Hoy, mañana y el miércoles habrá actividades contra la intervención del macrismo en el INCAA

Cuando llegó la hora de nombrar a una persona al frente del Ministerio de Cultura el presidente Macri optó por una persona con un oscuro prontuario en materia de vaciamientos y operaciones contra quienes considera un escollo en su camino. En el 2002 lo hizo con el proyecto de relanzamiento del diario deportivo El Gráfico y cuando aterrizó en la cartera cultural no tuvo empacho en dejar a 500 personas en la calle. 

En definitiva, Pablo Avelluto, no hizo más que seguir la lógica de ajustes y despidos de la Alianza Cambiemos (PRO-UCR-CC/ARI) en el sector estatal y el privado, al que le sigue dando zona liberada para violar todas las normativas vigentes en materia laboral y ser solamente productores de desocupados. Otra cosa no está produciendo la Argentina en estos tristes y duros momentos para la mayoría de la sociedad.

El “vamos por todo” del gobierno anterior se potenció con esta administración de empresarios que llegó al Ejecutivo a través del voto popular y que obviamente defiende a rajatabla los intereses de sus pares en desmedro de los trabajadores de todas la áreas, porque ni siquiera perdonan a los sectores que les brindaron su apoyo en las últimas elecciones.

La coalición gobernante logró el discurso único en su favor del que hoy goza en los principales grupos mediáticos, encabezados por el Grupo Clarín, en base a alimentarlos con millonaria pauta oficial, antigua y conocida argucia de varios inquilinos de Balcarce 50, fueran ellos militares o civiles, y la posibilidad de que amplíen sus huestes tentaculares para incrementar sus ganancias sin control ni límite alguno.

El holding América, que encabezan Daniel Vila, José Luis Manzano, y el recientemente llegado Claudio Belocopitt, para muchos un prestanombre del Coordinador de Gabinete Económico, Mario Quintana al ex Grupo Uno, no ha escapado a estas prácticas, es más, está llevando a un formato de house organ que por momentos supera la de las señales del multimedios de los Noble, Magnetto, Aranda y Pagliaro, entre otros.

En sus filas aparece como productor estrella el hijo de Carlos Avila (ex patrón de Avelluto en ese autodesguazado Gráfico) y actual funcionario gubernamental como Coordinador de Hospitales Universitarios, Juan Cruz Avila, quien tiene su nave insignia en Animales Sueltos, un ciclo conducido por Alejandro Fantino, que junto al Intratables de Santiago del Moro, se han transformado con un grupo importante de mal llamados “periodistas militantes” una suerte de 678 y TVR en versión macrista.

Desde el programa del relator que se dedica al periodismo, una especie de antónimo de Víctor Hugo Morales, se ha encarado una operación de la más burdas operaciones de los últimos tiempos en la TV argentina. Claro, como podía salir de otra manera si el personaje utilizado para encarar la maniobra fue el seudoperiodista Eduardo Feinmann, vean este material:

Ya sabemos que la intención de quienes ordenan a Avelluto ir por el INCAA no es la misma que la de estos servidores de la desinformación y el engaño. Los primeros tienen un claro modelo de achicamiento de toda inversión pública, (esas cosas que ellos consideran gastos o costos: educación, cultura, empleo, etc) y la de los segundos no es más que medir y se hable de ellos en redes y rebotes en otros formatos. No importa si bien o mal.

En rigor de verdad, que se hable así de Fantino, del discípulo de Daniel Hadad, y todos los demás que están en esa mesa ultraoficialista, entendemos que no es nada positivo. De todos modos, en este ambiente, como le gusta denominarlo a muchos, haciendo una analogía con la farándula o el mundillo del espectáculo, ya no hay parámetros para interpretar o entender que es para estas personas tener o no credibilidad. Al parecer todo gira en torno a una cucaracha en el oído del conductor de turno que le avisa si tal o cual tema levanta o baja el rating minuto a minuto. Lo demás es paisaje..

La Sociedad Argentina de Actores junto a figuras como Adrián Suar y Juan José Campanella, a quienes no puede relacionarse ni por casualidad con el kirchnerismo, salieron como corresponde, con uñas y dientes, a defender la autarquía del INCAA y el Fondo Nacional de Fomento Cinematográfico:

Con el humor ácido de Verónica Llinás y otros integrantes del cine argentino que te van a sorprender, La Interradial brinda su más absoluto respaldo a los actores, directores, y todos los trabajadores del cine nacional, al igual que hace con la educación pública y los colegas de prensa que siguen sufriendo la avanzada ajustadora que perjudica a millones de argentinos del gobierno empresarial del PRO, el sector más conservador y reaccionario del radicalismo, y la minoritaria Coalición Cívica-ARI.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: