Trabajadores de Clarín: “el ambiente ministerial se adueña peligrosamente de todo el diario”

CLARÍN REDACCIÓN2

Hace dos semanas los compañeros de Clarín/AGEA daban a conocer el primer capítulo de un informe sobre las publicitadas modificaciones que el matutino viene difundiendo como una innovación, cuando en su redacción y que en realidad se trata de una importante serie de recortes y decisiones que perjudican a los trabajadores.

A los pocos días hubo un ruidazo en el edificio de la calle Tacuarí bajo la consigna #ElSueldoNoAlcanza, luego de la vergonzosa paritaria que las cámaras patronales del sector firmó bajo la anuencia de la burocracia de la UTPBA y la complicidad del Ministerio de Trabajo.

El pasado 28 de agosto la Comisión Interna del diario sacó la segunda parte de ese trabajo que clarifica aún más cual es la verdadera historia de estas modificaciones que van en camino del justificativo de las nuevas tecnologías para imponer las precarizadoras Convergencias y Multitareas, la compartimos:

¿Cambiar para que nada cambie?

La semana pasada comenzó a funcionar la mesa central con los editores jefes, a cargo de la generación de contenidos de Clarín. Más allá de las estridencias de los anuncios y las accidentadas renuncias, la manera de trabajar no se modificó mucho, salvo para los integrantes de la conducción y para los jefes que deben comenzar las reuniones temprano.

En la nueva estructura se pueden percibir -a tono con la política del diario en los últimos tiempos- poca promoción interna, búsqueda afuera para cubrir los espacios nuevos y también los huecos provocados por el éxodo de los compañeros. A eso se agrega la breve cantidad de mujeres que dirigirán el nuevo proyecto.

La mesa central está integrada en su mayoría por quienes eran los jefes de las secciones, sumado al regreso de Fernando González. A pesar de las expectativas que generaban los anuncios, no hubo ninguna sorpresa.

Nadie fue promovido desde las secciones a algún cargo intermedio, algo que provoca frustraciones en muchos compañeros. Vemos como ante la falta de incentivos, el ambiente ministerial se adueña peligrosamente de todo el diario. Nuestra redacción tiene un 40% de mujeres, muchas de ellas muy talentosas. Es difícil pensar que salvo Silvia Fesquet ninguna esté preparada para sumarse a alguno de los cargos que contempla la nueva estructura. Muchas periodistas del diario son requeridas por otros medios, editoriales y fueron premiadas, pero curiosamente en la empresa en la que trabajan no son valoradas de la misma manera.

Leemos atentamente que gran parte del proyecto está relacionado con el desarrollo de la web y las redes sociales, algo natural en las nuevas formas de publicar todos nuestros contenidos. Pero allí también nos llama la atención la poca convocatoria a la gente propia. Como sucedió en todos los últimos cambios, los compañeros que vienen trabajando en Clarin.com desde el comienzo no fueron consultados ni siquiera para testear opiniones, ajustar y mejorar la propuesta. Tampoco ninguno fue incorporado a ninguna de las mesas.

Comisión Interna de los trabajadores de AGEA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: