Ahora Fontevecchia se hace eco de la protección que Szpolski tiene desde la AFI

SZPOLSKI AFI

Como se lo ve en la foto, el presta nombre de diferentes firmas fantasmas hoy vaciadas como el Grupo 23, Sergio Bartolomé Szpolski, sigue impune paseando su figura trajeada por las calles de Puerto Madero sin que el brazo de la Justicia ni de los organismos del Estado lo hayan tocado en lo más mínimo. No es la primera vez que este personaje oscuro sale indemne después de realizar estafas con el respaldo de bandas vinculadas al poder.

En 2003 estuvo procesado por la causa que investigó la quiebra fraudulenta del Banco Patricios, y en 2004 el tribunal de ética de la AMIA lo condenó por supuestas inversiones que hizo en su propia entidad bancaria usufructuando su puesto de tesorero en la mutual judía de donde se lo expulsó. Fue socio del gerenciador Daniel Hadad en Infobae, del hombre de Enrique Nosiglia en Radio Rivadavia y el diario universitario La U, Luis Cetrá, y de Electroingeniería de los Ferreyra y Acosta en Radio del Plata, entre otros. Todos medios que como el desguazado G-23 atravesaron, y/o atraviesan, situaciones de gravísima conflictividad con sus empleados.

Después de haber recibido multimillonaria pauta oficial utilizó la cobertura que le dio el gobierno anterior para no abonar más los aportes previsionales y de obra social de los trabajadores hasta dejar a más de 800 familias en la calle en sociedad con el autoexiliado Matías Garfunkel. Ambos defraudadores a los que muchos siguen llamando “empresarios”, igual que al tercer individuo que apareció en escena para salvar las papas de este entramado relacionado a los servicios de inteligencia, Juan Mariano Martínez Rojas. El hombre que de manera insólita sigue usurpando la planta de la AM 1190 desde el 11 de junio sin que el juez Rafecas haya tomado ninguna medida contra ese delito federal, ya que más allá de la llamada normalización del ENACOM en la emisora, la frecuencia sigue perteneciendo al Estado nacional. En esos días previos, el diario Perfil publicó notas pagas para que el nuevo testaferro de la pandilla de 25 de Mayo 11 ensuciara a los delegados de las empresas abandonadas que todavía pugnan por recuperar los puestos laborales a pesar de las operaciones que ejecutan para incentivar divisiones internas entre los compañeros. En las últimas horas, la Revista Noticias de Jorge Fontevecchia levantó una nota que los colegas de la señal, que sigue siendo gestionada por ellos mismos hasta que Miguel de Godoy culmine su tarea, le hicieron al legislador porteño de Bien Común y titular de La Alameda Gustavo Vera.

En el texto que le vamos a reproducir se cuenta una parte de la historia, sin ahondar, como hizo el periodista Diego Genoud en los explosivos curriculums de los responsables de la actual Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

Esta es la nota de Noticias, que tergiversa gran parte de los hechos objetivos, ya que no es cierto que Cristóbal López no cuente con la misma protección que Szpolski, de hecho son “socios” en CN23. Lo mismo ocurre con quienes ni siquiera se nombra, nos referimos a Gerardo y Sebastián Ferreyra de Electroingeniería, quienes siguen siendo beneficiados por el gobierno de Mauricio Macri con importantísimas obras públicas aunque no paguen completos los haberes a sus asalariados y hayan vaciado el canal de la TV Digital, 360:

Quiénes protegen a Szpolski en la Casa Rosada

El empresario de medios que más se benefició con la pauta K no cayó en desgracia como Lázaro Báez o Cristóbal López. El último blindado.

“Ahora achicó mucho su círculo y lo rodea poca gente y de su extrema confianza. Bajó del perfil. Los que están con él son soldados, no lo van a traicionar”. Los que lo conocen y lo trataron describen así la actualidad del polémico empresario periodístico kirchnerista, Sergio Szploski, quien desde el cambio de gobierno observa a la distancia el desenlace de la tempestad que sembró: medios de comunicación vaciados, trabajadores en la calle y acusaciones de su ex socio, Matías Garfunkel. Pero lejos de quedar expuesto y de caer en desgracia como los otros empresarios kirchneristas, Cristóbal López y Lázaro Báez, Szpolski se convirtió en el último blindado K.

¿Por qué? Su buena fortuna reside en las amistades que ha sabido cosechar. De haber sido el empresario de medios más beneficiado de la década ganada, hoy tiene apoyos en Cambiemos que le sirven de paraguas. Los nombres influyentes en el gobierno de Macri remiten a una de espías: Darío Richarte y Juan José Gallea – dos ex SIDE- que aparecen vinculados a una compleja trama de amistades y sociedades cercanas a Szpolski.

Richarte, ex subjefe de la agencia de inteligencia en épocas de De La Rúa, tiene fluidos nexos con operadores judiciales tanto oficialistas como opositores. Por un lado, por su cercana relación con Daniel Angelici, actual presidente de Boca y con línea directa a las altas esferas de Cambiemos. Por el otro, con Javier Fernández, hoy en la Auditoría General de la Nación e histórico operador judicial del ex espía Jaime Stiuso.

“Es muy difícil avanzar contra él en la Justicia por los vínculos que tiene”, aseguran quienes conocen a fondo al empresario. El titular de Fundación La Alameda, Gustavo Vera fue explícito al señalar que a Szpolski no se lo investiga como a Lázaro Báez o Cristóbal López por respeto a un pacto. “Estos son los casos donde vos tirás de la cuerda y caen de los dos lados. Te das cuenta que la grieta es una truchada”, señaló Vera.

Vínculos. A través de Richarte, se sumó al Grupo Veintitrés Juan José Gallea, quien había sido gerente de Administración y Finanzas en la SIDE durante su gestión y que tuvo que declarar en la causa de los sobornos del Senado. Hoy, Gallea volvió a la inteligencia nacional como secretario de finanzas de la AFI.

Richarte mantiene, además, una relación fluida con el operador de Cambiemos en la Justicia, Daniel Angelici, presidente de Boca Juniors y con línea directa con la Casa Rosada. Él fue el encargado de mediar para que el nuevo jefe de los espías, Gustavo Arribas, designara a Gallea en la AFI.

Para Szpolski el alcance de sus contactos es un alivio. En las denuncias que se acumulan en su contra, su nombre aparece ligado siempre al de Richarte, Gallea y Fernández e intuye que esa es la mejor protección de la que puede gozar.

Por eso, el empresario sabe que goza de un privilegio que sus colegas de andanzas K, Lázaro Báez y Cristóbal López, no. El primero, preso, se ha convertido en el paradigma de los problemas del fin del kirchnerismo. A poco de asumir, la nueva gestión lo fijó como su objetivo. Las denuncias acabaron con el empresario patagónico encarcelado y utilizado como sinónimo de la corrupción K en expedientes que apuntan por elevación a Cristina Fernández.

López, por su parte, también está en la mira de la Justicia con causas millonarias que lo involucran y Cambiemos se metió de lleno a desmantelar su principal fuente de ingreso: el juego. Al igual que Báez sus amigos no fueron suficientes. Cristóbal era socio de Marcelo Tinelli, sin embargo el Gobierno no tuvo reparos en avanzar sobre su figura a pesar de que esto alimentó aún más el conflicto con el conductor.

Incertidumbre. Amén de esta protección, Szpolski tiene frentes abiertos en la Justicia. El más avanzado es la denuncia presentada por AFIP por evasión en el pago de los aportes previsionales de los empleados. Por esta causa, él y su ex socio Garfunkel, ya fueron multados por 85 millones de pesos.

Además, existen otras causas con carátulas más pesadas. Denuncias por lavado, insolvencia fiscal fraudulenta y el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) se encuentra investigando la misteriosa venta de Tiempo Argentino y Radio América al polémico empresario correntino Mariano Martínez Rojas.

Mientras los expedientes judiciales se apilan, Sergio Szpolski mantiene un perfil bajo. Consultado por NOTICIAS, optó por no brindar declaraciones para esta nota. Lo único que se limitó a decir es que no está incursionando en el negocio de la seguridad privada a través de la SLS Consulting & Training. Consultado entonces acerca de cuál es su actualidad laboral, no brindó mayores detalles.

Así, sin el emporio mediático que supo construir a fuerza de pauta oficial y, en especial, con contactos en sectores estratégicos, Szpolski se recluye cada vez más. Aguarda que la tormenta pase y analiza la manera de reinventarse. Para eso debe seguir confiando en que los lazos que construyó se mantengan lo suficientemente fuertes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: