Las empresas de medios no tienen empacho en hacer del morbo otra práctica redituable

Mientras esta imagen inhumana continúa repitiéndose millones y millones de veces en todos los noticieros de los canales de aire, cable y portales informativos de la web, nos tomamos unos minutos para reflexionar al respecto.

En un principio se podría decir que no hay nada más contradictorio que mostrar, sin necesidad alguna, esa secuencia macabra hasta el hartazgo mientras se habla de una sociedad enferma, o por el contrario, afirmar que la teoría que arrojan los conductores de ciclos mediáticos es tan cierta, que ellos mismos certifican que la comunidad a la que pertenecen, y cuyas personas integran y hacen esos medios, están doblemente enfermos.

En primer lugar por sufrir esa psicopatía, y en segundo, por banalizar semejante y deleznable acto repitiéndolo como si fuera una publicidad, es decir una simple mercancía. “El morbo vende” se defienden algunos como si eso fuera una justificación aceptable. Una cosa es informar sobre un hecho, y otra muy diferente, viralizarlo de manera siniestra desde las pantallas con la pretendida finalidad de levantar el rating generando un circo donde se compite sobre qué opinólogo tira el palo más duro a, el o los, supuestos responsables.

¿Algún gerente, productor, o colega en general habrá pensado, o sentido en algún momento, la necesidad de dejar de emitir eso poniéndose aunque más no fuera un minuto en el lugar de los familiares y amigos de la víctima. Familiares y amigos entre los que se cuentan adultos como sus padres, otros más jóvenes, y seguramente también muchos niños y niñas. Poner ese aviso oscuro que teoría advierte “ATENCIÓN: no apto para niños, niñas y adolescentes” ¿sirve de algo?.. quizás para atraer más televidentes. En realidad el aviso debería decir no apto para la humanidad. Ese vídeo sólo tiene que ser visto por los responsables del Poder Judicial para determinar que ocurrió, y no puesto al aire para que los presentadores de noticias se hagan festines jugando a ser investigadores y fiscales.

Así como las empresas privadas y públicas de comunicación no tienen grietas a la hora de dar prioridad a sus utilidades en detrimento de los trabajadores (en la última captura de C5N tienen el ejemplo de como la señal se evita tener un móvil con camarógrafo, chofer, ayudante, productor y un cronista propio utilizando el Skype), tampoco existen diferencias a la hora de convertir un drama desgarrador para cualquier ser humano en un producto que sube las mediciones a base de naturalizar una de las tantas miserias que se han instalado en nuestro oficio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: