Con absoluta complicidad política, mediática y judicial, Pierri sigue echando trabajadores

pierri-y-macri2

arestequi-26

fede-funes-26

La brutal y sistemática ola de despidos más graves de los medios televisivos del cable de todos los tiempos es extrañamente acallada por los principales medios del país. ¿Será que el empresario papelero y de las comunicaciones tan cercano a Papel Prensa y al gobierno de Macri, Alberto Pierri, goza inclusive de mayor cobertura mediática, política y judicial que hasta el propio Clarín?, con el que dicho sea de paso siempre ha tenido excelentes relaciones.

Sin más, es de público conocimientos que el multimedios que dirige con mano de hierro hacia adentro y a hacia afuera, Héctor Magnetto junto a sus socios y gerentes, han puesto en práctica el más ambicioso ajuste del que se tenga memoria en el matutino, y que es resistido por sus trabajadores adheridos al SiPreBA. La ofertas que ha hecho el holding a sus empleados para que se vayan son las más elevadas del mercado. Así fueron especificadas por uno de los delegados de AGEA.

La cifra de cesantías directas o mediante la engañosa modalidad de los retiros voluntarios se va acercando a las 40 en sólo ocho meses. La razón social Eventos Producciones, satélite de Telecentro y que tiene a Canal 26 bajo su órbita, ha avanzado esta vez contra los empleados precarizados, a los que obligaban a firmar contratos bimestrales absolutamente ilegales, y también sobre aquellos que superaban los 15 años, o llegaban a los 20 años de desempeño en la señal. Algo que no había ocurrido en ninguna oportunidad.

No hace falta ser muy perspicaz para entender que las políticas de la administración Cambiemos está facilitando a todos estos, mal denominados empresarios de medios, la más absoluta libertad para desarrollar esta clase de ajustes desenfrenados que están dejando a familias enteras en la calle. Como ocurrió en el Grupo 23, matrimonios con hijos cumplían tareas en la misma emisora u otras dependencia mediáticas propiedad del ex presidente de la cámara de diputados menemista y ahora están sin empleo en una coyuntura, que como indicó la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa, ya ha superado la perdida de más de 25oo puestos laborales en todo el país. Más de 1000 en la Ciudad de Buenos Aires.

Con Pierri ocurre exactamente lo contrario a lo que debería darse en cualquier caso de inescrupulosidad empresaria. En vez de ser sancionado por el Ministerio de Trabajo luego de tantas denuncias por sus prácticas ilícitas en materia de violación de convenios, estatutos y leyes del rubro vigentes, es premiado con licitaciones que surgen de la nueva legislación que está por ponerse definitivamente en práctica y que deja de lado la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Entre las que ya están vigentes figuran los reglamentos de operadores móviles virtuales (OMV) -prestadores de telefonía móvil que funcionan sobre redes de terceros-, que ya sumó dos nuevos licenciatarios, Virgin Mobile y Telecentro; de prestadores de TV por suscripción, que reintrodujo la obligación de los cables de emitir las señales estatales y las de noticias (conocida como must carry); de redes de radio y TV privadas.

Después de las sucesivas medidas de fuerza de los colegas que hasta se manifestaron, no sólo en las puertas del canal, sino también en el marco de un programa que hizo oídos sordos a sus reclamos, la cartera laboral respondió que no puede intervenir siquiera con una Conciliación Obligatoria mientras la señal siga transmitiendo, una justificación insólita por donde se la mire. Lo increíble es que Jorge Triaca y su fuerza en el poder hace exactamente lo mismo que con Electroingeniería en Radio Del Plata y 360 TV. No los multa ante los incumplimientos de pagos de salarios, obra social y aportes previsionales, no se convoca a ninguna de las partes cuando se producen paros, marchas y manifestaciones, y por el contrario, se los beneficia con multimillonarias obras públicas.

Es evidente que la maniobra de Pierri, como hizo siempre en sus firmas con mayor o menor intensidad, es desvincular a los empleados que por tiempo de trabajo u otros aportes sociales legítimos que debe abonar a derechos, considera elevados costos, en sintonía con el pensamiento del actual Jefe de Estado. A eso le sigue en el marco de las convergencias y las multitareas la utilización de muchacho/chas jóvenes que ingresan en situación  precaria y se mantienen así mientras la relación de fuerzas entre patronal y trabajadores le sea favorable a la empresa, como ocurre ahora. Luego hará lo mismo con esos, ya no tan jóvenes e inexpertos empleados, a los que tampoco respetará derecho laboral alguno, para tomar a otros en las mismas condiciones.

La finalidad última de toda esta ingeniería es acrecentar sus ganancias en detrimento de los trabajadores, una modalidad que en líneas generales está fomentando otro tipo de obstrucción a la libertad de expresión y la falta de independencia periodística. Un esquema que no requiere regulaciones de tipo políticas directas sino regidas por las descontroladas reglas del mercado: la oferta y la demanda, que ante la ausencia del Estado, o lo que es peor, de una administración pública que fomenta, potencia y respalda esas prácticas, da los resultados de los que estamos siendo testigos y víctimas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: