nosotras porque la situación es difícil. Mientras nuestros compañeros estaban ocupando la planta, nosotras estábamos en la casa con los chicos tratando de apoyar en algo. La Comisión de Familiares cumplió el rol de mantener a las familias organizadas y hacernos el aguante”, comentó Rocío.

“Participamos en las actividades de fondo de lucha, yendo a recorrer lugares de trabajo a explicar la lucha que se estaba llevando a cabo en AGR y a pedir la solidaridad económica para sostener materialmente la ocupación y el acampe que empezó los primeros días. Recorrimos muchas dependencias estatales de distintos Ministerios, Aeroparque, fábricas y distintos lugares donde nos invitaban, como por ejemplo murgas durante el carnaval”, reseño.

Según ella, “siempre tuvimos en claro que esta era una lucha testigo tanto para los trabajadores como para el gobierno porque acá no se trata de una crisis de una empresa, sino de un cierre fraudulento con el objetivo de precarizar las condiciones de trabajo. Eso lo entendimos desde un primer momento y muchas de nosotras que trabajamos (muchas somos docentes) también entendimos la importancia del triunfo de esta lucha como trabajadoras, para que no pasen los planes de flexibilidad laboral en los distintos gremios. Es una lucha fundamental y se hizo mucho para extenderla y sumar a otros sectores que están afrontando despidos y precarizaciones”. “La lucha sigue, ahora desde afuera. Seguimos planteando la reincorporación de los trabajadores, la reapertura de la planta y apoyando todas las acciones que resuelvan los trabajadores”, concluyó.

ANRed también dialogó con Mariela, la voz del dúo folclórico Tallados Rastros. “Nos parece muy importante apoyar a los trabajadores de AGR por su reincorporación. Es una momento donde el tema de los puestos de trabajo esta embromado. Soy docente y estamos todos los trabajadores peleándola de conjunto, apoyándonos”, destacó Mariela, que cantó con el delantal puesto. Vale añadir que ya se realizaron decenas de recitales frente a la planta y tocaron cientos de artistas.

Una postal de Argentina

Luego de cantar y bailar chacarera, tomó la palabra Pablo Viñas, secretario general de la Comisión Interna de AGR. “Hoy estamos cumpliendo 90 días de lucha en Artes Gráficas Rioplatenses y una vez más quiero reivindicar el orgullo, que creo que es mutuo, que tenemos con la Comisión de Mujeres y de Familiares por este enorme aguante, esta lucha que recogió los mejores métodos de la clase obrera a los que la burocracia sindical les escapa como a la peste. Y si ese conflicto, a pesar del bloqueo mediático, se dio a conocer, logró instalar la discusión sobre el paro general en enero cuando supuestamente no pasa nada, logró un paro del gremio gráfico y todo lo demás, fue justamente por utilizar esos métodos con lo que quedó expuesta la tregua de la CGT, quedó expuesto que ‘el verano sin despidos’ del gobierno y la CGT era una mentira. Fue con el método de la ocupación de fábrica y del acampe”, comenzó afirmando en su discurso.

“Tuvimos cortes de ruta, una campaña de boicot al diario Clarín. Como nos entusiasmamos con el método del boicot, si no se resuelve la reincorporación de los trabajadores, ya estamos discutiendo un boicot a la Feria del Libro, que es el evento anual más importante del Grupo”, añadió.

Para Viñas, “AGR es una postal de la Argentina y de la crisis capitalista: de un lado, hay trabajadores exigiendo sus puestos de trabajo y la puesta en marcha de la producción; del otro, un muro con alambre de púas, con ratis y con escopetas, custodiando despidos que lo que buscan es arrasar con los derechos obreros. Esa es la postal que estamos combatiendo y abriendo el camino para nuevas ocupaciones y una lucha más intensa contra el ajuste y la represión”.

“Los tipos pensaban que nos dejaban en el hospital y terminaba ahí. Pero al día siguiente, con ayuda de los compañeros aeronáuticos, estábamos construyendo una carpa que tiene tres metros de alto y seis por once. Por lo cual, Magnetto, quédate tranquilo, porque ya nos preparamos para aguantar lo que haya que aguantar”, desafió el sindicalista.

Por último, pidió reforzar “con todo” el fondo de lucha con la venta de la revista ‘Viva de los trabajadores’ para seguir apoyando a los obreros. El recital finalizó con la presencia de la banda de rock Lunfardo Trió que tocó cerca de la madruga en las puertas de esta planta ubicada en Corrales 1393, en el barrio porteño de Pompeya.

Interesante análisis sobre los conflictos en Radio Nacional, antes y ahora, ¿hay buenos y malos?

Hace tiempo que en todos los ámbitos, sean estos de la política, la economía, la cultura, los medios de comunicación, el deporte, y en general al interior de la sociedad entera, nos vienen planteando falsas dicotomías. El bombardeo de altísima intensidad mediática se potencia día a día. El mensaje que se intenta imponer es que existiría una pelea entre buenos y malos, teoría que a la hora de revisar el pasado reciente y seguir la línea de tiempo desde lejos hasta la actualidad, se desploma sistemáticamente.

Estos manejos no han ocurrido sólo entre el kirchnrista u el macrismo. Se han dado con otras administraciones, y para muchos es asumido como algo natural: Frente a la toma del poder, vía golpes de Estado o elecciones, sería legítimo, según estos argumentos, que el gobierno de turno domine las bocas de información, sean estas correspondientes al sector público o el privado. Eso no debe ser así bajo ningún punto de vista. Los macartismos gubernamentales deben terminar con estas falacias dentro del mundo de la cultura comunicacional porque sino estaríamos permitiendo que se viole sistemáticamente el derecho constitucional a la libre expresión.

La Asociación de Trabajadores de Radio Nacional hizo circular una nota que se aleja de este fraude intelectual que se repite hasta el cansancio, y que en la práctica vendría a justificar estas aberraciones. La compartimos:

El titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, salió a justificar (Clarín 20/04) el despido de 21 exdirectores de Radio Nacional con argumentos curiosos. Por un lado sostuvo que se trataba de gente que cobraba 100 mil pesos de sueldo, con lo cual quedaría en la picota, con ese criterio, la totalidad del gabinete nacional y muchísimos funcionarios estatales que cobran remuneraciones superiores.

El argumento de los altos salarios es usado en forma discrecional por los gobiernos de turno según convenga a determinada situación: no son tan altos si se trata de defender el suculento aumento de dietas que defendieron los bloques mayoritarios del Congreso, incluido Cambiemos y el PRO y hasta se justifican niveles salariales exorbitantes y sobresueldos o gastos reservados en funcionarios para restar base material a la corrupción o por la necesidad de compensar lo que esos funcionarios, invariablemente “exitosos” en su profesión, ganarían de continuar su actividad en el mundo privado. En cambio, si se trata de esquilmar a los trabajadores con el impuesto a las Ganancias, basta que un trabajador supere por poco una canasta familiar para ser presentado como un “privilegiado” y aplicarle “con toda justicia” el gravamen. En las políticas de ajuste, dos más dos nunca es igual a cuatro.
Lombardi, además, integra un gobierno que le bajó impuestos al capital agrario y a la minería contaminante, le condonó deudas a las empresas eléctricas que le cortan la luz a millones y le entregó excepciones impositivas a las automotrices. En este contexto, el argumento presupuestario es al uso nostro. 
Lombardi tiene que explicar, también, cómo un trabajador que es parte de la planta estable de Radio Nacional, regido por las categorías de convenio, llegaría a los $ 100.000 de sueldo. Si partimos de la base que la categoría más alta a la que se puede acceder es la 1, cuyo básico es de $23.816, suponiendo que cobra adicional por título, su aplicación, refrigerio y permanencia en el cargo sumaría entre $10.000 o $15.000 ¿cómo llega a los $100.000? Como cuando se miente sobre los sueldos de los docentes, acá también se busca manipular a la opinión pública para hacer pasar un ajuste y ante la inminencia de las paritarias. No es casual que el Gobierno se acuerde ahora, un año y medio después, de la herencia de exdirectores del kirchnerismo, días después de que Radio Nacional haya sido uno de los medios públicos donde mayor acatamiento tuvo el paro nacional pasado.
Lombardi alega, al mismo tiempo, que los concursos de los que participaron los exdirectores estuvieron “amañados”. Correspondería, ante la presentación de evidencias, realizar de nuevo esos concursos mediante procedimientos transparentes. Sin embargo, Lombardi y las autoridades de Radio Nacional decidieron echarlos sin más. En el procedimiento, se cargaron a trabajadores que se desempeñaban desde hacía tiempo en las emisoras y que fueron ascendidos a directores, tras lo cual, cuando se produjo el cambio de gestión, volvieron a sus puestos anteriores. Con este antecedente, ¿quién querrá asumir la responsabilidad de dirigir, aunque sea en forma interina, una radio si eso lo convierte en un nuevo integrante de las “capas geológicas” a limpiar?
El funcionario, en otras entrevistas, (La Nación, 17/04) también reivindicó el compromiso que acaban de asumir los actuales directores de la radio para abandonar sus cargos ni bien finalice el mandato del presidente Mauricio Macri, es decir que se aseguraron una estabilidad por los próximos dos años y medio, de la que no gozan, en cambio, los cientos de trabajadores que ingresaron a la emisora por “Ley de Contrato de Trabajo”, con la excusa de que el convenio que garantiza la estabilidad plena se encuentra en constante proceso de revisión desde hace más de una década o el centenar de trabajadores hiperprecarizados que tiene contrato a plazo fijo con salarios por debajo del mínimo vital y móvil en su mayoría. Le proponemos a Lombardi que se abran concursos genuinos para refrendar todos los cargos jerárquicos “que se van a ir cuando termine la gestión” de la radio, en base a parámetros objetivos accesibles a todos y que el desempeño de quienes obtengan el puesto pueda ser auditado por quienes siempre se ven más afectados por los desaguisados de los funcionarios de turno, es decir nosotros los trabajadores.
No hay que olvidar que quienes hablan de no querer seguir aumentando las “capas geológicas” en el Estado son los representantes políticos, si no ellos mismos, de la burguesía nacional e intereses capitalistas multinacionales, que se sirven sistemáticamente del Estado para engrosar sus ganancias o directamente saldar sus cuentas, pero, lo dejan muy claro, “no tiene que ser un refugio para conseguir empleo” o sea, a los trabajadores, ni cabida. Los partidos que se turnan en el manejo del Estado desde hace décadas no integran capas geológicas, son la geología misma. Lombardi es radical, sabe de esto mejor que nadie. Lombardi olvida su paso por la Alianza, el gobierno de la Ciudad, etcétera, como la no despreciable cantidad de funcionarios del actual gobierno que fueron del anterior, así como del anterior que se conchabaron en éste y que lo habían sido de gestiones aliancistas, duhaldistas, menemistas y demás. El problema no es que el Estado sea un refugio para conseguir empleo, el problema es que el Estado, bien arriba en su cabeza, es un aguantadero de carreristas políticos y no de trabajadores. 
Los argumentos de Lombardi son endebles porque, en realidad, los despidos de exdirectores no tienen como fin en sí mismo achicar, con ellos, los gastos del Estado ni avanzar en ninguna equidad o excelencia en la selección de puestos de responsabilidad en la radio. No los echan ni porque ganan mucho, ni porque no sean idóneos, sino porque, al igual que en cada gobierno, la dirección busca homogeneizar el sistema de mandos para imponer un nuevo acto de disciplinamiento contra todos los trabajadores, para lubricar las condiciones de un ajuste generalizado en el contexto del inminente inicio de negociaciones paritarias.
Los despidos lanzados por la gestión de Cambiemos contaron, llamativamente, con el silencio casi generalizado de los principales afectados, que prácticamente se fueron sin chistar. Apenas ensayaron una resistencia retórica, mediática, en el campo de la discriminación ideológica y la defensa de una supuesta libertad de expresión, sin denunciar los planes de ajuste ni reclamar una acción colectiva para frenarlos. Esto en parte se explica por una consciencia estamental, corporativa. Muchos son los Lombardi de la gestión anterior, que fueron correa de transmisión de las políticas de precarización y censura que aplicó el kirchnerismo en Radio Nacional. Es decir, que hasta cierto punto volvió a regir el “entre bueyes no hay cornadas” bajo la expectativa más o menos ilusoria de que el “vamos a volver” cambie otra vez los roles y no es bueno sentar el precedente de ninguna defensa contra ningún ajuste que, cuando toque, se deba volver a aplicar.
La garantía de una carrera administrativa en el Estado basada en parámetros objetivos y sin manejos discrecionales por parte del poder de turno solo es posible mediante un sistema de concursos abierto y democrático, que ATRANA ha venido reclamando desde la creación de RTA, es decir con participación de trabajadores responsables ante sus compañeros en asamblea y removibles.

El Diario de Paraná, de los Etchevehere/Nieto, fue tomado por sus trabajadores en medio de la intención de vaciarlo

Esta es la tapa del matutino entrerriano que se publicó hoy luego de que los trabajadores hayan decidido tomar la redacción frente a la salida de sus propietarios, familias muy ricas y reconocidas que figuran en la portada, y que han llevado a los colegas a tener que defender sus puestos laborales con esta decisión que intenta frenar el vaciamiento de la publicación que empezó a los últimos tres meses del 2016 a no abonar salarios en medios de triangulaciones de capitales, compras y ventas oscuras, socios pasajeros, causas judiciales intrafamiliares, y vaciamiento de firmas.

Todas cosas que empezamos a denunciar desde este portal de La Interradial en noviembre del año pasado. Ya en marzo pasado, los mismos colegas contaban las vinculaciones que El Diario de Paraná tenía con el ex Gobernador de esa provincia, Sergio Urribarri y nosotros lo visibilizamos con otros pocos medios desde aquí.

Lo cierto es que la situación se fue complicando cada vez más, y en estas horas sin cobro de haberes, de aportes para las obras sociales y jubilatorios, los compañeros no descartan tomar la planta para resguardar sus empleos. En la edición de hoy, además de toda la información que se ve en la página principal, sobresale un libro la foto de un libro de Daniel Enz titulado “El Clan”.

En una nota que rescatamos se brindan detalles imperdibles sobre las alternativas que rodean la dramática situación que hoy le toca vivir a nuestros pares. La compartimos con ustedes:

“Tenemos que comprar El Diario. Eso nos está faltando”. El objetivo era claro en el grupo de poder. Pedro Báez, Rosario Ignacio Labarba y Sergio Fabián Gómez entendían que allí estaba la clave. Tenían controlado LT14, Canal 9, el diario Uno y disponían de buenos acuerdos con Canal 11, en una relación fluctuante y algo sanguínea con Báez, además de la mayoría de los medios de la provincia.
 
En algunos casos, aunque parezca absurdo, las tapas de los periódicos se terminaban de aprobar en las oficinas de Información Pública, a última hora de la noche y volvían a la Redacción con el visado correspondiente. “Esto sí, esto no”, decía el propio Báez o bien alguno de sus colaboradores directos. Y era palabra santa. Algo parecido sucedía con los noticieros de los canales y en especial en Canal 9 de Paraná, en función de los negocios con el juego en la provincia del empresario Jorge Pérez.

Más fácil la tenían con los sitios webs: cuando aparecía una noticia que no era del gusto del responsable de la DGIP o del gobernador, Báez llamaba directamente y daba escasos segundos para que esa noticia desapareciera de la portada. Y así sucedía. El que resistía, sabía que iba a perder las pautas oficiales.
 
No había margen para la explicación o la discusión. Y el cronista que escribió esa nota podía pasar automáticamente a cuarteles de invierno en esa web o se le iba a levantar un programa de radio o de tv, como castigo por molestar al poder urribarrista. A veces ni era necesario que Baez lo pidiera. Siempre hubo más papistas que el Papa en determinados medios y el castigo llegaba de modo automático. Sin medias tintas.

(. . .) El conflicto con el campo había puesto al viejo matutino al servicio de los intereses ruralistas. “Urribarri anda loco con todo este tema y no se banca más las tapas de los Etchevehere”, repetía el número uno de Información Pública. Encima, no desconocían que la situación financiera del periódico era preocupante, aunque sabían también que los socios disponían de cifras millonarias en el exterior, que no estaban dispuestas a tocar por nada del mundo. Era el ahorro familiar.

Hacía un buen tiempo que los Etchevehere querían vender la totalidad accionaria o la mayoría. Más aún después de la muerte del ex director Luis Félix Etchevehere, en septiembre de 2009, que era quien más resistía a la venta y garantizaba cierta libertad editorial que no sucedía con sus hermanos Arturo Roosevelt o Ivar Raucho Etchevehere. En realidad, a estos últimos nunca le importó demasiado el diario. El primero lo usó, en todo caso, para sus intereses políticos o empresariales. El segundo, un personaje más ligado a la cuestión intelectual y siempre alejado de los negocios, directamente fue ignorado y ninguneado por sus hermanos, por lo cual optó por irse a vivir al Uruguay a fines de los ’80.
 
El periodista Jorge Riani lo definió muy bien en un reportaje que le hizo para la revista Análisis en el 2014 y que generó una notable repercusión: “Lector, rebelde, playboy, contestatario, bohemio, Raucho demostró una temprana aversión por los eventos de la alta sociedad, por las fotos en los medios de propiedad familiar y por los títulos superlativos que anteceden los nombres propios, como el doctor. Vivió la tragedia de cerca, con la temprana muerte de su primogénito y con el suicidio de otro hijo adolescente”.

El selecto grupo comunicacional le llevó la idea a Urribarri y le gustó. Comprando la mayoría accionaria se garantizaban buena parte del control de la información, puesto que, como suele suceder, los medios más pequeños van detrás de la información que publica la prensa escrita.

–¿Y a quién buscamos para esto? -preguntó Urribarri.

–Pensamos en Walter Grenón o en Miguel Marizza. Los dos están identificados con nuestro proyecto y seguramente no tendrán problemas.

–Me gusta más Grenón. ¿Pero ustedes están convencidos de que existe esa posibilidad de venta? -insistió Urribarri.

–Absolutamente. Tenemos que bajar la bandera y avanzamos a pasos agigantados.

Tres meses les llevó la negociación con los dueños: Arturo R. e Ivar Etchevehere decidieron vender sus acciones y solamente permanecía en el negocio la tercera socia, Leonor Barbero Marcial, viuda de Luis Félix Etchevehere.
 
“Hacía un buen tiempo que Arturito y Raucho querían vender sus acciones; mucho antes de que falleciera Zahorí (como lo apodaban a Luis F.). Si no lo hicieron fue porque nunca hubo una propuesta concreta y porque Zahorí se negaba rotundamente. Siempre se respetó mucho su figura, su historia y eso también incidió, porque desde el ’82 Zahorí se puso El Diario al hombro y los hermanos prácticamente no tenían injerencia en las decisiones”, indicó un hombre de años de antigüedad en el matutino de calle Urquiza. Incluso, fue quien ubicó en la estructura a dos de sus hijos, Sebastián y Juan Diego Etchevehere, aunque ninguno mostró la proyección que alguna vez tuvo su padre Luis cuando don Arturo J. Etchevehere -el viejo caudillo de la familia- lo incorporó al diario.
 
El hijo mayor de la familia, Luis Miguel, se dedicó al campo a poco de recibido de abogado -profesión que nunca ejerció- y por esos días lideraba la Sociedad Rural de Entre Ríos. El segundo, Sebastián, terminó su carrera de abogado en Buenos Aires y llegó por decreto familiar y no por mérito propio a secretario de Redacción, después de pasar sin pena ni gloria como fugaz corresponsal del diario La Nación en Entre Ríos. Tampoco se desempeñó como letrado. El hermano menor, Juan Diego, se ubicó al frente de la Distribución del periódico. La única mujer, Dolores, es también ingeniera agrónoma, vive en Buenos Aires y colaboraba en La Nación en temas agropecuarios. Sebastián, por gestión de su padre, logró un cargo menor en la estructura de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) y otro en una subsidiaria de dicha entidad, como la Asociación de Editores Digitales de Argentina (AEDiA).
 
La corporación empresaria tuvo por varios períodos a Luis Félix Etchevehere como su presidente y hasta con cargos en la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Nunca ejerció como periodista, pero era un moderado editorialista de su medio y un buen operador empresarial en su ámbito, por lo cual logró posiciones de poder en las organizaciones periodísticas.

(. . .) Gómez y Labarba quedaron al frente de la tarea de buscar un director dócil al gobierno. Los dos asesores de Urribarri acudieron entonces a la consultora estrella de los Kirchner, Doris Capurro. En un encuentro mantenido en Buenos Aires, Capurro les sugirió el nombre de Alberto Elizalde Leal, que en ese momento era uno de los redactores del semanario kirchnerista Miradas al Sur, que dirigía su amigo Eduardo Anguita. Elizalde Leal había sido un hombre clave en la creación de Página 12. Llegó a la dirección de El Diario con la experiencia periodística que asumió, principalmente, después de haber sido un preso político durante toda la dictadura cívico militar.

Elizalde Leal tejió una buena relación con los redactores históricos y eso, y más que nada su “falta de colaboración” con la causa del gobierno, molestó profundamente a Báez, quien no tardó en torpedear al nuevo director.

Báez comenzó a apretar con la publicidad oficial y más tarde con la posibilidad de cortarle a Grenón el beneficio de los códigos de descuento si no sacaba a Elizalde Leal de la dirección. El gobierno de Sergio Urribarri iba por más. Quería el manejo absoluto del casi centenario diario. Báez pidió que a Grenón que retire de sus cargos a todos los antiguos jefes y personas con decisión, y en su lugar puso a militantes peronistas o periodistas dóciles.

Pero las cosas no salieron como Báez pretendía. Elizalde Leal enseguida entabló buena relación con los periodistas de la Redacción, insufló ganas de trabajar en un equipo que venía apenas cumpliendo e intentó hacer periodismo, secundado por Jorge Riani y Gustavo Werner, de mala relación con el funcionario urribarrista. En un principio, Elizalde viajaba todas las semanas y estaba de lunes a viernes en El Diario, lo que lo obligaba a manejar a distancia las ediciones de los fines de semana. Si bien cada tanto comentaba que tenía previsto dejar su hogar en la zona de Cardales, en las afueras de Buenos Aires, para radicarse en Paraná, el traslado se fue dilatando a medida que empezaron a crecer los constantes cortocircuitos con Báez.

Elizalde intentaba equilibrar las necesidades que planteaba continuamente el principal anunciante de la empresa con su determinación de hacer un buen producto, pero las operaciones, los caprichos y la irascibilidad de Báez, fueron dañando el vínculo.

El periodista porteño condujo un cambio rotundo de la línea editorial y torció con inteligencia el rumbo de un medio conservador, que pasó a ser no estrictamente kirchnerista, pero sí progresista, y también inició el proceso del cambio de diseño que llevaría, ya sin él en la Redacción, a abandonar el tradicional formato sábana por el moderno tabloide.

La salida de Elizalde Leal se originó en su enojo por una fallida operación de prensa diseñada por Báez, que salió mal y dejó expuesto al veterano periodista. Una noche, al cierre, le envió el funcionario una información que parecía tener valor: una foto de un camión con supuestos empleados municipales que pegaban afiches de campaña, en calle España en Paraná. Era en la intendencia de José Carlos Halle, en plena pelea con el urribarrismo. A la foto la había sacado un familiar directo de Báez desde el bar Stone y se la enviaron al director de El Diario a sabiendas de que no era un camión municipal, sino un camión blanco cualquiera. Elizalde la puso en tapa y provocó la obvia reacción de Halle al día siguiente.

Las constantes presiones por parte de Báez para direccionar información o publicar determinadas notas en ciertos espacios, silenciar voces, incluso provenientes del propio peronismo, y reclamar caprichos varios con un estilo agresivo, que hasta aún permanece registrado en mensajes de texto que conservan quienes estaban al frente de la Redacción por entonces, terminó de decidir a Elizalde Leal a presentar la renuncia y a irse de Paraná en malos términos.
 
Extraído de La Opinión Popular que levanto el material de la Revista Análisis