La Interradial repudia represión a trabajadores de PepsiCo y el triste papel de los medios masivos

La sangría de despidos, precarización, violación de convenios, estatutos, normativas laborales de todo tipo, y hasta del mismísimo derecho constitucional a la Libertad de Expresión, porque se vacían medios y deja en la calle a periodistas todos los días, se incrementa semana tras semana.

Semejante ajuste a los trabajadores de todos los sectores, no sólo de prensa, tiene una sola manera de ser impuesto: bajo una represión que cuenta con la complicidad y cobertura cada vez más peligrosa de los tres poderes del Estado. Esto, sumado a los aumentos sin freno y la bicicleta financiera, en la que únicamente juegan pequeños grupos que se están llenando los bolsillos con millonadas de dólares, está dejando frente al abismo a la mayoría de los argentinos.

Está claro que con estas élites financieras autóctonas y extranjeras que ganan millonadas con los intereses que generan timbas como la de las LeBaCs, dejando ganancias del 25 al 26 por ciento sin producir ni siquiera un escarbadientes, ¿quién va a producir algo y generar empleo?.. obviamente nadie.

El brazo armado de estas minorías ricas está conformado por pobres a los que se les da armas y uniformes con el dinero de nuestros impuestos para que peguen, den golpes y disparos a sus pares. Los tentáculos oligopólicos mediáticos son los que, manipulación mediante, intentan legitimar y naturalizar con ráfagas interminables de mensajes engañosos, que los opresores son los buenos y los oprimidos los malos. Cientos de operadores disfrazados de periodistas viven de estos holdings y no tienen escrúpulos a la hora de ensuciar a gente que se queda sin la posibilidad de llevar el pan a la casa, inventando una aparente búsqueda de orden legal que va en pos de normalizar el país. Algo que en razón de verdad, estos grupos jamás hicieron ni respetaron. Han vaciado las arcas del fisco en innumerables administraciones con funcionarios que se reciclan bajo diferentes banderías políticas, pero que siempre benefician a los mismos.

Los desinformadores de turno, en defensa de sus intereses y privilegios, se cansaron de ensuciar a empleados que han sido cesanteados y que en esta coyuntura de desocupación, están muy lejos de conseguir otra fuente de ingresos. La desfachatez de los graf y los dichos de los comentaristas de esta tragedia en emporios como Clarín, el Grupo América, La Nación, Infobae, Telecentro, fue bochornosa. Inclusive la de señales como las de Indalo Media de Cristóbal López, que mientras vende por televisión y radio que está en defensa de los trabajadores, desguaza un canal como CN23, no paga en El Patagónico, tampoco en Ambito Financiero, y otras emisoras que explota haciendo una puesta en escena de oposición al macrismo, como Clarín hizo y sigue haciendo con el kirchnerismo. Un show cínico y repugnante en el que se usa a la gente para montar un espectáculo llamado “Grieta”.

De esta trama novelada, los perjudicados y usados de siempre somos solamente los que producimos las ganancias de estas castas impiadosas que no tienen pruritos a la hora de ir por todo y por todos. Esas mismas castas que cuando quieren aumentar o mantener sus utilidades ponen como variable de ajuste al asalariado, a quien en connivencia con el actual gobierno proempresario, quieren flexibilizar y dejar en la peor de las situaciones para desarticular toda posibilidad de organización que intente proteger lo que les corresponde y pertenece. Lo que está ocurriendo va camino a una asfixia social que tiene límites. Límites que tendremos que poner quienes ponemos el hombro todos los días para ganar sueldos miserables, si es que aún tenemos la suerte de tener empleo no nos alcanzan para poder cubrir una canasta básica y llevar una vida digna.

Este entramado no puede continuar porque aunque parezca exagerado, nos está llevando otra vez a una ruina que puede ser peor que la del 2001. Nadie quiere eso y tampoco que este presidente, que fue elegido a través del voto popular, no termine su mandato, pero si estamos amparados por las leyes para actuar a derecho y defender nuestra dignidad como habitantes de esta rica Argentina, que bajo ningún punto de vista puede estar atravesando semejante drama debido a este esquema de desigualdad absoluta que se pretende imponer por la fuerza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: