Los trabajadores de AGR demuestran a Clarín que con la producción de VIVA sus despidos son un fraude

Pasaron más de 70 días de la toma pacífica de la planta de AGR/Clarín en el barrio de Pompeya, donde 380 trabajadores defienden sus empleos ante los fraudulentos despidos del holding que está siendo más beneficiado por la Alianza Cambiemos (PRO-UCR-CC/ARI) con pauta oficial y vía libre para ampliar sus colosal emporio, en estos duros momentos que enfrenta la mayoría de los Argentinos frente a un ajuste brutal que está dejando secuelas gravísimas en familias enteras que están perdiendo día a día, ya no sólo su poder adquisitivo, sino directamente sus fuentes de ingresos.

Lo que ocurre en Artes Gráficas Rioplatenses y Radio Del Plata es únicamente una pequeña muestra de lo que está pasando en nuestro sector de las comunicaciones. Esto se replica en todo el ámbito económico donde las políticas de la administración  Macri está privilegiando a una minoría de empresarios inescrupulosos y exportadores agrícola-ganadero que aprovechan la zona liberada que habilita el Estado para reducir sus plantillas laborales y precarizar a los pocos que aún subsisten en medio de este plan que amplía minuto a minuto la brecha entre la inmensa mayoría de pobres y un pequeño grupo de ricos.

La tristemente célebre figura de La Grieta, es un instrumento utilizado por este entramado financiero que tiene un elevado poder de fuego mediático que invisibiliza, tergiversa, manipula y oculta información. No es casualidad el ir contra la prensa con métodos diferentes a gobiernos anteriores, pero que buscan diferentes resultados. Es una estrategia muy clara, donde los dueños, prestanombres, testaferros, o ponedores de firmas en directorios de accionistas fantasmas (que hoy están y mañana desaparecen) conforman un esquema de relojería que les permite impunidad total.

Se llamen Szpolski, Garfunkel, Gallea, Ferreyra, Acosta, Magnetto, Aranda, Noble, Fontevecchia, Vila, Manzano, Santa María, Julio De Vido, los hermanos Vignati, Olmos, o Saguier y Mitre (entre otros), todos estos actores gozan de una cuasimafiosa libertad de acción contra los trabajadores. Algo que obviamente les garantiza el hecho de que no se estén respetando principios fundamentales del Estado de Derecho que son la base de nuestra Constitución Nacional.

Pisoteada de manera sistemática, la Carta Magna reconoce el derecho de las personas a recibir información veraz, responsable y ecuánime. ¿Cómo se puede garantizar esto si quienes tienen los medios de información son precisamente quienes suscriben estas violaciones con la única finalidad de incrementar sus abultadas e insaciables ganancias?. Simplemente imposible.

Cada partido o coalición política, una vez en el poder, lleva adelante un soporte que juegue en favor de sus intereses. Lo cada vez más evidente es que el gatopardismo de los autodenominados empresarios de medios, se acomoda a estas instancias, y por más que adscriba a diferentes y hasta en teoría opuestas ideologías, en cada coyuntura tiene asegurada una protección y cobertura inaudita, que los tres poderes del Estado no otorga, como debería hacer, a todos los ciudadanos por igual.

Se ha transformado en costumbre maniatar a los trabajadores de prensa con estratagemas que giran en torno a supuestos desfinanciamientos, como el caso de Electroingeniería, inventados eufemismos del Ministerio de Trabajo o el ENACOM como el de “conflicto entre privados”, ilegales reestructuraciones como las de AGR, que tiene como objetivo claro librarse de empleados que hacen respetar sus convenios, tienen años de antigüedad, beneficios sociales, y otros derechos, que reiteramos, los asisten constitucionalmente. 

Así como Tiempo Argentino tuvo que transformarse en una cooperativa para demostrar que de alguna u otra manera esa unidad de trabajo se puede sostener, los compañero de la Gráfica de Clarín sacan a relucir a través de la Revista Viva (Las Luchas Obreras), como la planta en la que están resistiendo, está absolutamente activa como para seguir con la producción de material que el multimedios terceriza con personas que ya no cumplen el rol de obreros de una fábrica, sino de víctimas de un sistema de esclavitud moderna, donde se realizan duras tareas en negro, con más horas, por menos plata, y sin otra opción que aceptar todos los atropellos que se pueda imaginar porque la dotación de desocupados, que se acrecienta hora a hora, tira a la baja los salarios y ya no sólo eso, los impulsa a cumplir labores en situaciones de explotación que atrasan las condiciones laborales al siglo XVIII y XIX.

Esta avanzada es la que tenemos que detener haciendo respetar todas las normativas que nos asisten, y en especial evitando desde el lugar en el que estemos, que estos cotos mediáticos naturalicen estas calamidades, que a corto o a largo plazo van a perjudicar a toda la sociedad, incluyendo obviamente a nuestros hijos, nietos, y al futuro general de nuestro país.

Debemos evitar las divisiones que estos grupúsculos fomentan entre nosotros para lograr sus fines. La unidad, en el sentido claro de saber quien es el adversario y no confundirlo nunca con el compañero que tenemos al lado, es el elemento fundamental, y la llave que va a abrir la puerta para que salgamos de este acorralamiento en el pretenden sumirnos, y que tiene complicidades y respaldo manifiesto desde lo más altos mandos del Gobierno Federal. Algo que no es menor y tiene que ponernos alertas y en acción permanente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: