Los Olmos continúan su plan de ajuste en Crónica/BAE y ahora en la Revista 23

revista-23-cierre

revista-23-ultima

revista-23-vaciamiento-olmos

La semana pasada los trabajadores de la Revista 23, en manos hace dos años del Grupo Crónica, propiedad de los hermanos Olmos, anunciaron que la empresa había decidido dejar de editar la versión en papel de la publicación para sostener sólo su formato digital.

Pese a las promesas de la patronal, que se comprometió a garantizar las condiciones y fuentes de trabajo, la firma transmitió inmediatamente su intención de reducir el plantel de empleados abriendo un plan de “retiros voluntarios”, y el pase a otros medios del holding, inclusive, a la obra social Forjar Salud que administran los mismos dueños y pertenece a la Unión Obrera Metalúrgica. Algo que siempre generó suspicacias con respecto al vínculo del multimedios con Antonio Caló, a la sazón, Secretario General de esa organización sindical.

Este achicamiento es un proceso que empezó bastante antes del cambio de gobierno, de la misma manera que ocurrió con el Grupo 23 que Szpolski y Garfunkel, junto a sus accionistas vinculados a la AFI, comenzaron a desguazar hasta que llegó la debacle definitiva que dejó a 800 familias en la calle.  Los Olmos anunciaron por aquel entonces el pase a una nueva razón social de nombre Aconcagua S.A. (Diario Crónica y BAE), donde irían todos los dependientes de la empresa, menos los integrantes de las comisiones internas y otros compañeros a quienes mantuvieron un tiempo en Editorial Sarmiento y que más tarde fueron despedidos.

El mismo mecanismo de retiros y cesantías se puso de manifiesto en Crónica TV, donde entre administrativos, técnicos y personal de prensa quedaron afuera unas 60 personas. La imposición de la redacción convergente que fusionó los medios escritos y digitales en la sede de Combate de los Pozos 639, y también al canal ubicado en la calle Riobamba 280, no es otra cosa que un régimen de multitareas precarizador que hace que pocas personas cumplan varias funciones para todos los formatos a cambio de salarios indignos, que inclusive generaron paros en la señal televisiva de noticias hace un mes cuando no se respetaron los acuerdos paritarios.

No debemos pasar por alto que la matriz de este holding es la misma que la del G-23, de hecho la revista que no saldrá más a la calle fue comprada a Szpolski. Muchos se preguntan de dónde salieron los hermanos Raúl y Alejandro. Hace 20 años, los Olmos eran dos vecinos anónimos de Villa Hipódromo, barrio de Godoy Cruz en la provincia de Mendoza. El primero tenía un título de contador de la Universidad Nacional de Cuyo y se movía en un Fiat 600. En 1995 entró a trabajar en los gremios de la Madera y de Prensa de Mendoza y finalmente recaló en el área contable de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de la mano de Lorenzo Miguel.

Raúl Olmos fue el arquitecto del fideicomiso que salvó al sindicato de la quiebra: separó las cuentas del gremio de las de Forjar Salud. Su firma, Donington S.A., funcionó como administrador fiduciaria y pasó a controlar la mayoría de las clínicas del gremio. Luego, según una investigación del diario Los Andes, salvo excepciones, la mayoría de las 52 seccionales de la UOM atienden a sus afiliados en los centros de salud del mayor de los hermanos.

Esos fondos le sirvieron para saltar a los negocios en el rubro de los medios de comunicación. En 2005, ya con Caló al frente de los metalúrgicos, los mendocinos le compraron Editorial Sarmiento, dueña del diario Crónica, a su fundador, Héctor Ricardo García, en un millón de dólares. De ahí en más, no pararon: sumaron el diario El Atlántico de Mar Del Plata, la revista Democracia, ya vaciados, y un tercio del paquete accionario de la productora Underground, de Sebastián Ortega. En 2010 le compraron el económico BAE a Szpolski, al año siguiente se quedaron con el canal Crónica TV, y en 2013 adquirieron Ámbito Financiero. Todos sostenidos en buena parte con la publicidad oficial del kirchnerismo, que cuando dejó de entrar debido a la asunción de Mauricio Macri, dio las justificaciones del caso para terminar el proyecto de achique y concentración que hoy vuelve a recibir apoyo gubernamental con un total de $46.397.628 en los primeros ocho meses de la administración de Cambiemos. 

Pese a ello, el Grupo Crónica persiste en su propósito de aumentar sus utilidades a costa de echar colegas por goteo mediante diversas argucias y vulnerar sistemáticamente todos los derechos y normativas que los asisten y que también son pisoteadas por un Ministerio de Trabajo que hace oídos sordos a todos los reclamos gremiales tomando ilegalmente posición en favor de las violaciones de empresarios inescrupulosos que gozan de la impunidad de las autoridades del Ejecutivo anterior y el actual, junto al Poder Judicial que está desempeñando un papel vergonzoso en todos los conflictos laborales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: