El diario La Nación despide y amenaza con sanciones a los trabajadores reunidos en Asamblea

A principios de noviembre  de 2016 ya acompañabamos en la lucha a los colegas de La Nación frente al avance precarizador y de cesantías del nuevo formato del matutino de los Mitre/Saguier. El insostenible justificativo de la incorporación de las nuevas tecnologías dejaba tres sillas vacías. Trabajadores que quedan en la calle bajo la insostenible e injustificable incorporación de la nuevas tecnologías y los flamantes formatos de las redacciones convergentes. Esas que hacen subir la rentabilidad de las empresas privadas que se dedican al rubro de las comunicaciones imponiendo a sus empleados que desarrollen multitareas, precarizándolos, e intentando meterles el miedo a quedar en las calles sino hacen lo que se les obliga a hacer a cambio de salarios indignos.

Ese era el comienzo del LN+, o LN-, ya que la idea de ese modelo de conjugar prensa escrita, televisiva, y en varios casos como el de Perfil, también radial, no está sumando a los productos, sino por el contrario restando calidad por la misma falta de personal y las exigencias a los pocos a los que mantienen desarrollando varias funciones a la vez a cambio de muy bajos salarios.

Algo grave vuelve a suceder en las entrañas del veterano matutino que no se debe pasar por alto. Otra vez un compañero que es despedido y una avanzada contra los derechos legítimos de la asamblea gremial, que al convocarse para tratar el tema fue amenazada por ejercer su actividad sindical totalmente llevada adelante a Derecho.

Es increíble, pero en el siglo XXI, estas patronales con supuestas tendencias a la modernización tecnológica, pero en el fondo absolutamente arcaicas, creen que todavía seguimos en la época de la denominada “Revolución Industrial”, cuando los empleados no eran laburantes sino esclavos que podían ser pisoteados sin que el rigor de las leyes recayera sobre los victimarios.

Hay que recordarle a los propietarios de este y todos los medios, sean privado o estatales, que existen normativas laborales vigentes, las cuales más allá de ser avasalladas por un Ministerio de Trabajo y una Justicia Laboral que deja zona liberada para este tipo de abusos, no gozan de la impunidad que creen tener. Toda opresión tiene límites y lo sucedido ayer en el acto de la CGT-CTA demuestra que cuando la legislación que protege los intereses de quienes ponen el hombro todos los días es violada sistemáticamente por patrones junto a sus socios de la burocracia sindical, las cosas no terminan muy bien.

La Interradial respalda todas las decisiones de la Comisión Interna de La Nación y hace público su más enérgico repudio a este tipo de prácticas, que reiteramos, son ilegales, gobierne quien gobierne.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: