Cambiemos consiguió su primera flexibilización laboral con petroleros y quiere avanzar en el sector de prensa

multitareas13

De a poco la temida flexibilización laboral, iniciativa que la administración Macri busca legalizar en el Parlamento, avanza de la mano de Cambiemos y se va legitimando, como ya pasó en la Argentina, a través de los grandes medios de comunicación beneficiados con una desregulación sin parangón para efectuar “retiros voluntarios”, despidos directos, precarización, y hasta vaciamientos friamente diagramados (la captura que encabeza esta nota es contundente).

Hoy el titular del Ejecutivo nacional anunció el primer acuerdo de ese tipo con el sector que más gana en el país, los petroleros. En Casa de Gobierno junto al gobernador neuquino Omar Gutiérrez (provincia donde está el tercer yacimiento en materia de gas no convencional, Vaca Muerta), el Ministro de Energía, Juan José Aranguren, y los representantes sindicales de los trabajadores del sector: el senador del Frente Renovador, Guillermo Pereyra y Manuel Arévalo, la firma de un acuerdo que quita derechos convencionados a los empleador del rubro.

Obviamente que el discurso oficial y el de los gremialistas que responde a la burocracia de la CGT asegura que estas medidas van a generar puestos laborales y van a beneficiar a toda la Argentina. Si uno lee la letra chica del acuerdo se da cuenta rápidamente que con la quita de retenciones a los exportadores extranjeros que explotarán los recursos soberanos (Total, Pan American Energy, Chevrón, Shell y Dow) son quienes realmente llevan todas las de ganar.

Esta es la puerta que necesitaba la alianza gobernante para empezar a legitimar mediáticamente la idea de que son las inversiones extranjeras las únicas que sacarán adelante a la economía nacional, pero a las que para atraer, no queda otra que entregar derechos laborales.

En el sector de las empresas de comunicacionales este esquema ya se inició aún con más potencia debido a que venimos de una total falta de representatividad por parte de la UTPBA y otras organizaciones gremiales que favorecen a las patronales en detrimento de sus representados. El flamante SiPreBA, que recién en diciembre del 2015 consiguió su Inscripción Simple, está poniendo resistencia a la infinidad de cesantías que podría ser más si con su estructura en conformación no estuviera defendiendo cada puesto de trabajo con su equipo de abogados y la ventaja de tener casi la totalidad de las redacciones de prensa escrita, radial y televisiva en sus filas.

Las denuncias por cada intento de abuso con respecto a nuestras labores no sólo quedan selladas en comunicados sino que son documentadas en el Ministerio de Trabajo y otros organismos del Estado, incluyendo los estratos judiciales, más allá de que estos hoy estén haciendo oídos semi-sordos a las exigencias de los asalariados en general.

El decreto 1340 de Convergencias favorece a las grandes corporaciones de medios para que sigan creciendo y teniendo utilidades ilimitadas y abandona a su suerte a la rama de la comunicación que administra información alternativa a este entramado antitrabajadores. Compartimos esta interesante nota que toca el tema del Centro de Producciones Radiofónicas:

Por Francisco Godínez Galay

Amanecemos el año con la noticia de un nuevo decreto que modifica la condiciones del sistema de comunicación en la Argentina. Como el año pasado, las reformas parecen hacerse entre la copa del brindis y la reposera de las vacaciones, lo cual nos hace dudar acerca de la casualidad.

En este caso el decreto 1340 oficializa una de las voluntades primordiales del actual gobierno y de la cual venimos hablando en repetidas ocasiones : el sistema de medios y telecomunicaciones es una posibilidad más de dinamizar el mercado, y en este sentido la convergencia funciona como un fin y como un medio: en nombre de beneficiar al usuario, se vuelcan todas las voluntades en pensar a la comunicación como un tema de tecnologías, banda ancha, telefonía celular y cuádruple play, y no como un derecho. Una cosa son usuarios y otra cosa son ciudadanos.

No ahondaremos en lo que establece el mencionado decreto, pues muchos colegas ya se han encargado de ello. Aquí apenas diremos que el decreto permite que los grupos de medios (léase Clarín y otros) puedan ofrecer servicios de telecomunicaciones, mientras que los de telecomunicaciones (léase Telefónica y otros) puedan ofrecer contenidos audiovisuales (desde 2018). El decreto transparenta lo que ocurría de hecho o estaba contenido como en una olla a presión. Además, protege a los grandes jugadores con ciertas medidas como la exclusividad sin competencia por 15 años en el usufructo de la “última milla”, las conexiones al hogar. El gobierno ha planeado fortalecer un oligopolio cerrado, bañado de una teatralización de competencia, que afiance un terreno sólido para que estas empresas inviertan y las comunicaciones muevan la economía. Las discusiones, rencillas y acusaciones se darán en ese alto estrato, mientras pasan a un segundo plano miles de peces chicos que deberán conformarse con las sobras. La teoría del derrame trasladada al espectro. El decreto pretende proteger a PyMes y cooperativas en localidades chicas.

En paralelo, deja mucho para decidirse o realizarse a futuro, por lo cual funciona como carta de intenciones, como puntapié inicial de un partido largo. En este contexto, resulta extraño pensar dónde cabrá la redacción, discusión y sanción de la Ley de Comunicaciones Convergentes prometida, que venga a normar lo que de hecho y a fuerza de decretos ya se está normando.

Pero todo esto nos suscita una pregunta. Desde el lugar del ciudadano, ¿qué nos importa la convergencia? Sin duda que todos queremos que por fin en Argentina funcione Internet, la telefonía celular, entremos al 5G y los costos no sean lo altos que son. Pero eso alcanza para sentirnos en un estado de fortalecimiento del derecho a la comunicación. Nos estamos pensando solo como usuarios, y si somos usuarios, es porque somos parte de un negocio. Y donde hay negocio, la jerarquía máxima se la lleva el lucro, y no el derecho. Con este decreto se establecen ciertas líneas para que los grandes jugadores puedan ofrecer servicios cruzados, es decir, las empresas de telecomunicaciones meterse a ofrecer contenidos audiovisuales y las empresas de medios, servicios de telecomunicaciones. ¿Esto es la convergencia? ¿Tanto lío por una forma de diseño de mercado? ¿No habrá algo más a que prestarle atención? Sin duda, los usos comunicacionales tienden a ser convergentes, y si bien esto hace cierto que sea artificial limitar los negocios cruzados, esto no significa que beneficiar más a los actores más beneficiados redunde necesariamente en una mejora en la calidad de los servicios. Y menos, que esto redunde en un mejor ejercicio de los derechos.

En este contexto, ¿qué pasa con los medios comunitarios, con las cooperativas? Quedan afuera de todo debate. Fortalecer a los más fuertes puede generar un mercado dinámico, pero esto lejos está de ofrecer una mirada comprensiva del rol que juegan los medios no comerciales en un sistema de comunicación. Y la ecuación que se nos ocurre, no por simple deja de ser muy posible: si las grandes empresas son más fuertes y acaparan más porciones del negocio de las comunicaciones, que además empieza a ser visto por el Estado como un mero negocio, menos posibilidades reales habrá para un sector de la comunicación, como el comunitario o el público, que se debe concentrar en su rol social, educativo y cultural. Lo hemos dicho también: el sector comunitario no parece ser una prioridad para esta gestión, como tampoco parecen comprender bien de qué se trata: este desconocimiento, sumado a la ambigua devoción de este gobierno por quedar bien y ser políticamente correcto, puede ser una oportunidad para el sector comunitario. Dependerá entonces de la capacidad de presión del sector, y de comprender globalmente con medidas como el decreto 1340 dónde pone el énfasis este gobierno cuando habla de comunicaciones, para no perder pisada y quedar una vez más relegados en una carrera que muchas veces parece contra la corriente.

Extraído del CPR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: