Estado de Alerta y Movilización en Radio El Mundo por falta de pago sin nadie que dé la cara

Visto y considerando que la situación se va complicando día a día y los “accionistas” que dicen estar decidiendo el futuro de la AM 1070, eso si, sin cumplir con sus obligaciones salariales, hoy la totalidad de los trabajadores se reúnen en una Asamblea General para analizar el lamentable cuadro, informar sobre quienes son los responsables de este desaguisado, y ver como se avanza con los reclamos y exigencias a derecho.

Anuncios

Los “accionistas” de Radio El Mundo siguen sin dar la cara y sin pagar los sueldos

Después de varias circunstancias irregulares que se fueron dando en la histórica Radio El Mundo, la variopinta sociedad que integra FIOFIO PRODUCCIONES S.A. dejó de abonar los salarios de todos sus empleados dejando además sin interlocutor válido a los trabajadores que salieron ayer denunciar lo ocurrido, entre otros, mediante este comunicado, y por supuesto por las vías administrativas correspondientes en el Ministerio de Trabajo.

Tanto FIOFIO como Difusora Baires, responsables del pago de haberes, hacen oídos sordos a lo pedidos y no dan ninguna explicación oficial, más allá de rumores que hacen circular y que van desde un supuesto cambio de manos de la señal, hasta el hecho de presentar una quiebra, o la posibilidad directa de un desguace.

Si hoy no hay novedades mañana jueves se desarrollará en las instalaciones de Gorriti 5995 una Asamblea General de la totalidad de los afectados, tanto del sector de prensa, locutores, operadores, así como todo el personal de otros rubros y desarrollan tareas allí. La situación es de suma gravedad, ya que la AM 1070 cayó hace más de dos años en manos de un grupo de “inversores” vinculados a Julio De Vido, Daniel Hadad, Cristóbal López, operadores judiciales, de inteligencia, y hasta personajes que integran el Grupo Clarín. Una mezcla que llama la atención a propios y extraños pero que deja a las claras, como se dio en otros conflictos en medios, que a la hora de hacer negocios nunca hubo ni habrá “grietas”.

Desde la Interradial exigimos a la firmas que cumplan inmediatamente con los pagos, que se hagan presentes sus autoridades, y por supuesto damos absoluto respaldo a todas las acciones que tomen los colegas de LR1. También prometemos ahondar profundamente en la conformación de este grupo de “accionistas” que parece querer fugar como ya hicieron otros tantos inescrupulosos. 

Radio El Mundo no pagó sueldos y genera incertidumbre en la continuidad laboral de sus trabajadores

Otra vez conflicto en Radio El Mundo. Reproducimos el comunicado de la Comisión General Interna de prensa de los trabajadores de la 1070:

Hace largo tiempo que el lóbrego armado accionario de la histórica LR1, Radio El Mundo, mantiene en total inquietud e incertidumbre a los trabajadores de la señal que funciona hace dos años en Gorriti 5995 en unas modernas y lujosas instalaciones del barrio de Palermo. Si hay algo que los protagonistas de este esquema propietario no pueden aducir es falta de dinero o problemas financieros para justificar lo que está pasando. Basta ver los nombres de quienes lo integran para entender que bajo ningún punto de vista la firma FIOFIO PRODUCCIONES S.A. y también Difusora Baires S.A. están en posición de argumentar el incumplimiento del pago de salarios del mes de diciembre, que incluye a la totalidad de sus empleados, y tampoco mantener ilegalmente a un gran número de compañeros desarrollando actividades periodísticas en negro, violando así el Art. 25° del Estatuto del Periodista Profesional. Se trata de varios colegas  que cobran mediante facturas, y la mayoría con sueldos que están muy por debajo de lo que marcan los convenios y los acuerdos paritarios. Este grupo de socios tiene la disparatada política de poner como representantes de sus intereses en la radio a interlocutores temporales, provenientes de sus más sombrías vinculaciones, que siempre cambian las reglas e intentan pasar por encima de los cuerpos de delegados que vienen soportando escaladas de persecuciones y discriminaciones gremiales debido a que no permiten, bajo ningún punto de vista, que se deje sin empleo a un solo compañero, además de que reclaman sistemáticamente que se cumplan todas las leyes y normativas laborales vigentes. Por todo esto, la Comisión Interna de Trabajadores de Prensa de la AM 1070, con 82 años de aire ininterrumpidos, exige que a la brevedad la empresa cumpla con el pago de haberes adeudados a todos los asalariados y formalice la relación de trabajo de aquellos que se encuentran en situación irregular.

Comisión Interna de Trabajadores de Prensa de Radio El Mundo

Contactos delegados sindicales de prensa: Lucas Duette: 011-5669-1344, Agustina Gasparini: 011-5458-5390, Juan Pablo Peralta: 011-4447-5695

Más despidos en la TV Pública porteña y una Asamblea de Canal 7, Nacional y Télam con policías intentando meter miedo

Peligrosa y lamentable la situación que se vivió ayer en los medios públicos de la Ciudad y Nacionales. Nos referimos en primer lugar a la señal de TV porteña, donde además del fraude laboral que vienen denunciando los trabajadores se pasó a profundizar la situación con despidos bajo la ilegal lógica del portero que no deja ingresar a los cesanteados sin que ninguna autoridad les de la cara, y menos aún cumplir a derecho con el preaviso que va de 1 mes cuando se trata de una relación laboral de 3 meses a 5 años, y de 2 meses para los empleados con más de 5 años de servicio.

Es que claro, desde el Estado, donde en teoría o pour la galerie, se predica el trabajo registrado, se paga en negro con el clásico factureo que viola todos los convenios laborales vigentes. Reproducimos la nota de ATE Capital donde se da cuenta de los cinco despidos de ayer:

Despidos y amenazas en el Canal de la Ciudad; lxs trabajadorxs se declaran en estado de asamblea permanente

Ante el despido arbitrario de cinco compañeros, y la amenaza de las autoridades de continuar con otros 30, los trabajadores del Canal de la Ciudad interrumpieron la grabación de un programa para exigir la inmediata reincorporación y el cese de las amenazas. Frente al silencio de los funcionarios, seguirán las medidas de fuerza. El jueves próximo habrá una concentración frente al Canal.

Los cinco trabajadores y trabajadoras despedidos son empleados con más de cuatro años de antigüedad, y el viernes pasado fueron informados que sus contratos no serían renovados. “Nos argumentaron que era por reducción de la planta de trabajadores pero lo cierto es que nos echaron a mí, que fui candidato a delegado, y a compañeros que venían a las asambleas”, señaló Tomás Scillama, editor y uno de los despedidos. 

Entre los cinco despedidos se encuentra un futuro candidato a delegado del Sindicato Argentino de Televisión y cuatro, además, son afiliados a ATE Capital y participan activamente de las asambleas, por lo que los despidos representan una clara persecución ideológica por parte de las autoridades.

Frente a esta situación, y la amenaza de los funcionarios de continuar con otros 30 despidos, los trabajadores y trabajadoras ocuparon pacíficamente el edificio del Canal, situado en Guardia Vieja 3334, e interrumpieron la grabación de un programa. Sin embargo, la protesta no fue escuchada y los funcionarios se niegan a atender el teléfono.

Las y los trabajadores se declaran en estado de asamblea permanente y convocan el jueves próximo a concentrar frente al Canal de la Ciudad para exigir la reincorporación de todos los compañeros y el fin de las amenazas y la persecución.

Algo gravísimo también ocurrió en la TV Pública donde se realizaba una asamblea conjunta de los compañeros del Sistema Federal de Medio Públicos, que incluyó la representación de Radio Nacional, donde se ejecutaron de manera indigna y delincuencial más de 20 despidos, y de la agencia oficial Télam que después de dos colegas echados dejó en suspenso a 160 laburantes del sector publicitario al que los pretende dejar sin tareas para después desafectarlos.

El encuentro entre los empleados de las empresas de comunicación del Estado, que tenía como objetivo reunirse con las autoridades para dialogar sobre el plan de vaciamiento que tiene la Alianza Cambiemos en su seno, fue “custodiado” desde temprano por móviles y carros de la Policía Federal, algo digno de etapas dramáticas para la República Argentina. Compartimos la nota de Emanuel Respighi para Página/12 al respecto:

Los trabajadores de la Televisión Pública denunciaron un lock out patronal

La puerta de la TV Pública amaneció hoy con dos móviles policiales apostados sobre la Avenida Figueroa Alcorta. En el estacionamiento al aire libre del canal, sobre la otra puerta de ingreso, una camioneta de las fuerzas de seguridad se hacía ver debajo de la sombra de algunos árboles. El objetivo era unívoco: hacer que todos los trabajadores de la TV Pública que llegaban al canal vieran la presencia policial. En medio del estado de asamblea permanente en el que se encuentran los trabajadores de la TV Pública, tras el comunicado del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (SFMyC) en el que se adelanta una política de ajuste en la emisora estatal, las autoridades decidieron responder al pedido de reunión reforzando de manera intimidatoria la presencia policial. “Incluso, pudimos constatar la presencia de policía de civil dentro del canal”, denunció a Página/12 Agustín Lecchi, delegado SiPreBa de la TV Pública. Los trabajadores de la TV Pública denuncian un lock out patronal. PáginaI12 intentó comunicarse con alguna de las autoridades del SFMyC pero no obtuvo respuesta.

Lejos de propiciar el diálogo tantas veces declarado, las autoridades del SFMyC, encabezadas por Hernán Lombardi, sumaron tensión al clima de incertidumbre que desde hace algunas semanas se vive en los medios públicos. El objetivo expresado públicamente de reducir el personal de planta de la TV Pública y negociar el Convenio Colectivo de Trabajo desató temor entre los trabajadores. “Propusimos la modificación del convenio colectivo de trabajo, firmado hace 45 años y completamente obsoleto frente a los cambios tecnológicos, lo que genera altísimos costos de producción”, afirmó el SFMyC en el comunicado del viernes último. No contentos con la difusión de ese anhelo, los móviles de la Policía de la Ciudad y de la Federal en las inmediaciones del edificio de la TV Pública producen una escalada de tensión a priori innecesaria.

“Estuvimos hoy en distintos momentos del día con móviles policiales en la puerta, un carro de asalto y policías de civil dentro del canal. Estamos en asamblea permanente pero no somos delincuentes, somo trabajadores que estamos llevando a cabo una medida gremial. Tenemos motivos para hacerlo porque venimos con una situación de extorsión de parte de las autoridades, pero nunca en ninguna asamblea de la historia hubo algún motivo para tener que sacar la discusión afuera del canal y mucho menos para traer a las fuerzas de seguridad. Lo entendemos como una amenaza, un amedrentamiento y una provocación”, subrayó Lecchi.

El amedrentamiento de parte de las autoridades para con cualquier actividad gremial que se produzca en los medios públicos no parece ser un hecho aislado, sino más bien una política para imponer el ajuste. La semana pasada, el vicedirector de Radio Nacional, irrumpió en medio de una asamblea que analizaba las medidas a tomar ante los 16 despedidos en la emisora estatal, filmando a los trabajadores presentes con su propio teléfono móvil. En el día de hoy, también móviles policiales se hicieron presentes en la sede del Canal de la Ciudad, donde sus trabajadores están de paro y ocuparon los estudios ante los cinco despidos comunicados la semana pasada y la amenaza de que otros treinta se efectivicen en las próximas semanas. Estas cesantías se producen luego de los 180 despidos que se produjeron en el área de contenidos de la TDA (CIARA), y a los 33 de Pakapaka, Encuentro y DeporTV, a quienes se deben sumar los 89 retiros voluntarios en esos mismos canales.

La reducción de personal no es el único problema que enfrentan los medios públicos. El ajuste ya se percibe en las pantallas. En Encuentro, Pakapaka y DeporTV la repetición de programas y los “enlatados” extranjeros son moneda corriente desde hace meses. En la TV Pública, la merma en la producción empieza a sentirse de cara a una programación 2018 de la que nada se sabe. La tercerización de la producción ya comenzó: mientras históricamente los festivales de verano eran realizados por personal propio del canal, este año la transmisión del “Festival de la doma y folclore de Jesús María” lo está transmitiendo personal externo al canal, mediante un móvil de Adart Producciones (fundada en 1987 por Alejandro Gruz y Daniel Burak). Mientras tanto, el móvil de la TV Pública descansa en la puerta del canal. Otro caso que demuestra la disminución en la producción propia es que el noticiero matutino del canal, que hasta hace unos meses tenía una duración diaria de tres horas (de 7 a 10), se redujo una hora a mitad de año (de 8 a 10) y actualmente sólo se emite de una hora (8 a 9). De hecho, con excepción de los noticieros, el único programa en vivo y de producción propia (junto a Kapow) que emite la TV Pública en la actualidad es Cocineros argentinos.

En este contexto, los trabajadores de la TV Pública difundieron un comunicado titulado “El Ministerio Policial de Medios y Contenidos Públicos quiere liquidar la TV Pública” en el que denuncian un “lock out patronal” peligroso. “Con un cinismo pocas veces visto, y mientras proclama entre sonrisas diálogo, pluralismo y amplitud de voces, el SFMyC -detallan los trabajadores- lanza sin previo aviso una guerra contra los periodistas y los trabajadores del único canal de gestión pública del país. Esto se lleva adelante de la mano de despidos en Radio Nacional, TDA, señales Pakapaka, Encuentro, DeporTV y el Canal de la Ciudad. La estrategia a cargo de Hernán Lombardi busca presentar a los trabajadores y sus salarios como el problema, al mismo tiempo que vacía sin pudor al canal de sus contenidos, a tal punto que, tras la renuncia del Director Ejecutivo de la Televisión Pública, Horacio Levin, en diciembre de 2017, no hay aún ninguna programación conocida, prevista o en marcha para 2018. Una curiosa forma de gestionar los contenidos de los medios públicos cuando deja a la TV Pública a la deriva, reduce horarios de trabajo que empobrecerán inevitablemente los noticieros, y anuncia la paralización total de Canal 7 durante los fines de semana, con la excusa del ´ahorro´.”

En el comunicado, los trabajadores de la TV Pública denuncian que no parece ser la “austeridad” el objetivo buscado por el SFMyC, teniendo en cuenta el sueldo que cobran algunos funcionarios dentro de RTA. “El ahorro y la racionalización que tanto desvelan al Ministerio de Modernización conducido por Andrés Ibarra -señala- cuando se trata de salarios de los trabajadores, pero que no cuenta cuando se trata de colocar a su mujer, Carla Piccolomino, en el área de Relaciones Institucionales de Canal 7, con un sueldo superior a los 190 mil pesos mensuales”. El texto, además, desmiente que la planta de personal en el área de noticias se haya incrementado en un 70 por ciento durante el kirchnerismo, tal como afirmó el SFMyC. “El diálogo que declama Lombardi -cierran los trabajadores- es muy democrático: ninguna interlocución, patrulleros y un carro de asalto de la Policía Federal en la puerta del canal para disciplinar a los peligrosos periodistas, a quienes se empuja a un conflicto que no buscamos ni pretendemos.”

Aquí algunos de los tuits que marcaron la situación en ambas señales públicas:

Al incumplimiento salarial de LT3 se suman despidos en Radio Nacional Rosario

La sangría en medios privados y públicos se intensifica con el absoluto aval de la Alianza Cambiemos, que desde los tres poderes del Estado está dejando caer una tras otras cada vez más empresas de comunicación, con el consecuente desastre de miles de trabajadores que están quedando en la calle o en una situación de precarización extrema. Ni hablar del esquema de discurso único y antidemocrático que se impone desde usinas ultraoficialistas como el emporio Clarín y sus repetidoras La Nación, El Cronista, Infobae, Perfil, y otros pocos beneficiados en este contexto que elimina voces plurales, y lo que es peor, la libertad de expresión, uno de los principales derechos básicos de la ciudadanía.

Ayer les contamos como nuevamente los Whpei avanzan con un plan de desguace de otra señal, se trata de LT3, la AM 680 de Santa Fe, que puede correr la misma desgracia que Radio Rivadavia, donde los hermanos prestamistas que se ocultan detrás de la fachada de una fundación que lucharía en defensa de los pueblos originarios, colaboró con los Nosiglia/Cetrá para inventar una quiebra fraudulenta y dejar librados a su suerte a 120 empleados.

El desmantelamiento del Sistema Federal de Medios Públicos ya es un hecho, y su responsable Hernán Lombardi utilizó de vocero a un operador gubernamental para justificar el vaciamiento que se quiere hacer desde el diario La Nación. Adelantamos la movilización de los colegas de LT3 en el día de hoy y compartimos ahora lo que publicó El Ciudadano con respecto a la situación de Nacional Rosario:

RADIO NACIONAL: NO A LOS DESPIDOS

En el marco del rechazo a los despidos en los medios públicos, la asamblea de trabajadoras y trabajadores de Radio Nacional Rosario, convocada por el Sindicato de Prensa Rosario, resolvió realizar un acto de protesta en las puertas de la emisora, Córdoba 1331, el lunes 8 a las 13, para reclamar por la inmediata reincorporación de la compañera Lilian Alba, quien desde hace cinco años trabaja en la emisora local y recibió ayer la notificación de su desvinculación. Con lo que se suma a la lista de trabajadorxs “eventuales” que perdieron su fuente laboral.

“Repudiamos esta política de ajuste sobre los trabajadores estatales que viene ejecutando el gobierno nacional y el literal vaciamiento de los medios públicos. En una etapa de hiperconcentración de medios de comunicación, se pierden día a día voces con diversidad, el pluralismo indispensable para la información y el federalismo que pregonan funcionarios políticos pero que se ignora sistemáticamente”, denuncia el Sindicato de Prensa.

“El ajuste irracional que está aplicando el gobierno sobre la TV pública, la agencia de noticias Télam y Radio Nacional pone en evidencia el maltrato de parte de la propia conducción de las empresas del Estado sobre esos medios y sus trabajadores más el desprecio a la función social que deben encarnar. Por eso convocamos a las organizaciones gremiales, sociales, políticas, de derechos humanos y a toda la sociedad a solidarizarse con esta lucha”, cierra el comunicado.

El Gobierno avanza con el desguace de los Medios Públicos. Los trabajadores van a resistir

Desde 2013 la situación que se empezó a dar con el desguace del Grupo 23 nunca se detuvo, sino que se potenció en los medios privados, paraestatales y públicos. Con la asunción al poder de la Alianza Cambiemos en 2015 el esquema de eliminar voces disonantes bajo el discurso único del que hoy somos testigos, ejecutó en base a una censura encubierta que tiene cuatro ejes fundamentales:

1) el desfinanciamiento

2) persecución desde una pseudolegalidad para pocos (utilizando los tres poderes del Estado)

3) imponer el miedo a quedar en la calle en base a dejar todos los días gente sin trabajo

4) potenciar sin control ni regulación alguna a los pocos y principales holding que hoy hacen ultraoficialismo exacerbado, porque obviamente estas políticas de desigualdad los favorece ya que pueden cesantear y expandirse a gusto y piacere incrementando sus ganancias y capacidad de fuego de manera peligrosa. El emporio Clarín a estas alturas se ha convertido en un factor político y económico que está por encima de las instituciones de la Democracia, en consecuencia de la Constitución Nacional y de la sociedad toda, a la que manipula en contra de sus propios derechos e intereses.

En los dos primeros años de esta administración, comandada por empresarios impiadosos, resultó muy difícil contabilizar exactamente el total de colegas que se quedaron sin empleo, una cosa son los que estaban en blanco y figuran registrados en algún lugar, y otro los de la inmensa cantidad de medios autogestionados que no pudieron seguir adelante con personas que cobraban bajo modalidades difícil de contabilizar. De todos modos se habló de 1500 puestos en la C.A.B.A, pero sumados a los medios provinciales daban más de 2500 compañeros. Este último 2016 se habla de otros 2500 laburantes que se han perdido sus fuentes de ingresos. Es probable que si se hila finito nos encontremos con cifras aterradoras, especialmente si sumamos al resto de los sectores de toda la Argentina.

Después de estos dos años donde se vaciaron, achicaron, ajustaron y cerraron cientos de empresas de comunicación privadas, ahora, después de la leve avanzada que hubo en ese mismo período en el Sistema Federal de Medios Públicos, en las últimas semanas se inició una feroz avanzada contra Radio Nacional, la Agencia Télam y Canal 7 donde el propio SATSAID tuvo que salir a exigir la reincorporación de tres trabajadores desafectados por participar de un paro, algo que es un derecho constitucional que este gobierno antidemocrático viola sistemáticamente.

El año cerró con echados en las señales de TDA, en la Radio Pública de Buenos Aires de un manera absolutamente indigna e ilegal, incluyendo sus 49 filiales en todo el país, y en la agencia oficial con la posibilidad de cerrar el rubro publicitario que deje a 160 compañeros, que se sumarían a despidos que hubo de periodistas si no se frena esta escalada.

Los laburantes de la Televisión Pública denunciaron en su sitio oficial el atropello bajo extorsión que premeditan Hernán Lombardi y sus acólitos. La operación está encaminada para iniciar el vaciamiento del canal que nos pertenece a todos y hoy lo demuestra el diario La Nación, que a través de uno de sus operadores menores, copia el libreto gubernamental para desmantelar la red de medios estatales. Algo que el sólo hecho de leer demuestra en lo bajo que se puede caer a la hora de responder a intereses mezquinos a cambio de unas monedas y exposición.

Esta semana que se inicia habrá asambleas para resistir este ataque masivo que sigue sumando también medios privados. Es probable que un escándalo sin precedentes surja de la calle Gorriti al 5900 donde se oculta un esquema delincuencial de carácter cuasimafioso a gran escala que tiene nombres que cuando salgan a la luz sorprenderán a propios y extraños. Ampliaremos

Los Whpei vaciaron Radio Rivadavia y ahora van por LT3, AM 680

Los prestamistas hermanos Whpei ya hicieron su negocio en Radio Rivadavia y colaboraron con la familia Cetrá, testaferra de los Nosiglia, para vaciar la histórica señal que entró en una absurda quiebra por deudas con SADAIC. Unico caso en la historia de la radiofonía argentina; jamás una emisora se liquidó por tener acreencias con la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de música, para encima dejar a más de 120 trabajadores a la deriva.

No contentos con ello, los santafecinos que disfrazan sus oscuras actividades financieras tras una fachada de fundación que lucha en favor de los derechos de los pueblos originarios (hay que reconocer que originalidad para la estafa, les sobra a estos muchachos) ahora retienen salarios de colegas de la legendaria LT3, aquella antigua Radio Cerealista que ingresó al sistema de medios públicos con el golpe de Estado de 1955 al Presidente Perón y luego empezó a ser licitada nuevamente. 

Pasamos a reproducir el comunicado de los compañeros que atraviesan una incertidumbre absoluta, ya que los Whpei no dan la cara y deben mucho dinero a sus empleados:

Trabajadores de la emisora confluirán en un acto frente a Radio Nacional

Las trabajadoras y los trabajadores de radio LT3 se encuentran en estado de alerta y movilización ante un nuevo incumplimiento salarial por parte de la patronal. Desde el mes de mayo la empresa viene desdoblando los pagos a sus empleados y a la fecha no se pagó la segunda cuota del aguinaldo y los sueldos de diciembre.

La empresa Rosario Difusión SA, que públicamente se ha adjudicado el empresario Guillermo Whpei, acumula deudas millonarias por falta de pago de aportes patronales y al sistema de seguridad social; situación que resiente los servicios de las obras sociales.

A lo expuesto se suma el abandono empresarial, ya que hasta el momento no se ha podido encontrar un interlocutor válido para dar respuestas a los pedidos de las y los trabajadores, un universo de 51 familias que desconocen si podrán cubrir sus mínimas necesidades. Es aún más notable cuando la falta de respuesta patronal proviene de quien públicamente se define contra el trabajo esclavo y dice desde la fundación que preside “promover, difundir y fortalecer los valores de la democracia con calidad institucional”.

Por lo expuesto, se ha definido por parte de los periodistas, operadores, locutores y administrativos y los gremios que los representan un paro de actividades el próximo lunes 8 de enero, desde las 10 de la mañana, con concentración en la puerta de la emisora y movilización a Radio Nacional, Córdoba 1331, a las 13, donde se realizará un acto conjunto por los despidos en los medios públicos, la reincorporación de una compañera de Radio Nacional Rosario y por la grave situación que se vive en la emisora radial LT3.

Intersindical de los medios AATraC, SUTEP, SAL, Sindicato de Prensa Rosario

Siguen los despidos en los medios públicos y la resistencia de los trabajadores

Está claro que la política sistemática de despidos se intensifica en medios privados y públicos. La avanzada en las señales de TDA, Radio Nacional, la agencia Télam y el propio Canal 7 marcan que esa es la línea que va a continuar la administración de la Alianza Cambiemos.

Los trabajadores resisten y desde el Sistema Federal de Medios Públicos, que comanda Hernán Lombardi, responden a los legítimos reclamos con estas incoherencias:

Contenidos Públicos Sociedad del Estado

Creamos la empresa Contenidos Públicos Sociedad del Estado para el manejo y administración de las señales Encuentro, PakaPaka y DeporTV -que anteriormente estaban bajo la órbita del Ministerio de Educación.

Aquí desarrollamos las herramientas que nos instalan en el siglo XXI y nos proyectan hacia el mundo en un nuevo ámbito de convergencia, integrando capacidades y diseñando políticas de medios y contenidos con visión de futuro.

Las señales Encuentro, Paka Paka y Deportv siguen trabajando más que nunca para garantizar que los medios y contenidos del Estado Argentino puedan llegar efectivamente a todos los habitantes, en un marco de libertad de expresión y pluralidad de voces. Medios y contenidos que enriquezcan la vida de todos y que propicien un profundo cambio cultural en la Argentina del siglo XXI.

Durante enero y febrero las señales seguirán con su programación habitual. En marzo de 2018 llegará la nueva programación, que incluye 500 horas de estrenos y mas de 1000 horas de eventos en vivo.

Seguimos gestionando los medios públicos del Estado Argentino y desarrollando proyectos culturales con criterio plural y federal.

Hoy a marchar contra el ajuste gubernamental que despide en el Estado y en el sector privado

Como estamos viviendo en todos los sectores laborales de la Argentina, más allá de la fábula sobre la recuperación de la economía que nos quieren vender los medios ultraoficialistas que hacen multimillonarios negocios con este esquema que beneficia a una élite en detrimento de la mayoría de la ciudadanía, la situación se agrava día a día mientras los funcionarios de gobierno siguen de vacaciones en Punta del Este con sueldos que van entre los 180 y 230 mil pesos.

La administración de la Alianza Cambiemos (PRO-UCR-CC/ARI) aprovecha el período de las “fiestas” y estival para dejar en la calle impiadosa e ilegalmente a más de mil trabajadores del sector público que se suman a las cientos de firmas privadas, no sólo del sector de las comunicaciones, que también cesantean a innumerables laburantes que quedan atrapados entre la desocupación y un esquema económico que impone tarifazos en el transporte, remedios, luz, gas, agua, alquileres, expensas, combustibles, etc.

Lo que está pasando en Radio Nacional con sus 49 filiales, la agencia Télam y Canal 7 es una analogía de lo que pasó en el Grupo 23, el achique del grupo más beneficiado de la región, nos referimos a Clarín, Radio Rivadavia, Splendid, Rock & Pop, Del Plata, Radio Madres, Continental, y por nombrar alguno más, el holding Indalo. Todo forma parte de un plan que consiste en quitar a los que menos tienen para beneficiar a los privilegiados de siempre: el campo, financistas usureros, bancos y potentados empresarios y CEOs.

No hay muchas vueltas que darle, Mauricio Macri defiende los intereses del minoritario grupo al que representa, y lamentablemente pareciera que nada lo va a hacer retroceder, menos aún si se viola el derechos constitucional a la Libertad de Expresión, acallando voces alternativas para dejar sólo en los medios a quienes repiten el discurso único que justifica lo injustificable y manipula a la población para que actúe contra si misma.

La única posibilidad de empezar a revertir este entramado es defender nuestros derechos individuales y generales sin caer en la trampa del silencio cómplice que impone el miedo a formar parte de los que pierden sus fuentes de ingresos. Disciplinar periodistas y a la población parece ser la bandera de este poder de turno, y somos nosotros quienes tenemos que imitar la voluntad y energías que estos funcionarios que fomentan la desigualdad permanente y la injusticia social, ponen para pisotearnos, avasallarnos y quitarnos la dignidad que nos queda.

Hoy se marcha al Ministerio de Modernización que conduce el despedidor serial Andrés Ibarra, para protegernos unos a otros de este proyecto que viene por todos los trabajadores sin excepciones. 

Asamblea de Nacional, Télam y Canal 7 para tomar medidas contra el ajuste en los medios públicos

Después de la terrible jornada de ayer en la sede porteña de Radio Nacional, donde los compañeros que desarrollan tareas allí, y que no son ninguna clase de ñoquis, como los quiere catalogar la administración Lombardi para justificar junto a trolls oficialistas sus despidos, llegaban a la emisora para retomar sus tareas y dependían de una suerte de macabra ruleta rusa que era el reloj de ingreso, que si no les reconocía las huellas digitales eran informados oralmente por los agentes de seguridad de la señal que no trabajaban más ahí.

Una práctica no solamente indigna sino viciada de toda ilegalidad, con el agravante de que quien ejecuta semejante delito es el Estado desde el Sistema Nacional de Medios Públicos. No hubo una sola autoridad de la AM 870 y demás emisoras oficiales que transmiten desde Maipu 555 que diera una sola explicación. De hecho el castrense vicedirector de la radio pública, Pablo Ciarliero, quien ya debería haber renunciado por violar asambleas grabando gente con sus celulares y denominarlos “Terroristas” al aire, dejó circular una frase digna de un guión de Stephen King: “no tenemos lista de cesantes pero si el reloj no los deja fichar, entonces fueron despedidos”.

Una frase que quedará para la historia negra de este período de sistemáticas violaciones a todas las normativas constitucionales vigentes en materia laboral, sumados obviamente como estatutos y convenios. Por eso ayer, luego de una Asamblea, se optó por llevar adelante un paro hasta las 17 horas. A esa hora se decidió extender la medida de fuerza hasta hoy a las 14 a la espera de alguna respuesta de la empresa, alguna acción del Ministerio de Trabajo o de autoridades gubernamentales.

Nada de eso ocurrió, así que hoy a las 13:30 se desarrollará otra Asamblea que sumará acciones en la agencia oficial Télam y Canal 7. Aquí el comunicado del Sindicato de Prensa de Buenos Aires:

Histórico paro simultáneo en todos los medios públicos.